Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mujeres quieren cortar el bacalao

Las valencianas Esperanza Ferrando y Catalina de Pablos constituyen en Valencia la asociación Women CEO para promover el acceso de las mujeres a puestos de dirección en pymes familiares e instituciones

Esperanza Ferrando y Catalina de Pablos, en el «hall» del Ateneo Mercantil.

Esperanza Ferrando y Catalina de Pablos, en el «hall» del Ateneo Mercantil. F. Bustamante

Las mujeres directivas piden paso en el mundo de la empresas. Un reciente estudio de la consultora Grant Thornton sobre el papel de las mujeres en la gestión de empresas e instituciones hizo meditar y abanderar nuevos proyectos a Catalina de Pablos y Esperanza Ferrando, dos valencianas y emprendedoras que acaban de poner en marcha la segunda delegación en España de Women CEO, asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es promover el acceso de las mujeres a los puestos de alta dirección, de consejos de administración y otras organizaciones. Sin duda, tienen mucho por hacer a través de esta entidad puesta en marcha en Madrid y presidida por Ana Lama, consejera delegada y socia fundadora de la compañía Fiverooms.

Catalina de Pablo ha ejercido la asesoría jurídica de empresa durante estos últimos dieciséis años desde diferentes posiciones. Arrancó su carrera profesional como directora del área de Medio Ambiente de la poderosa patronal Ascer (Asociación de Fabricantes de Azulejos) donde estuvo seis años, para, posteriormente, incorporarse a Broseta Abogados donde ha ejercido la abogacía dentro de su departamento de Derecho Financiero y Bancario. Actualmente es la directora de Desarrollo de Negocio de esta firma.

Formación y liderazgo

Esperanza Ferrando se mueve en un entorno muy femenino. El 60 % de las estudiantes de leyes es mujer. Doctora en Derecho y Master in Business Administration (MBA). Comenzó su carrera como directora de Programas de la Escuela Superior de Negocios en Valencia y, desde hace más de 20 años, es profesora de Derecho Civil de la Universidad CEU-Cardenal Herrera. Desde el inicio de su carrera ha ocupado diferentes puestos de gestión en la Universidad, y en la actualidad es vicedecana de la Facultad de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas. Reconoce que «tras concluir el grado hay que convencer a muchas mujeres para que apunten alto y apuesten por tareas de dirección». Habla y escribe en inglés y alemán y coordina diversos proyectos de de investigación.

¿Cómo romper el techo de cristal? Esta es la gran pregunta que se plantean las coordinadoras de Women CEO. En las actualidad las mujeres ocupan un 26 % de los cargos directivos en empresas españolas medianas y grandes, el mismo porcentaje que el año pasado y tan sólo dos puntos más que en 2012. Aunque las mujeres suponen más de la mitad de la población con estudios universitarios, sólo ocupan uno de cada cuatro puestos directivos en las empresas españolas medianas y grandes. Esta es una de las principales conclusiones del informe internacional Women in Business 2016 de Grant Thornton, que analiza la situación del liderazgo femenino en el mundo a partir de más de 5.500 entrevistas a directivos y directivas de 36 países (200 en España).

Tan solo uno de cada cinco de los puestos en consejos de administración de empresas del Ibex 35 en 2016 están ocupados por mujeres, un porcentaje que se ha incrementado un 13,75 % respecto a la cifra del año pasado. Con este aumento, la presencia de mujeres en el órgano de gobierno de las cotizadas se acerca al 21,2 % de media de las empresas de los selectivos de países de la UE, si bien sigue por debajo de las recomendaciones de la CNMV (un 30%) y de la propia UE (el 40%), según indica indica el IV informe de las mujeres en los Consejos del Ibex 35 presentado por IESE Bussines School y Atrevia. Se trata de un porcentaje muy alejado del 40% que se ha fijado como objetivo la Comisión Europea para 2020.

Por eso Women CEO, explican Catalina de Pablos y Esperanza Ferrando, nuestra organización «quiere aportar experiencia en diversidad y apoyo a las mujeres directivas en su ascenso a los órganos de decisión». El objetivo es aumentar la presencia de la mujer en tareas de dirección y que entre las pymes valencianas -donde más puestos ocupan- se sitúa entre el 15 % y el 20 %, un porcentaje que según las promotoras de Women CEO Valencia debe mejorar.

Solo hay un tercio de empresas en todo el mundo donde tienen mujeres en tareas de dirección. La mejor zona es el sudeste asiático. Incluso los países del G-7 están por debajo de esta área geográfica del mundo. Con todo, solamente un 9 % de las tareas de dirección general en el mundo son ocupadas por mujeres, porcentaje que baja al 5 % en España. Pese a lo que dicen las estadísticas y los avances, por comparación, en los últimos años la situación es mucho más complicada de lo que parece, reconocen estas directivas.

«Ni lobby empresarial ni político»

« No queremos ser lobby empresarial ni político sino mas bien un punto de encuentro para mujeres directivas; para aquellas que quieran llegar a serlo, pretendan ampliar su formación o aumentar su red de contactos», explica la vicedecana de la Facultad de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas de la Universidad CEU-Cardenal Herrera, desde noviembre de 2013.

Women CEO, partidaria de implantar cuotas femeninas en el ámbito de la empresa, tal como ocurre en varios países de Europa, aglutina ya a 160 mujeres directivas. Desde la delegación de Valencia quiere extender su ámbito de actuación por toda la autonomía. Sus promotoras también abogan por avanzar en tareas de conciliación la vida laboral y familiar, así como mantener «buenas relaciones» con la Asociación de Empresarias y Profesionales de Valencia (EVAP). También destacan el respaldo de Carmen de Rosa, presidenta del Ateneo Mercantil de Valencia. Y se plantean objetivos como interiorizar la necesidad de hacer contactos sociales, potenciar el networking y reforzar la formación con cursos de posgrado, que las mujeres hacen en menor medida que los hombres y, menos aún, para ser ejecutivas.

«Hay que valorar el talento femenino»

Entre otros éxitos, Women CEO presume de contar ya con una asociada que es vicepresidenta de la patronal CEOE. En Valencia y a tenor de los números, las mujeres todavía tienen mucho camino por recorrer porque tan solo entre un 20 % y un 30 % de las empresas familiares de la Comunitat Valenciana tienen puestos directivos ocupados por mujeres, según un reciente estudio de la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València. «Si no han llegado a más puede ser por discriminación y falta de medidas de flexibilidad», explican la directivas de esta entidad recién constituida en la capital del Túria.

«Mujeres con poder en decisión en est tierra donde nos movemos hay pocas, aunque van dando pasos. Mónica Oltra [vicepresidenta del Consell], Pilar de la Oliva [presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana], Hortensia Herrero [Fundación Hortensia Herrero], Rosa Visedo (rectora del CEU-San Pablo) o Rosa Mateo (científica), entre otras, mandan», sostiene Esperanza Ferrando. Y, al hilo de la actualidad, reconoce que «Rita Barberá [exalcaldesa de Valencia] fue un referente en el mundo de la política, si bien no es nuestro objetivo el acceso a la carrera política».

Women CEO no es una asociación «feminista. Pretende apoyar a la mujer a que tenga más visibilidad, protagonismo y ámbitos de actuación en el mundo de la empresa alejándose de rancios y radicales planteamientos sobre el feminismo. No queremos ser anti-hombre», explica la vicedecana de Derecho de la Universidad Cardenal Herrera-CEU en Valencia. «Las mujeres -añade- tienen su propio estilo. Lo importante es integrar la diversidad en el mundo laboral sin discriminar a nadie y sin pensamientos endogámicos masculinos».

En su opinión, «muchas mujeres rechazan el puesto de dirección porque les complica la vida. Sea como fuere, «la mayoría de las veces, -según el mencionado estudio de Grant Thortorn- cuanto más mujeres en tareas de dirección existen mayores ganancias en el mundo de la empresa. La mujer aporta visiones diferentes. Los equipos cuanto más diversos mejor porque se evitan endogamias». También reconoce que existe mucho que hacer en las familias porque su colaboración resulta clave para que las féminas puedan prosperar en el mundo de las empresas, para que se puedan dar pasos de gigante la conciliación de la vida familiar y laboral.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats