El Instituto de la Industria Agroalimentaria de València (Ainia) investiga la absorción de los componentes químicos de los productos farmacéuticos con una tecnología que permite realizar las pruebas fuera del cuerpo humano (in vitro). El sistema consiste en reproducir un intestino en un chip para analizar de forma dinámica la absorción intestinal. El proyecto permite reducir los plazos, algo esencial ya que el actual proceso de investigación de un fármaco puede llegar a prolongarse durante quince años con un coste muy elevado y solo el 20 % de los desarrollos acaba de forma exitosa.

El instituto se ha centrado en el estudio de la liberación y absorción de principios activos para su formulación en productos farmacéuticos. «Para ello empleamos la tecnología organ-on-chip, basada en el uso de plataformas que permiten reproducir un intestino en un chip», apunta la investigadora de Ainia Laura Soriano Romaní. La plataforma permite evaluar la permeabilidad intestinal y la absorción de los principios bioactivos (APIs). «Hacemos pasar el digerido intestinal de manera continua por el cultivo celular de modo que las células sufren esa misma fuerza de cizalla a la que están expuestas en nuestro intestino. Así reproducimos la absorción intestinal de manera similar a la situación real», añade la científica.

Ainia ya dispone de un modelo que simula la digestión gastrointestinal y que permite a las farmacéuticas mejorar y optimizar el desarrollo de nuevas formulaciones. Los equipos son capaces de simular la digestión bucal, gástrica e intestinal con el fin de estudiar la resistencia de los compuestos bioactivos a las condiciones gástricas y la capacidad de liberarse en el intestino.

El modelo gastrointestinal dinámico in vitro es capaz de reproducir de manera muy fiable las tres etapas del proceso de digestión e incorpora parámetros como la anatomía y morfología del estómago. «Esto permite hacer simulaciones representativas que nos aportan datos biorrelevantes. Podemos estudiar de manera más aproximada a la situación fisiológica los proceso de liberación y el perfil de disolución de principios activos en fármacos», explica la investigadora de Ainia Blanca Viadel Crespo.