Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Revolución en las oficinas

la covid ha cambiado la forma de trabajar. Las consultoras advierten de que los locales serán más digitales y flexibles para atraer a los empleados

Antigua nave industrial de 1905 que acogerá la sede de Jeff | J.M. López

Antigua nave industrial de 1905 que acogerá la sede de Jeff | J.M. López

La pandemia ha dado un vuelco al mercado de las oficinas. En los primeros meses, las empresas se lanzaron al teletrabajo, pero han comenzado a recular y ahora apuestan por la flexibilidad. Los consultores inmobiliarios advierten de que el nuevo concepto de espacio de oficinas requiere digitalización, espacios más colaborativos, salas con tecnología que permitan trabajar a la mitad del equipo en remoto y a la otra mitad de forma presencial, y zonas flexibles y servicios que mejoren la experiencia del empleado con áreas de descanso. «El reto para las empresas es conseguir atraer a sus empleados de vuelta a la oficina a través del bienestar», advierte Belén Patiño, directora de oficinas de CBRE Valencia. A pesar de que la absorción de nuevos espacios de oficinas ha caído un 18 % por la parálisis provocada por la pandemia, las rentas han subido porque en València la oferta de calidad es muy escasa.

La consultora CBRE precisa que desde el estallido de la pandemia solo se ha liberado un 1,3 % de la superficie de oficinas disponibles en València pese a que algunas multinacionales se están replegando. La tasa de ocupación es del 91 %, cifra que revela una carencia de espacios que frena la llegada de empresas que necesitan muchos metros. Esto ha provocado una subida de la renta de las oficinas situadas en las mejores zonas (ahora el metro cuadrado está a 16 euros al mes) a pesar de la coyuntura económica.

Santiago de Taranco, CEO de la gestora de alquileres Alberta Norweg, apunta que en los últimos tres meses el mercado ha estado movido porque algunas multinacionales se han replegado ante la evolución de la pandemia o se han trasladado porque necesitan crecer. «En el edificio Alameda, una multinacional abandonó una de las cinco plantas que tenía arrendadas y otra directamente dejó la oficina de 300 metros que tenía alquilada. Estos movimientos se van a seguir produciendo. Sanitas se traslada a la nueva clínica Millenium en la avenida Baleares (a la antigua sede de Gas Natural) liberando dos plantas más del edificio Alameda. Vodafone también deja dos plantas y media para trasladarse a su nueva sede central en la avenida de les Corts Valencianes. Sin embargo, como hay poca oferta de oficinas de calidad enseguida se ocupan esos espacios». De Taranco apunta que estos movimientos confirman que el mercado «está vivo» con «una estabilidad de las rentas», pero con contratos mejorados que incluyen ciertas cláusulas como flexibilidad ante una posible salida por la incertidumbre económica.

Interior de La Centrifugadora, que va a ocupar Jeff. | J.M. López

Caso de éxito

La empresa tecnológica Jeff es un ejemplo claro de lo que está ocurriendo. La firma que lidera Eloi Gómez ha crecido muy rápido y justo antes de la pandemia anunció que iba a trasladar su sede corporativa a un antiguo edificio industrial situado en la calle Islas Canarias de València (La Centrifugadora) con cabida para más de 700 trabajadores. Antes del verano dio un golpe de timón con un viraje hacia el teletrabajo y ahora defiende un sistema mixto. La compañía mantiene su apuesta por La Centrifugadora con el objetivo de combinar el trabajo presencial y el teletrabajo. «Somos flexibles. Nuestros trabajadores pueden teletrabajar o venir a la oficina», apunta Eloi Gómez. El responsable de la compañía incide en que buscan que sus trabajadores vayan motivados a sus oficinas. «La gente empieza a necesitar el contacto humano. Parte del éxito de Jeff es el ambiente de trabajo. Ofrecemos fruta y café y los viernes por la tarde no se trabaja. Buscamos que haya muy buen ambiente de trabajo. Ese el camino. Cuando todo se normalice, la clave estará en la flexibilidad», advierte Gómez. Las nuevas oficinas de Jeff contarán con áreas comunes como salas de reuniones y conferencias, y un jardín privado de 800 metros cuadrados.

La directora general de Olivares Consultores, Yolanda Lozano, defiende que a medio plazo la demanda de oficinas va a aumentar e insiste en que los propietarios y los promotores deben adaptar los inmuebles ante el cambio de usos. «Las empresas necesitan espacios flexibles. Ya no es como antes que cada trabajador tenía su mesa asignada. Ahora son espacios de trabajo rotatorios», añade. Jorge Caruana, director de Agencia y Gestión de Inmuebles de Olivares, subraya la importancia de que crezca la oferta de calidad para que no se frene la llegada de empresas. «Hay compañías que necesitan entre 5.000 y 6.000 metros cuadrados de oficinas y no encuentran ubicación en el centro. Ahora surge una oportunidad en Malilla en la promoción de Turianova donde hay proyectos de torres de oficinas muy modernas. Allí hay superficie para hasta 18.000 metros cuadrados». Yolanda Lozano se muestra convencida de que si se promueven en la ciudad este tipo de edificios «llegarán empresas importantes. Son empresas que no tienen que estar necesariamente en Madrid».

Los consultores coinciden en que el teletrabajo no se va a mantener como en los meses de confinamiento. «El modelo de todos trabajando en sus casas no es realista. Muchas personas que trabajan en sus casas se están quemando y no pueden tener una dedicación plena como ocurre en las oficinas porque deben estar pendientes de sus hijos o de personas mayores. Además, las organizaciones ven que las personas pierden la cultura de empresa. Las oficinas son un espacio de crecimiento personal y generan un sentimiento de vinculación con la empresa», subraya Santiago de Taranco (cuya empresa gestiona 118.304 metros cuadrados de oficinas).

Revolución en las oficinas

Vuelta a las oficinas

La directiva de CBRE también es escéptica con el teletrabajo. «Creo que pasado un año desde el principio de la pandemia, podemos afirmar que la gran mayoría de empleados y empresas no quiere teletrabajar el 100 % de su tiempo. El 60% de los empleados desea volver a la oficina para socializar y tener crecimiento profesional. El concepto de teletrabajo es mucho más amplio de lo que hemos conocido en estos 12 últimos meses. No es trabajar desde casa. El concepto de teletrabajo implica el término flexibilidad, sin fórmulas rígidas. Es darle a los empleados las herramientas tanto tecnológicas como organizativas para que puedan realizar su trabajo de forma óptima desde cualquier lugar (no solo desde casa, también desde un espacio flexible o desde el tren o en una segunda residencia) sin que se vea comprometida la productividad. La organización del tiempo de trabajo requiere de responsabilidad individual», afirma Belén Patiño.

La directora de oficinas de CBRE Valencia asegura que la demanda de oficinas en Valencia «ha sido muy alta durante los dos últimos ejercicios y sigue ahí, tanto de empresas que quieren abrir delegación en València como de firmas que buscan reubicaciones a inmuebles de mayor calidad. Aunque la demanda está teniendo mucha cautela, sigue muy activa y pendiente del estado de la pandemia para comenzar a tomar decisiones. Es verdad que las necesidades han cambiado. Todas las grandes corporaciones están haciendo un detallado trabajo de análisis de concepto para definir qué tipo de oficina quieren para el futuro. El objetivo es que cumpla con las nuevas formas de trabajo y satisfaga las necesidades tanto de los empleados como de la propia empresa».

Compartir el artículo

stats