Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nathalie Picquot

La trotamundos de las tres ‘ces’: creer, corazón y curiosidad

ex responsable de twitter en España y actual directora de Marketing de Santander

Nathalie Picquot

La vida de cualquier persona queda marcada por ciertos hitos que configuran su forma de estar en el mundo. En el caso de Nathalie Picquot (Hamburgo, 1975), sin duda lo fue pasar su infancia y primera juventud en Taiwán, Singapur, Montreal, Otawa, París y Hong Kong: «Me ha marcado mucho en cómo soy: persona muy abierta, con facilidad para adaptarse rápidamente a nuevos entornos, empresas, personas y culturas distintas, para descubrir y aprender nuevas cosas. Todo eso es muy importante en el mundo VUCA en el cual vivimos y en el mundo de la tecnología donde he trabajado».

La hasta hace unas semanas responsable de Twitter en España y Portugal y desde hace unos días directora de márketing corporativo, experiencia de marca y compromiso digital del Santander -un puesto nuevo creado para ella- explica que VUCA responde a las siglas en inglés de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad. Frente a este acrónimo, ha creado su propia teoría para afrontar el confuso mundo actual, la de las tres ‘ces’: creer, corazón y curiosidad.

«Hay que creer en uno mismo, pensar que no hay límites. Demasiadas veces nosotros mismos ponemos excusas para no avanzar o conseguir algo. Es natural y normal tener miedos y dudas, hay que aceptar que las cosas pueden salir mal, que puedes equivocarte. Pero no dudar de que puedes llegar con esfuerzo y con tus capacidades. También hay que trabajar en algo que te apasiona; si te gusta lo que haces y lo haces con pasión, ayuda a tener más éxito. Y por último, tenemos que evitar perder la buena costumbre de hacer preguntas y seguir aprendiendo. Con los años y la madurez, te das cuenta de lo poco que sabes y si quieres tener éxito hay que seguir aprendiendo cada día», expone.

Hija del directivo hotelero francés Didier Picquot y de la alemana Karin Picquot (baronesa de Von Stempel, su apellido de soltera), sus primeros años y los de su hermana menor, que hoy vive en Dinamarca, transcurrieron entre Asia, Norteamérica y Europa por el trabajo de su padre. Tras licenciarse en ciencias políticas y relaciones internacionales en la prestigiosa universidad estadounidense de Cornell, trabajó entre 1997 y 1999 en el área de negocio del periódico International Herald Tribune, en Nueva York, donde tuvo su primer contacto con la tecnología.

Pasión tecnológica

«Estudié ciencias políticas como parte de liberal arts, el concepto de aprender a pensar. En esa época no existían aún los ‘googles’, ‘facebooks’, etc.», explica. Tuvo entonces una oferta de trabajo de un gran grupo de medios de comunicación y otra de una compañía tecnológica más pequeña, y optó por la segunda en contra del criterio de su entorno. «La capacidad de transformación de empresas, procesos y modelos de negocio, y la mejora en calidad de vida y eficiencias de la tecnología me engancharon desde el principio. Me encantó formar parte de algo nuevo, rompedor y rápido, donde todo era aprendizaje porque era nuevo», rememora.

Entre 1999 y 2001, trabajó para DoubleClick en Nueva York y Dublín. Y en mayo de 2002, se trasladó a España: «Después de la fusión de DoubleClick con AdLINK, podía decidir dónde quería vivir porque tenía un rol regional y decidí España para aprender el idioma (habla un buen español con cierto acento extranjero no muy identificable, además de francés, alemán e inglés). Luego me quedé al conocer a mi marido, tener grandes oportunidades de trabajo y por ser un país de gran calidad de vida y gran calidad humana».

Su marido es Álvaro Fernández de Araoz Gómez-Acebo, viejo amigo del rey Felipe VI y consejero delegado de la firma de servicios tecnológicos para empresas Correcta. Su boda religiosa en 2005 tuvo cierta repercusión en la prensa del corazón porque a ella acudieron los entonces príncipes. Picquot, sin embargo, tiene un perfil público exclusivamente profesional. En 2006 le fichó Google España y compatibilizó asumir puestos de cada vez mayor responsabilidad con tener a sus cuatro hijos (dos niños y dos niñas) entre aquel año y 2014.

En 2017 dio el salto a la primera línea al convertirse en la directora de Twitter para la península ibérica. Un cargo que le colocó en el foco de ciertas controversias, como los ataques que recibió por parte de Vox por el cierre de su cuenta en la red social o las críticas que sufrió la compañía por no censurar los apoyos de Podemos a las protestas posteriores al encarcelamiento de Pablo Hásel. La política al respecto viene marcada por la matriz del grupo desde Estados Unidos y Picquot dejó su puesto a mediados del pasado febrero por diferencias con los valores de la misma.

Ahora se estrena en un nuevo negocio: «Es apasionante ayudar a una empresa tan importante como el Santander en un sector tan relevante como la banca, que tiene que evolucionar para adaptarse al nuevo comportamiento del consumidor. La tecnología puede y tiene que jugar un papel fundamental en cómo entender mejor las necesidades cambiantes del cliente y para desarrollar productos más sencillos, personales y justos para ellos. Me parece un reto importante que encaja con las tres ces y una gran manera de seguir siendo curiosa y seguir aprendiendo, saliendo de la zona de confort».

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats