30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plaga de atún rojo alerta al Mediterráneo

La superpoblación de la especia depredadora de sardinas, boquerones o merluzas alarma a los pescadores valencianos y catalanes

Atunes rojos en una jaula de engorde en Malta | © OCEANA / Keith Ellenbogen.

Atunes rojos en una jaula de engorde en Malta | © OCEANA / Keith Ellenbogen.

Vés-te’n on brama la tonyina. El refrán valenciano utilizado para decir a alguien que se vaya muy lejos (el atún se pesca a bastante distancia de la costa) es el mensaje que dirigen los pescadores valencianos hacia los dirigentes de la Unión Europea tras imponer cuotas tan restrictivas en el Mediterráneo, como las de atún rojo. Eso genera una superpoblación grande de dicha especie y deja a los pescadores artesanales de la Comunitat Valenciana y de Cataluña con menores capturas de sardinas, boquerones, jureles, caballas… ¿Por qué? «El atún rojo se come todo lo que pilla, incluso pulpos o gambas. Necesita zamparse entre treinta y cuarenta kilogramos cada día para alimentarse», explica el presidente de la Comisión Interfederativa de Cofradías de Pescadores de la Comunidad Valenciana (Coincopesca), Sergio Albiol.

«¡A ver si ahora que abren más tiempo bares y restaurantes no podemos comer pescado de playa!», advierte este curtido pescador de Vinaròs a cubierta de su embarcación, Pedro el mastec, tras una larga jornada de faena en alta mar. Albiol lamenta que la plaga de atunes rojos que devora los pececillos a su alcance afecte de lleno a las embarcaciones de cerco de todo el Mediterráneo, incluidas las de las cofradías de la Comunitat Valenciana. Eso genera graves pérdidas al no encontrar pescado azul en la zona debido a la citada superpoblación de atún rojo.

Durante estos últimos tiempos se han controlado sus capturas, si bien Coincopesca exige un aumento de la cuota para sus asociados, que aglutinan una flota de 580 buques que desembarcan algo más de 22.000 toneladas de pescado y marisco por temporada. Actualmente solo disponen del 2,87% del total de la cuota española de capturas de atunes. «Ridícula», aseguran.

En aguas calientes

El atún es un magnífico nómada que realiza miles de kilómetros cada año. Junto con el pez espada es uno de los nadadores más rápidos del mundo. Anualmente, en primavera, tiene una cita en el Estrecho de Gibraltar buscando las calientes aguas del Mediterráneo donde depositará millones de huevos y de los que, normalmente, sólo algunas crías llegarán al estado adulto . Estas se quedan en la costa este de España. Por eso hay tantos ahora.

La plaga de atún rojo alerta al Mediterráneo

Desde 2017 Bruselas viene limitando sus capturas ante el incremento de buques que instalan en alta mar jaulas de engorde, comenta el presidente de Coincopesca. Con todo, esta práctica solo está al alcance de grandes embarcaciones, responsables de entre el 60% y 80% de la captura de atún rojo . Y es que las pesquerías de este rico manjar se han vuelto muy rentables gracias a la gran demanda del mercado de sushi y sashimi, entre otros platos. «Los artesanales necesitan pescar más cuota de atún rojo para mantener rentas», puntualiza Sergio Albiol.

Pendientes de Bruselas

El consumo de pescado de playa -mercados municipales y supermercados son sus principales canales de ventas- no deja de aumentar y los hombres de la mar exigen soluciones «urgentes» al Gobierno central y Bruselas, quienes tienen las llaves en la regulación del sector. «La plaga de atunes rojos destroza las especies que pescamos y no podemos rentabilizar nuestro trabajo, reconoce también el expatrón mayor de Cullera Vicente Pérez Crespo. Este pescador recuerda que la captura y comercialización del ‘Peix de Llotja’ emplea a cerca de 8.000 personas en la Comunitat , que cuenta con una veintena de cofradías y genera 3.000 empleos directos y 5.000 indirectos.

La plaga de atún rojo alerta al Mediterráneo

La situación de la flota de arrastre del Mediterráneo preocupa de lleno a las administraciones autonómicas de la Comunitat Valenciana y Cataluña. De hecho, ambos gobiernos, junto con sus respectivas confederaciones de cofradías de pesca, se han puesto de acuerdo para enviar un decálogo de propuestas a la secretaría general de Pesca del ministerio. Entre otros asuntos reclaman la elaboración de un plan global de viabilidad de la pesca mediterránea. En su opinión, su continuidad «se encuentra a día de hoy más comprometida que nunca», explican en este escrito. Entre sus propuestas exigen un incremento de la cuota de atún rojo para la flota artesanal, afirma el director general de Agricultura, Ganadería y Pesca, Toni Quintana.

Según el dirigente de la conselleria, el reciente acceso a una pequeña cuota de captura de atún rojo les ha permitido constatar el gran potencial de este recurso, actualmente muy abundante, para completar su viabilidad económica. «Ante esta situación -puntualiza Quintana- emplazamos de nuevo a a la secretaria general de Pesca del ministerio a actuar con la máxima urgencia para incrementar sustancialmente la asignación de cuota a este colectivo con vistas a 2022». En su opinión, «no pueden sobrevivir con sólo 500 kilogramos de capturas de atún rojo al año. «La pesquería artesanal es una actividad muy transversal. Representa gastronomía, turismo, cultura... Y esa tarea debe mantenerse», concluye Quintana.

Compartir el artículo

stats