Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El covid se come el efecto Brexit

la preocupación se centra en la pandemia y la cepa británica

Benidorm, donde el 50% de las pernoctaciones son de turistas británicos | 
David Revenga

Benidorm, donde el 50% de las pernoctaciones son de turistas británicos | David Revenga

Los efectos del Brexit sobre el turismo se han visto totalmente diluidos por el terrible impacto que ha tenido en el sector la pandemia de coronavirus. Con la movilidad totalmente paralizada debido a las restricciones y la inmensa mayor parte de la planta hotelera cerrada por la falta de clientes, la preocupación ahora mismo está centrada en cómo y cuándo se va a poder desarrollar la desescalada. Algo parecido ocurre con el turismo residencial. Una vez se haya logrado salir del túnel, será el momento en el que lugares que tienen una fuerte dependencia del turismo británico, como son la Costa Blanca alicantina, Mallorca y Málaga, se planteen la forma de recuperar a esos clientes

La secretaria general de la Asociación Empresarial Hotelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana (Hosbec), Nuria Montes, señala que el Brexit está resultando de momento irrelevante. Según recuerda, «estamos sin británicos desde julio, cuando el Gobierno de ese país decidió imponer cuarentenas obligatorias a todos aquellos que viajaban fuera. La prioridad ahora mismo es recuperar la normalidad y, si a partir de ahí no hay impedimentos en cuanto a la libre circulación de personas, podremos recuperarlos como mercado, porque se trata de un cliente muy fiel a nuestra zona». En el sector inmobiliario, Pedro Javier Soliveres, presidente de la Asociación Provincial de Promotores de Alicante (Provia), explica que, de momento, no se ha notado el Brexit, pero preocupa la situación en que quedan los denominados permisos militares, «ya que en Torrevieja, Orihuela, Pilar de la Horadada y San Miguel de Salinas, los británicos compran 800 viviendas anuales, y para escriturar han de esperar ese permiso que ahora mismo no sabemos cómo se articulará».

María Durán, responsable de comunicación de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (Fehm), señala que «el inoportuno Brexit ha llegado con muchas incógnitas, a lo que hay que sumar la virulencia con que la nueva cepa de covid ataca al Reino Unido, lo que nos aleja de la normalidad, que es ahora lo prioritario». La zona más afectada es la de Palmanova-Magaluf, donde, según destaca el presidente de su patronal hotelera, Mauricio Carballeda, un 60% son clientes ingleses. Por su parte. Florian Hofer, director de la inmobiliaria Engel & Volkers en Baleares, se muestra preocupado por el hecho de que los británicos no puedan permanecer más de 90 días fuera del país.

El presidente de los hoteleros de la provincia de Málaga, Luis Callejón, señala que la principal preocupación es la recuperación de la movilidad y, a partir de ahí, «cómo quedará la libra frente al euro, para ver si seguimos siendo competitivos». Con relación al mercado inmobiliario, la secretaria de la Asociación Provincial de Constructores y Promotores (ACP), Violeta Aragón, también hace referencia a la incertidumbre por «la evolución de la moneda».

Compartir el artículo

stats