Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alquilar tu casa para pagar una residencia

Miquel Perdiguer y David Igual, fundadores de Pensium. | ‘activos’

Miquel Perdiguer y David Igual, fundadores de Pensium. | ‘activos’

En España, la pensión media por jubilación se sitúa en 1.188,7 euros, según los datos de la Seguridad Social a 1 de junio. Si se incluyen todos los tipos de prestación (jubilación, incapacidad, viudedad...), la cantidad media son 1.033 euros. Estas cifras son resultado de una operación aritmética muy sencilla, pero no reflejan con exactitud la realidad de muchos pensionistas.

Tomemos como ejemplo el caso de Antonia (nombre ficticio), que vive en Barcelona y cobra cada mes 700 euros por su pensión de viudedad. Es decir, 332 euros por debajo de la media que calcula la Seguridad Social. Antonia tiene 82 años y un grado 2 de dependencia, lo que implica que no requiere alguien a su lado las 24 horas, pero sí necesita ayuda para actividades básicas en su día a día. Su familia no vive cerca, así que busca plaza en una residencia. Con una lista de espera para una plaza pública de más de 17.500 personas a 1 de marzo -datos de la Generalitat, las alternativas son escasas. Encuentra un centro privado, pero cuesta 1.800 euros al mes. «Y es económica, algo más barata de lo normal», asevera David Igual, director de operaciones y fundador de Pensium junto con Miquel Perdiguer.

La residencia está fuera del alcance de Antonia. Esta situación, que pone de manifiesto lo difícil que puede ser acceder a este servicio para una familia o, incluso más, para una persona mayor sola, es habitual. Y a resolver esta problemática se dedica Pensium. Esta empresa catalana ofrece financiación para pagar la asistencia de personas mayores a cambio de gestionar el alquiler de su vivienda. Aquí, a diferencia de la hipoteca inversa, el inmueble no se pone en riesgo porque «siempre permanece en propiedad de la familia», asegura Igual. Pensium analiza cada caso de forma personalizada y ajusta el importe que presta en función de lo que el usuario o la familia necesita para pagar la asistencia -normalmente un ingreso en centro, pero en otras ocasiones con un cuidador a domicilio- y contempla otros posibles desembolsos. «No hay importe mínimo y el importe máximo es el doble del alquiler mensual de la vivienda», explica.

Volviendo a Antonia, ella establece -de forma conjunta con su familia y Pensium - en 1.900 euros la cantidad óptima para pagar la residencia y contar con un pequeño remanente para sus gastos personales. Pensium abona 1.200 euros, que se añaden a los 700 euros que ella recibe de pensión. La empresa sitúa la renta potencial que puede obtener con el alquiler de la vivienda de Antonia en 800 euros y costea los 400 euros que faltan. Además, invierte 4.000 euros en reformas y arreglos para poder alquilar la casa. Todo el proceso de valoración, búsqueda de inquilinos y demás trámites se gestiona desde su propia inmobiliaria, Insto, que actualmente cuenta con 180 inmuebles en cartera.

¿Y cómo se cubre el déficit que se va generando? Según detalla David Igual, se aplica un tipo de interés del 5,7% anual que se va liquidando semestralmente, en las fechas de abono de las aportaciones. No obstante, el programa contempla que en un plazo aproximado de tres años los pagos se van reduciendo, porque el cliente suele acceder a una plaza pública o a alguna ayuda. A partir de este momento, el alquiler se acabará destinando íntegramente a amortizar la deuda pendiente, y cuando el saldo está a cero la familia puede optar por seguir vinculada a Pensium y cobrar la totalidad del alquiler o por disponer de su vivienda. El programa también se puede cancelar en cualquier momento «sin coste, liquidando el importe pendiente», indica el socio fundador. No todos los solicitantes pasan el filtro: la vivienda debe ser «apta para un alquiler recurrente». Y, para protegerse de la posible morosidad, Pensium formaliza un seguro de impago.

En marcha desde 2016, la empresa fundada por Perdiguer e Igual es una de las 90 organizaciones con el sello B Corp en España, por su impacto social. En estos años ha expandido el negocio de la mano de inversores como Ship2B o Mutual Médica y de acuerdos de colaboración con grupos de residencias y bancos, que ofrecen el programa a sus clientes. El más reciente se firma con Kutxabank, que este mes ha incorporado Pensium a su catálogo de productos para contar con «una solución innovadora y que dé respuesta a la necesidad de liquidez que pueden tener algunos mayores», detalla la entidad.

Pensium ha sufrido las consecuencias de la pandemia, especialmente duras en el sector de las residencias, aunque ya ven una «recuperación» de la demanda. «Este año esperamos multiplicar por cuatro la actividad», indica David Igual. El propósito más inmediato es realizar 500 operaciones anuales. Para ello, confían en cerrar nuevos acuerdos con otras entidades «muy interesadas» y en replicar la fórmula de asociación que alcanzaron en 2019 con el Ayuntamiento de Barcelona en otras ciudades, con las que ya tienen conversaciones «avanzadas».

Compartir el artículo

stats