Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómo conocer al cliente

Agustín Iglesias, ceo de 
Bee the Data. m.á.montesinos

Agustín Iglesias, ceo de Bee the Data. m.á.montesinos

Las cámaras que vigilan en el supermercado que nadie se meta en el bolsillo algo que no es suyo están desaprovechadas. Hay todo un potencial tras esa infraestructura de seguridad que, según los impulsores de Bee the Data, puede ayudar a las empresas a comprenden cómo son sus clientes, mejorar su experiencia y ser más eficaces en el proceso de venta. Es la reflexión de fondo que ha llevado a los barceloneses Jordi Zanca y Agustín Iglesias, socios de esta firma de inteligencia artificial, a aterrizar en Lanzadera y en València, donde tienen vocación de permanencia.

«Esas cámaras de vídeo tienen un uso centrado en la seguridad, pero están en funcionamiento 24 horas al día. La idea es convertirlas en informadores, ya sea de negocio, seguridad u operaciones», explican. Así, pretenden conseguir una información parecida a la que tiene un operador cuando el cliente entra en su web. Sabe dónde ‘clica’, quién es, qué compra. En las tiendas físicas, sin embargo, hay un punto ciego. Aplicando inteligencia artificial a esas cámaras, sin necesidad de cambiar la infraestructura, se puede saber el sexo, edad, el nivel de ocupación de una tienda, si el exceso de colas lleva a la gente a marcharse o cómo funciona un producto, su tasa de conversión (cuánta gente de la que se para frente al salmón, por ejemplo, termina comprando). Saber cómo se comportan los clientes, en definitiva, respetando la protección de datos. Su tecnología, que se basa en el reconocimiento facial, ya les ha permitido trabajar para cuerpos de seguridad, y tienen a empresas del Ibex como clientes. Ahora, el objetivo es llegar a los supermercados.

Compartir el artículo

stats