Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hogares salidos de fábrica

Montaje de una vivienda y el CEO de Aedas Homes, David Martínez. | Activos

Montaje de una vivienda y el CEO de Aedas Homes, David Martínez. | Activos

En un sector como el de la construcción que apenas ha registrado cambios significativos en los últimos 100 años en España, la apuesta de la promotora inmobiliaria Aedas Homes por las denominadas viviendas industrializadas supone toda una revolución. Este sistema, que incorpora la producción de elementos construidos en fábricas, ofrece numerosas ventajas, que van desde los menores plazos de entrega a una mayor calidad en los acabados, en un marco en el que se intenta primar la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente. La empresa, además, defiende que esta técnica constructiva es una buena iniciativa para impulsar la economía en estos momentos tan complicados, al estar generándose un nuevo tejido industrial ligado a la promoción con empleos más cualificados.

Al contrario que en el resto de sectores, que han progresado y se han convertido en más eficientes de la mano de la tecnología, en la construcción se han venido haciendo las cosas de una forma muy parecida desde hace prácticamente un siglo. Así lo defiende el director de operaciones de Aedas Homes, Luis García Malo de Molina, quien, sin embargo, no duda a la hora de señalar que la promoción de viviendas ha comenzado a cambiar en España. En su caso, a raíz de que la empresa se convirtiese en 2018 en la primera gran promotora en impulsar la industrialización, siguiendo la estela de los países nórdicos, Reino Unido o Estados Unidos, donde esta técnica está mucho más desarrollada.

Las viviendas industrializadas u ‘offsite’ (fabricadas fuera de sitio), son aquellas que están compuestas, al 100% o en parte, por elementos fabricados por empresas industriales especializadas. Pueden ser viviendas en 3D, a base de módulos elaborados totalmente en fábrica, o en 2D, que incorporan los llamados métodos modernos de construcción industrializados, como paneles, fachadas, baños o tabiques.

Luis García Malo de Molina

asegura que las ventajas de esta nueva técnica constructiva son múltiples y en todos los sentidos. Según sus palabras, «en el caso del cliente, disfruta de menores plazos de entrega, que se reducen prácticamente a la mitad. Además, las viviendas industrializadas ofrecen una mayor calidad de ejecución al hacerse en fábrica, donde la precisión es máxima. Para la promotora, hablamos de una rotación más rápida de activos, lo que repercute de forma muy positiva en el negocio, puesto que nos hace ser más competitivos en precio. En tercer lugar -añade-, hay que hacer referencia a las ventajas para el sector, dado que la industrialización de la promoción de viviendas supone una mejora en las condiciones laborales. El trabajo en la industria es mucho más atractivo, sobre todo para los jóvenes». En este sentido, y por lo que respecta a los precios, en estos momentos son similares a los de una casa convencional, aunque a medida que vaya despegando esta técnica, se irán abaratando, sostienen desde Aedas Homes.

El medio ambiente es otro de los grandes beneficiados por este nuevo modelo constructivo, según se asegura desde la compañía. «La industrializada -manifiesta el director de operaciones- es la edificación más sostenible. Al realizarse en su mayor parte en taller, el impacto en el lugar es mínimo y se controla el consumo de la energía, a la vez que se producen menos residuos. Y si hablamos de economía circular, la construcción ‘offsite’ es quizá la panacea, porque se trata de una construcción inteligente que aúna digitalización, tecnología, innovación e, insisto, fundamentalmente, sostenibilidad».

Las viviendas se producen en modernas plantas industriales localizadas en diferentes puntos de España, y se fabrican a través de innovadoras cadenas de montaje en las que se van incorporando los diferentes oficios (electricistas o fontaneros), en un proceso similar al de la producción de automóviles. Las fábricas no pertenecen a Aedas Homes, sino que se trata de empresas externas que elaboran las viviendas para la promotora.

Actualmente, la compañía cuenta con una cartera de ocho promociones completamente industrializadas, dos entregadas en Torrejón de Ardoz, otras dos en proceso de entrega en este mismo municipio y en Madrid capital, y otras cuatro en fase de comercialización también en el propio Torrejón y Boadilla del Monte. En total, más de 100 viviendas impulsadas, fabricadas y ensambladas en un periodo muy inferior al que hubieran requerido con la construcción tradicional.

La firma también está trabajando en el desarrollo de viviendas en altura. Según Luis García Malo de Molina, «entendemos que, una vez solventadas las dificultades iniciales de cualquier nuevo modelo, la producción de viviendas ‘offsite’ en España crecerá exponencialmente y empezaremos a ver, más pronto que tarde, el desarrollo también a gran escala de promociones con sistemas modulares en altura, tal y como se viene haciendo desde hace unos años en países como Estado Unidos, Reino Unido, Australia o Japón». En el caso de esta empresa, lleva tiempo trabajando en la promoción de un edificio de nueve plantas y 30 metros de altura para habilitar más de 150 viviendas en Alcalá de Henares.

«Por el momento -señala el representante de Aedas Homes-, la vivienda industrializada es un pequeño porcentaje de nuestro negocio, pero el objetivo es que las promociones ‘offsite’ representen a corto y medio plazo el 10% de nuestra oferta y a partir de ahí poder ir incrementando progresivamente ese proporción». El hándicap para alcanzar esa meta es la falta de fábricas especializadas, puesto que el actual tejido apenas tiene capacidad para unas 100 viviendas al año. Con todo, se espera que este problema se vaya corrigiendo de forma notable en los próximos años.

Compartir el artículo

stats