Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesús Gómez: de los bares y vídeoclubs a las fragancias

Jesús Gómez, fundador de la firma, con sus tres hijas: María Jesús, Lorena y Claudia   |   Germán Caballero

Jesús Gómez, fundador de la firma, con sus tres hijas: María Jesús, Lorena y Claudia | Germán Caballero

Jesús Gómez del Barrio (Soria, 1955) vio por primera vez el mar desde la Malvarosa cuando tenía apenas 12 años de edad. Llegó de la mano de sus padres, quienes en busca de trabajo habían decidido montar un restaurante en la playa de este territorio de la capital del Túria. Aquel niño castellano aprendió desde muy joven los oficios de los bares, cafeterías, restaurantes y hoteles puestos en marcha luego junto con su mujer, María Molins Pérez, en la década de los años setenta y ochenta . Su afán emprendedor le llevó incluso a abrir uno de los primeros videoclub de València y participar en la constitución de la cadena de televisión privada Valvipri, emisora clausurada al poco tiempo de su inauguración en aquellos tiempos de falta de regulación de las ondas de radiotelevisión en España.

«¿Qué más podríamos hacer?», se preguntaba este inquieto empresario. Como viajero infatigable, acudió a una feria comercial en Amsterdam. Allí decidió importar un contenedor de herramientas para vender en el mercado doméstico. Pero aquello no funcionó. Sin desanimarse, poco tiempo después acudió a la Feria de Milán. En ese certamen conoció a un fabricante de sales de baño y geles, cuya marca, ‘La Nórdica’, se empeñó en distribuir en España tras comprar un camión a granel.

Así comenzó el negocio de la actual mercantil Jesús Gómez S.L., dedicada a la fabricación de fragancias, productos de belleza y ambientación que suministra ya a grandes cadenas de la distribución comercial y tiendas multiprecio, sus principales canales de ventas. Tiene fábrica propia en Rafelbunyol, 165 trabajadores (70 % son mujeres), una cifra de facturación que supera los 20 millones de euros y clientes en medio centenar de países. Los primeros tiempos no fueron fáciles. «Empezamos en una pequeña planta baja de València y luego en Sedaví, buscando también botellas, envases y máquinas para rellenar aquellas sales de baño y geles que se vendían sobre todo en las tiendas ‘todo a cien’», recuerda el fundador de la compañía, que cumple tres décadas de actividad y cuya segunda generación, a través de sus tres hijas, ya ha tomado las riendas de la sociedad. Se trata de María Jesús Gómez Molins, que es la directora general; Lorena, directora financiera, y Claudia, la más joven, responsable de marketing y comunicación del grupo familiar.

La empresa es la propietaria de las marcas La Casa de los Aromas (ambientadores para el hogar) y Flor de Mayo (fragancias y corporales). Su apuesta por la digitalización le ha llevado a experimentar un incremento del 280% en su canal de ventas online durante este primer semestre del año con respecto al mismo periodo del año anterior. «Detectamos una gran proyección de crecimiento en este canal, lo que supone para nosotros una buena oportunidad para diferenciarnos de otras empresas del sector», explica la principal ejecutiva de la empresa.

Prestigio en el sector

La firma es proveedora de Mercadona, Consum o Carrefour, así como de varias cadenas regionales de supermercados. «El sector de la distribución se dio cuenta, tras la crisis financiera de 2008, que nuestro modelo de empresa podía suministrar productos de calidad y adaptarse a sus estándares de precios», explica el fundador de la firma. Fue capaz de elaborar perfumes y fragancias en pequeños formatos. Y comenzó a vender en el exterior: Portugal e Italia fueron sus primeros mercados foráneos. En 2019 puso en marcha su segundo plan estratégico para ampliar y automatizar sus instalaciones e implantar un modelo de calidad total. Ha dado sus resultados. En la actualidad genera el 50% de sus ventas fuera de nuestras fronteras.

Cuenta con una red de distribución implantada en todo el territorio nacional y que supone un 60% del total de su actividad en el mercado doméstico. «Nuestro objetivo, en esta línea, es ahondar nuestra presencia en la Comunitat Valenciana, Madrid, Andalucía y Cataluña, siendo estratégico consolidar e impulsar nuestra posición en supermercados», comenta María Jesús Gómez. Respecto a sus previsiones para este ejercicio, el grupo fabricante de productos de perfumería, higiene y ambientación mantiene una previsión al alza en su facturación general del ejercicio en curso. De hecho, plantea situar las ventas en torno a 23 millones de euros, lo que supondría un 10% más en el año anterior.

Por lo que respecta a la internacionalización, el grupo familiar se propone crecer en Rusia, Dinamarca, Grecia y Chile. Y entre sus prioridades también contempla la posibilidad de aumentar su presencia en varios mercados internacionales con una estrategia de segmentación de canales y zonas. «Nuestras propuestas van más allá del sentido olfativo, pues también son decorativas. Somos una marca de toda la vida, aunque nos sentimos jóvenes y llenos de vitalidad», explican los propietarios de ‘Flor de Mayo’ y ‘La Casa de los Aromas’ desde su cuartel general de Rafelbunyol.

Compartir el artículo

stats