Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El señor de las flores da paso a su gran familia

La firma valenciana Verdnatura, lider en la distribución de flores y plantas ornamentales, acelera su salto internacional desde Holanda, donde ya cuenta con una filial. Supera los 50 millones de euros de facturación y aumenta un 15% su plantilla, con casi 300 trabajadores, al abrir un nueva planta

La historia de Verdnatura es la historia profesional de Juan Vicente Ferrer Roig (Algemesí, 1961), un agricultor y padre de familia numerosa -tiene nueve hijos- que a finales de los años ochenta se dedicaba a cultivar sandías y pronto se dio cuenta de que no podía llegar a fin de mes por la constante caída de precios de las frutas y hortalizas. No se puso a llorar. Buscó alternativas y las encontró en el cultivo de plantas verdes ornamentales (eucaliptos y hiedra) que comenzó a vender a floristerías junto con un socio en una pequeña parada del mercado mayorista Mercaflor, de València. En poco tiempo logró clientes en toda España y compaginó las actividades de producción y comercialización desde una pequeña nave de 450 metros cuadrados. Y de las plantas verdes pasó a vender flores, compradas en Holanda.

Cuenta este auténtico emprendedor y entusiasta del campo que una de las claves en el despegue de su negocio -ya factura 50 millones de euros, con una plantilla que roza los 300 trabajadores y es líder en España en el ámbito de la producción y distribución de flores- es la «anticipación y la cultura del trabajo». Verdnatura, cuya segunda generación ya comparte tareas de mando, aunque el timón sigue en manos del pater familias, es la única empresa española que participa en el mercado de subasta de flor de Holanda, con sede propia en la instalaciones de Royal FloraHolland, en la localidad de Aalsmeer (cerca de Amsterdam). Su cuartel general está en Algemesí (almacén central que acaba de ampliar) y posee otros centros de distribución en Vilassar de Mar (Barcelona) y Madrid. A lo largo de este año aumentará un 15 % su plantilla, con unos 35 nuevos empleos

Desde hace siete años, con la excepción de los primeros tiempos de duro confinamiento por la pandemia de coronavirus, el crecimiento de Verdnatura ha sido constante. En eso también ha tenido mucho que ver su avanzado proceso de digitalización y de ventas a través de internet. «Un florista puede acceder a nuestra plataforma online de venta y adquirir flores, plantas, producto artificial y accesorios y recibirlo en veinticuatro horas en cualquier punto de la península ibérica, Baleares y sur de Francia», explica Juan Vicente Ferrer desde las nuevas instalaciones de Algemesí. En este planta invertirá 9 millones de euros para ampliar sus instalaciones, desarrollar un sistema propio de almacenamiento inteligente y poner en marcha un proyecto de logística robotizada y de reparto mediante vehículos refrigerados.

La Conselleria de Hacienda subvencionará con un total de 1,46 millones de euros ese plan estratégico que incluye las inversiones realizadas por Verdnatura Levante para construir invernaderos, lo que le permitirá disponer de producción propia de flores y plantas, así como para mejorar su logística.

Según el timonel de Verdnatura, «lo que nos hace diferentes dentro de nuestro sector es un altísimo nivel de trabajo. Nuestros compradores -puntualiza- comienzan a prepararse para la subasta a las 5,30 de la mañana y hay que darles servicio». Además, apuesta por una inversión constante en nuevas tecnologías, cuenta con un departamento interno de informática, responsable tanto de la plataforma de venta como del sistema propio de gestión y stock y de las aplicaciones de venta, así como una apuesta firme en I+D+i que se traduce en la reinversión de gran parte de las ganancias para este propósito.

A la empresa familiar, controlada por la saga de los Ferrer (73 %) y un socio externo (27%), ya están incorporados siete de los nuevos vástagos de Juan Vicente Ferrer. Se trata de Miriam y Jesús (ambos comerciales), Juan (informática), Ricardo (compras), Paloma (frutas y verduras), Mateo (repartos) y Miguel (almacén). Los otros dos hijos aún siguen estudiando.

La compañía ha traslado su sede central a Algemesí, donde ha invertido 9 millones de euros. Ha puesto en marcha nuevos invernaderos y tierras de cultivo para la producción de flor cortada. | PERALES IBORRA

Nuevas iniciativas

Entre otras iniciativas, la empresa ha puesto en marcha el Aula Verdnatura, un espacio dedicado a taller de actividades de floristería, además de desarrollar un plan de visitas guiadas orientadas a institutos y otros centros de formación. Además, para diversificar el negocio y poder aplicar su sistema de producción a otros sectores ha introducido dos líneas nuevas de productos: la alimentación para mascotas orientada a criadores (con la marca propia MOS®), comercio especializado y clínicas veterinarias, así como la venta de fruta y verdura orientada al canal ‘horeca’ (hoteles, restaurantes y cafeterías). Verdnatura exporta el 5 % de sus ventas a Portugal y Francia y dispone de ruta de reparto propia.

En noviembre de 2021 quiere inaugurar los invernaderos de alta tecnología para la producción de crisantemo en Algemesí, con lo que las 3,5 hectáreas destinadas a la producción de flor cortada se añadirán a las más de 10 en las que actualmente produce plantas verdes ornamentales, principalmente eucaliptos, de la variedad cinerea en la finca de la localidad de Alginet, dotada de un sistema de riego inteligente que ha multiplicado la productividad del terreno. En la nueva sede ya cuenta con una instalación fotovoltaica de más de 10.000 metros cuadrados que le permite ser autosuficiente energéticamente durante las horas de luz. Y pretende duplicar la instalación para adquirir la autosuficiencia energética total.

«Fruto del esfuerzo colectivo de la plantilla hemos vuelto a recuperar un crecimiento medio del 12 % perdido durante la primera ola de coronavirus. Seguimos adelante. La celebración de eventos y fechas claves como San Valentín, Día de la madre y Todos los santos son claves para nuestro negocio. Volverán a celebrarse como toca. Seguro», concluye Juan Vicente Ferrer.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats