30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aluvión de millones para reformas

El gobierno impulsa un plan de rehabilitación para generar empleo en un sector que vive en la Comunitat Valenciana un "boom" desde el estallido de la pandemia

Rehabilitación integral de un inmueble acometida por Estudio Campanar. | J.M. LÓPEZ

Rehabilitación integral de un inmueble acometida por Estudio Campanar. | J.M. LÓPEZ

El Gobierno va a aprovechar parte de los fondos europeos de reconstrucción para impulsar la reforma de viviendas por el impacto que tiene en el empleo. De los 72.000 millones de euros en subvenciones que España recibirá de Europa, 6.820 millones están reservados para el plan de rehabilitación y regeneración urbana, y el 70 % irá a parar exclusivamente a la mejora de viviendas. Una de las medidas del plan implica deducciones de hasta el 60 % en el IRPF a los propietarios que hagan obras de rehabilitación para mejorar la eficiencia energética de un piso o un bloque de viviendas. El Gobierno destinará una reserva de 450 millones de euros para estas deducciones. Además, los valencianos se pueden beneficiar de las ayudas que ofrece la Generalitat a través del Ivace para la reforma de baños y cocinas, y cambio de ventanas y calderas. El aluvión de ayudas llega en un momento en el que el sector de las reformas está revolucionado desde el estallido de la pandemia porque muchos propietarios han descubierto las carencias que tienen sus casas y están utilizando el dinero que han ahorrado en viajes y ocio. Una inversión de 40.000 euros en una vivienda de 100 metros cuadrados conlleva una revalorización de la propiedad del 30 %. En la Comunitat Valenciana hay 355.527 inmuebles con más de cuarenta años y una buena parte de ellos necesita una reforma urgente.

El primer tramo de las ayudas estatales llegará este mismo año. El Gobierno inyectará a finales de año 3.420 millones de euros entre subvenciones y deducciones fiscales a la rehabilitación energética. El secretario de Estado de Vivienda, Pedro Saura, aseguró esta semana que el plan de rehabilitación «creará 188.000 empleos e ingresará 13.500 millonesfen la economía».

Rehabilitación de fachada en el barrio de Campanar. | J.M. LÓPEZ

Más de cuarenta años

Jordi Torrijos, arquitecto y director de la empresa de reformas Estudio Campanar, precisa que los pisos que se están rehabilitando tienen más de cuarenta años. El arquitecto explica que el auge del sector se debe a tres factores: «La vivienda de obra nueva es muy cara y muchos prefieren reformar; las ayudas de la Generalitat; y la covid, que ha hecho que mucha gente descubra las carencias de su casa durante el confinamiento». «Los propietarios están invirtiendo mucho dinero porque en el último año no han tenido opciones de gasto. En los quince años que llevo de profesión no había visto un volumen de trabajo como el de ahora. Las ayudas de la Generalitat han ayudado, pero la pandemia ha sido un hecho definitivo», destaca. El reformista insiste en la revalorización de las viviendas reformadas. «Invertimos 40.000 euros en un piso en Campanar de 120 metros cuadrados que estaba en alquiler por 500 euros. Tras la reforma doblamos el precio de la renta. Ahora hemos decidido venderlo y está en el mercado por 250.000 euros cuando sin rehabilitar costaría 180.000 euros», apunta. Torrijos añade que una reforma integral de una vivienda de 100 metros cuadrados ronda los 40.000 euros y son necesarios 6 meses para completarla.

El constructor Vicente Tonda coincide con Torrijos en que el sector está viviendo un boom. «Hay mucha demanda desde hace un año. Una vez que se levantó el confinamiento de la pasada primavera el volumen de trabajo se disparó gracias a las ayudas a la rehabilitación del plan Renhata (del Ivace). Nosotros lo hemos notado mucho en las viviendas unifamiliares con jardín. Ahora mismo en Campo Olivar tenemos 8 reformas en marcha», revela Tonda, que tiene 24 trabajadores en nómina. El constructor añade que la prioridad es la reforma de los baños y la cocina. El coste de rehabilitar dos baños y una cocina ronda los 18.000 euros.

Vicente Tonda advierte de que el lastre que sufren es el retraso en la concesión de viviendas. «En València tenemos problemas. Lo que más impulsaría al sector es la agilización de las licencias», sentencia. El constructor celebra la llegada del plan del Gobierno. «Va ayudar y generará empleo. El sector de las reformas está muy atomizado con empresas muy pequeñas», afirma.

Deducciones

Las ayudas del Gobierno prevén dos tipos de deducciones para propietarios de viviendas y una tercera para la rehabilitación de edificios enteros. Habrá una deducción del 20 % en el IRPF de la que se podrán beneficiar los propietarios que reduzcan un 7 % el consumo de calefacción y refrigeración, por ejemplo con el cambio de ventanas. Las deducciones serán del 40 % para los propietarios que logren una reducción del 30 % del consumo de energía con las obras de rehabilitación. El tercer tramo conllevará deducciones del 60 % cuando lo que se rehabilite sea un edificio entero y se consiga una rebaja del 30 % en el consumo de energía.

La arquitecta técnica África Monrós confirma que los propietarios «se han lanzado» a reformar sus casas tras los meses de confinamiento animados por las ayudas de la Generalitat. «Al pasar tanto tiempo en sus casas se han fijado en las deficiencias. Estamos haciendo muchas reformas de cuartos de baño y cocinas, y cambios de ventanas. Un cuarto de baño se puede reformar desde 2.000 euros, aunque si hay que cambiar el chapado se va a 7.000 euros», apunta. Monrós lamenta que el talón de Aquiles de este buen momento del sector es la burocracia.

Los beneficiarios del plan Renhata pueden obtener descuentos de hasta 3.600 euros por reformas de 12.000 euros.

Compartir el artículo

stats