Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Correos abre vías de futuro en el mundo rural

Correos abre vías de futuro en el mundo rural

Correos abre vías de futuro en el mundo rural

El cartero en España sigue siendo símbolo de conexión entre el mundo rural y el centro de la actividad económica. La España vaciada, las poblaciones más pequeñas o las urbanizaciones con menos densidad de población tienen en internet y el teletrabajo una de las claves de desarrollo del futuro y el ente público Correos vislumbra una oportunidad de crecimiento y quiere dotarse de oficinas multiservicio, más allá de la ventanilla administrativa o de envío y recepción de paquetería. El servicio postal público, con amplia implantación en España a través de Correos, llega allí donde difícilmente los grandes gigantes del comercio electrónico van a ser capaces de descubrir oportunidades de negocio. Pero el presupuesto público de Correos se ha recortado para este año de 180 a 128 millones y el organismo necesita elevar sus ingresos.

Para dinamizar la actividad postal en el entorno rural Correos apuesta por Correos Market, una plataforma de comercialización de productos artesanales con la que busca acercar los vendedores locales a cualquier ciudadano e incluso a consumidores del extranjero. Creada en el 2019, actualmente la plataforma cuenta con 785 empresas, que tienen a la venta 6.872 productos, según datos de esta semana. En la dirección de Correos aseguran que «la generación de oportunidades de negocio en el medio rural y la mejora continuada de sus canales de comunicación son la manera óptima de luchar contra la despoblación». La iniciativa es vista con buenos ojos por la plantilla, aunque se critica que faltan inversiones para adaptar los vehículos al reparto de productos perecederos.

Otra de las estrategias para dinamizar y aprovechar la infraestructura rural son los acuerdos con aseguradoras o bancos. En 2019 la entidad ofreció al sector financiero sus oficinas para llegar a los municipios donde están desapareciendo sucursales y cajeros. El presidente de Correos, Juan Manuel Serrano, firmó a finales del año pasado un acuerdo con Banco Santander para ofrecer, a partir del primer trimestre de este año, servicios de retirada e ingreso de efectivo en 4.675 puntos de atención al ciudadano de Correos (en 2.393 oficinas y 2.282 puntos de atención rural). Los servicios financieros de terceros que ofrece Correos van desde contratar productos a hacer ingresos o retirar dinero. Correos mantiene acuerdos, además de con el Santander, con Mediolanum, Evo Banco y Bancofar, pero aspira a más.

Correos dispone de 2.393 oficinas en toda España, de las que 1.297 están ubicadas en zonas rurales y en cuyos ámbitos de influencia viven 15 millones de personas. El gigante postal español dispone de 53.000 empleados (el 20% de ellos funcionarios) de los que unos 5.470 están asignados al entorno rural. Se calcula que diariamente recorren 320.000 kilómetros.

Los sindicatos temen que las restricciones presupuestarias condenen a Correos a recortar medios y reducir frecuencias de reparto en entornos rurales, «discriminando y abandonando a la España vaciada frente a la España urbana», explican. En Correos defienden la apuesta estratégica global por el entorno rural y ponen como ejemplo a ese Correos Market y el intento de llevar productos de la actividad económica del pueblo a la ciudad. También Correos se postula para crear mercados virtuales locales. Un ejemplo es la utilización del código postal como identificador de venta virtual de proximidad. Esa iniciativa de vincular el código postal a un market place es una vía a seguir.

El servicio postal público con Correos está asegurado al menos hasta el 2026. El acuerdo incluye envíos de cartas y paquetes de hasta 20 kilos. Correos ya ha logrado una cuota de mercado del 45% en envíos resultado del comercio on line y apuesta por ese mercado del que no puede dejar al margen al entorno rural. El operador gestionó 196,56 millones de paquetes el año pasado.

Pero los esfuerzos de correos por potenciar y mejorar el negocio rural, en el marco de las estrategias de RSC (Responsabilidad Social Corporativa) y del servicio público asignado, chocan en ocasiones con la eficiencia y los resultados. Por ejemplo, en Sant Cebrià de Vallalta, una población de la comarca del Maresme con 3.385 habitantes, se ha tomado la decisión de reorganizar el trabajo en la unidad de reparto. Son seis carteros y utilizan sus propios vehículos (20 céntimos el kilómetro). Pero a partir de marzo serán destinados a otras poblaciones cercanas (Canet y Calella) durante toda su jornada laboral. La oficina de atención al público solo está abierta tres horas al día, un horario demasiado limitado según el ayuntamiento. El empleado a cargo distribuirá correo cuatro horas y otras tres estará en la oficina. Es un ejemplo de la estrategia de Correos de optimizar los recursos disponibles y adaptar la plantilla a las mayores cargas de trabajo de otras zonas. Se aplica en toda España, y especialmente a la hora de definir la cobertura en zonas de escasa densidad de población. Y paralelamente, las oficinas sirven como nexo de unión para tramitar permisos y gestionar certificados, pero también para adquirir entradas de espectáculos, comprar tarjetas prepago de telefonía, pagar recibos o adquirir cupones de la Once.

Reconocen trabajadores de Correos que la actividad postal no se ha reducido. Que cada vez hay más paquetes que repartir y que muchos de ellos son los de Amazon. Existe una orden expresa de la dirección para que tengan prioridad los paquetes urgentes. A Amazon o a las firmas de correo express no le es rentable llegar a la España vaciada y a esas zonas que en Correos califican como «entornos especiales».

Compartir el artículo

stats