Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesús Alonso: "La crisis de los microchips puede alargarse a 2022"

Presidente de Ford España

Jesús Alonso, presidente de Ford España | Activos

Jesús Alonso, presidente de Ford España | Activos

El año 2021 no ha dado tregua a la automoción. Tampoco a Ford, cuya planta de Almussafes (València) ha sufrido ocho ertes y dos eres de casi 1.000 despidos en un año. Jesús Alonso, presidente de la compañía en España, pide que el Gobierno financie el camino a la electrificación y defiende la apuesta de la marca por la factoría valenciana.

La pandemia ha castigado con especial dureza a la automoción, pero el sector ya venía sufriendo un retroceso de ventas antes del covid. ¿Se va a poder recuperar el nivel de actividad previo o caminamos hacia un mercado más pequeño?

La pandemia del covid ha tenido un impacto muy importante en la demanda de vehículos y los avances en la vacunación serán los que permitan una recuperación progresiva del sector. Pero también hay otros factores que han condicionado la evolución del mercado en España como el aumento del impuesto de matriculación vinculado al nuevo ciclo WLTP [procedimiento para determinar niveles contaminantes], que ahora se ha corregido.

¿Cuándo prevé que se retornará al volumen anterior?

Es difícil concretar una fecha por las incertidumbres en cuanto a la evolución de la pandemia y el ritmo de vacunación, pero lo que tenemos claro es que para conseguir una recuperación total del mercado de automóviles tenemos que contar con una renovada fiscalidad medioambiental al uso y planes potentes de apoyo a la renovación del parque de vehículos y a su electrificación.

¿El modelo de los ertes se acabará con la pandemia o Ford planea seguir utilizándolo más allá?

Los ertes son herramientas puntuales para ajustar la capacidad productiva que han sido utilizados en otras crisis. La evolución de la demanda de automóviles y, en el momento actual, la escasez de semiconductores serán los factores que nos vayan indicando si debemos ajustar nuestra capacidad de producción en el futuro.

Las ciudades cada vez le dejan menos espacio al coche, la compra ha dejado de ser una prioridad para los jóvenes, los patinetes y todo tipo de vehículos de movilidad personal llenan las calles... ¿Qué encaje tiene el automóvil en el nuevo modelo de movilidad?

En Ford estamos trabajando para ofrecer a nuestros clientes las mejores soluciones de movilidad, ofreciendo vehículos muy eficientes, incluso con cero emisiones, que permiten moverse libremente por el centro de las ciudades y que están conectados, lo que permite optimizar los tiempos de transporte, así como tener información sobre el tráfico en tiempo real. Nuestra visión es que el automóvil va a seguir teniendo un papel fundamental en el futuro, gracias a todas estas mejoras tecnológicas que estamos introduciendo progresivamente en toda nuestra gama de vehículos, y seguiremos analizando muy de cerca las preferencias de nuestros clientes para poder satisfacer sus necesidades de movilidad.

¿Ford estudia algún tipo de diversificación para adaptarse a las nuevas tendencias?

En Ford estamos haciendo una gran inversión en la electrificación de toda nuestra gama de vehículos, con el objetivo de que, para el año 2026, todos nuestros vehículos de pasajeros se puedan mover con cero emisiones, bien con motorizaciones híbridas enchufables o 100% eléctricas. En el caso de los vehículos comerciales, en el año 2024 tendremos disponibles motorizaciones con capacidad de moverse con cero emisiones en toda la gama.

El presidente de Seat dijo recientemente que antes de hablar de las plantas de baterías hay que lograr vender coches eléctricos. ¿Las exigencias medioambientales están yendo por delante de la demanda?

La demanda de vehículos eléctricos está muy influida por la velocidad de implantación de una gran infraestructura de recarga que permita el acceso, en cualquier punto de nuestro país, a una red de recarga potente, con ágiles sistemas de pago interoperables y con unos óptimos procesos de mantenimiento que aseguren su correcto funcionamiento. Los fabricantes de automóviles, como es el caso de Ford, hemos hecho ya una gran inversión en el desarrollo de la tecnología para producir vehículos eléctricos y es ahora el momento de que las administraciones públicas obtengan compromisos claros por parte de los distintos actores implicados en la implantación de dicha infraestructura de recarga.

Hay quien ha echado en falta más implicación de Ford en el proyecto valenciano de la gigafactoría de baterías. ¿Qué opina?

Desde Ford hemos apoyado la iniciativa y continuaremos haciéndolo en colaboración con los gobiernos y los agentes implicados.

¿El sector necesita más ayudas públicas para fomentar las ventas de eléctricos?

Como he comentado anteriormente, se necesitan amplios planes de ayuda al sector para acelerar las ventas de vehículos eléctricos, simplificando también los requisitos de acceso a las mismas. El plan MOVES juega un papel esencial, pero necesitamos hacer un esfuerzo adicional y la fiscalidad también debe acompañar, como he mencionado antes. Estos planes nos permitirán estimular la demanda de vehículos, a la vez que reducir de forma muy significativa la presencia en nuestras carreteras de coches antiguos con altos niveles de emisiones, fomentando la sostenibilidad medioambiental, el empleo, así como la seguridad vial.

¿La tecnología y las infraestructuras que requiere el vehículo eléctrico están demasiado verdes?

La tecnología para producir vehículos eléctricos ya está básicamente desarrollada, y es ahora el momento de impulsar un gran plan de implantación de infraestructuras de recarga. Es un factor clave y es necesaria una actuación decidida en el muy corto plazo.

Más allá de los modelos que ya se fabricaban en València, Ford no ha adjudicado ningún modelo eléctrico nuevo a Almussafes mientras otras plantas como las de Colonia o Turquía han recibido inversiones millonarias en los últimos meses. ¿Entiende que esto genere inquietud entre los trabajadores valencianos?

Desde 2011, la compañía ha invertido en València más de 3.000 millones de euros, incluyendo más de 760 millones para el lanzamiento del nuevo Kuga. También ha invertido en la planta de ensamblaje de baterías un total de 48 millones de euros. Los trabajadores saben que la compañía cuenta con ellos y confían en el plan que estamos desarrollando.

¿Qué papel juega la fábrica de Almussafes en ese camino de Ford hacia las cero emisiones?

Almussafes es con diferencia la planta más flexible de Europa y ya produce versiones electrificadas en Kuga, Mondeo, S-Max y Galaxy y ensambla sus baterías. En el caso del Kuga, tenemos el orgullo de haber sido el primer fabricante español en producir un SUV con tecnología híbrida enchufable en nuestro país.

¿Existe riesgo de deslocalización hacia países del Este de Europa por su mano de obra más barata? ¿Está en peligro la continuidad de Ford en Almussafes?

Siempre habrá países que ofrezcan mano de obra más barata pero lo que prima en Almussafes es la calidad, la flexibilidad y la alta productividad de nuestros trabajadores.

¿Hasta cuándo se puede extender la crisis de los microchips?

Esperamos que mejore en el último trimestre del año, aunque posiblemente se alargue hasta 2022.

¿Se está priorizando el reparto de semiconductores a aquellos modelos más exitosos de la marca?

Nuestro equipo continúa trabajando en optimizar la disponibilidad de semiconductores y en encontrar soluciones únicas para proporcionar el máximo número de vehículos posibles a nuestros clientes.

¿Es tarde para impulsar una producción europea de estos componentes?

Todos nuestros equipos están trabajando para que esta crisis finalice cuanto antes y evitar que esta situación no se produzca de nuevo. Medidas para impulsar la producción europea de estos componentes pueden ser positivas.

Ford exporta la mayoría de su producción española, especialmente a Reino Unido. ¿Cómo está afectando el Bréxit a este mercado?

El Reino Unido ha sido siempre un mercado fundamental en nuestro volumen de ventas en Europa y esperamos que lo siga siendo en el futuro. El acuerdo de libre comercio es muy positivo en ese sentido.

Compartir el artículo

stats