Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma fiscal americana

Recientemente se ha cumplido el primer aniversario de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Un presidente sin duda atípico, polémico, y cuanto menos ruidoso. Pero, estilo aparte, ¿realmente han cambiado mucho las cosas? Mientras que sus intentos para revocar el Obamacare han fracasado, el retraso de la aprobación de la reforma fiscal es preocupante. Lo más curioso es que a pesar de controlar la mayoría de las cámaras, le ha resultado muy difícil sumar suficiente consenso, ni siquiera en su propio partido. Los republicanos no estaban dispuestos a aceptar un aumento del déficit público a cualquier precio, especialmente con el ambicioso plan de infraestructuras en ciernes. Además, Trump está presionado por la situación política interna, por sus vínculos con Rusia y porque el acuerdo sobre el techo de deuda alcanzado con los demócratas concluirá a finales de año. La situación es crítica y el tiempo se acaba.

En principio se espera que las implicaciones de la nueva política fiscal sean positivas para la bolsa. La bajada del impuesto de sociedades puede suponer un interesante impacto adicional en el crecimiento de beneficios. Otro punto clave serán las esperadas limitaciones para las compañías multinacionales que tributan gran parte de sus beneficios en el extranjero. A la espera de un buen análisis de los detalles, esto podría suponer la repatriación de hasta 100.000 millones de dólares de liquidez hacia Estados Unidos que dinamizarían la inversión. Los sectores más favorecidos de estas medidas serán los bancos y compañías de telecomunicaciones, pero las energéticas y tecnológicas son las que se verán más perjudicadas.

Pese a las fuertes revalorizaciones que acumula el mercado americano, las compañías expuestas a tasas impositivas más altas (y, por tanto, las principales beneficiarias de la reforma fiscal), no se han comportado mucho mejor que bolsa. El fuerte comportamiento relativo inicial que registraron tras la victoria republicana se ha reducido de manera importante. ¿Será esto un presagio de las limitaciones del ámbito de aplicación de la reforma fiscal?

Compartir el artículo

stats