30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

tokenización en la era digitaL

tokenización en la  era digitaL

tokenización en la era digitaL

El término token hace referencia a una ficha o vale que actúa como elemento de intercambio, con un valor económico asociado. Por ejemplo, las fichas de los casinos, algunas «monedas sociales» para incentivar y dinamizar el comercio local, las antiguas fichas telefónicas o las utilizadas en determinados transportes, ferias o lavanderías.

Con la expansión de la digitalización, la tokenización se ha extendido. Un ejemplo es la analítica de textos, a partir de técnicas basadas en inteligencia artificial. Mediante el procesamiento de lenguaje natural, un texto se va dividiendo en frases, palabras o letras (tokens), unidades fundamentales para modelar de estos datos y aplicar métodos para identificar, por ejemplo, sentimientos o emociones, así como para reconocer temáticas, personas, organizaciones o lugares. El valor de este token textual reside en los metadatos que lo definen. Google ofrece su algoritmo BERT, entrenado a partir de algoritmos de ocultación de palabras (tokens) en fragmentos de texto definidos, para mejorar sus servicios de búsqueda y traducción, ‘adivinando’ la información incompleta, en función del contexto.

En el terreno de la ciberseguridad, los tokens permiten ocultar deliberadamente información sensible para que no pueda ser apropiada o utilizada por terceros con fines ilegítimos o no autorizados. Ejemplos de aplicación son la protección de los registros de salud (empresas como Fortanix o Imperva enmascaran y protegen la información personal y el historial clínico de los pacientes) y los pagos seguros para reducir el riesgo de fraude en las compras (como la solución Token Service de VISA, que sustituye los 16 dígitos de la tarjeta bancaria). Los tokens están también revolucionando el concepto de criptodivisas como el Bitcoin, planteando fórmulas novedosas del dinero, vinculando su uso al cumplimiento de ciertas condiciones. En este sentido, el Banco Central Europeo está estudiando la creación de un euro digital para facilitar y agilizar los pagos minoristas de ciudadanos y empresas, sin tener que depender de una cuenta o tarjeta bancaria. Encontramos otros ejemplos en los tokens Universal Carbon y Bitcoin Zero.

Este mercado de activos digitales ha crecido aproximadamente desde los 8.000 hasta los 120.000 millones de dólares entre 2014 y 2019. En este período, el dominio del Bitcoin se ha contraído desde más del 85% hasta prácticamente el 50%, a raíz de la aparición de otras criptodivisas y fórmulas adicionales de digitalización de activos.

Compartir el artículo

stats