Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Federico Félix Real (Foios, 1944)

Federico Félix: "Los empresarios no se deberían jubilar"

El presidente de la federación agroalimentaria de la Comunitat Valenciana durante tres décadas abandona el cargo

F. Félix, en su despacho, con una cerámica de Lladró, regalo de empresarios y amigos al cumplir 70 años  | F. Calabuig

F. Félix, en su despacho, con una cerámica de Lladró, regalo de empresarios y amigos al cumplir 70 años | F. Calabuig

Federico Félix Real (Foios, 1944) abandona la presidencia de la patronal agroalimentaria valenciana aunque no sus negocios familiares. Además, seguirá al frente de ProAVE y de vicepresidente en Ferrmed, el lobby que impulsa el corredor mediterráneo. «Un empresario no se jubila», explica desde su despacho el hasta hace pocos días máximo dirigente de Fedacova. Una vez bendecido el nuevo dirigente de esta organización, Rafael Juan (Vicky Foods, grupo Dulcesol), el carismático patrono ya había dejado atrás su paso por Grupo Sada -Agrovic, la Asociación Nacional de Productores de Pollo o la europea AVEC, entre otros cargos. «¡No vueles como un ave de corral mientras puedas volar con un águila! Eso dijeron empresarios, amigos y familiares al regalarme una cerámica de Lladró que representa ese pájaro cuando cumplí 70 años », comenta Félix en declaraciones a El Mercantil Valenciano - Activos. Dice que «no se retira del todo».

Federico Félix, en la de estar de su casa, con un cuadro de J. Sorolla al fondo. | F. Calabuig José Luis Zaragozá

¿En qué piensa ahora? ¿A qué va a dedicar el tiempo libre?

A visitar la fábricas ubicadas en Riba-roja, Cheste, Chóvar o Benassal y que ya gobiernas mis hijas y otros gestores desde hace algún tiempo. Allí están las plantas de fabricación de helados (Estiu) así como los manantiales de agua. Aunque no tenga tareas ejecutivas me gusta dar consejos. Tampoco quiero perder la costumbre de pasear hora y media cada jornada para mantenerme en forma. Además, aprovecho el tiempo para leer tres periódicos cada día.

El abuelo del naviero Vicente Boluda Fos decía que él nunca se jubilaría . Seguía cotizando a la Seguridad Social. ¿Usted también?

Seguiré ocupado mientras pueda. Como también han hecho otros. Hay empresarios y sagas familiares históricas que han sido ejemplares y que han hecho grande a la Comunitat Valenciana como los Sáez Merino o los Lladró; aunque las segundas generaciones no pudieran continuar la actividad. Es de justicia mencionarlos porque fueron empresarios toda la vida. Puestos a destacar a algunos, seguro que se me olvidan, también sobresale la contribución al sector azulejero que ha realizado el castellonense Rafael Benavent. Lo mejor del futuro está por venir. Los empresarios no se deberían jubilar. No sé lo que pensará el Ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Sin cargos institucionales ya no podrá ir a visitar a ministros del Gobierno de España.

Da igual. He conocido a muchos. Por cierto, dos me echaron del despacho ministerial de Madrid por mi vehemencia y contundencia a la hora de hablar y exponer problemas y reivindicaciones de las empresas agroalimentarias.

¿Quiénes fueron?

No me gusta decirlo. Eran de Agricultura. A uno le pedí perdón y volvimos a ser amigos. Al otro, no.

Estamos inmersos en la quinta ola de la pandemia. Las restricciones, ¿han hundido la economía?

Sanidad y economía son importantes. Ambas a la vez. El coronavirus lo ha cambiado todo y ha sido necesario aplicar restricciones para evitar contagios. Está claro que sin salud no puede funcionar la economía. Lo que deben hacer los gobernantes es aprobar medidas que permitan a las empresas mantener su actividad y su empleo. Han cerrado muchas compañías por falta de ingresos. Está claro que las ayudas son necesarias aunque tampoco se puede vivir de las subvenciones.

Lo suyo ha sido reivindicar durante décadas el ‘poder valenciano’ en Madrid y Bruselas para conseguir mejores infraestructuras ¿Se siente satisfecho?

Algo he contribuido a conseguir algunas infraestructuras, como la autovía A-3 , la de más tráfico de España y que contó con la rémora inicial de José Bono (ex presidente de Castilla-La Mancha). También los empresarios reivindicamos hasta la saciedad el tren de Alta Velocidad para la Comunitat Valenciana. Y en tercer lugar, falta por conseguir el corredor mediterráneo. Bueno, y veremos si se consigue concluir la ampliación del Puerto de València. El problema es que en Bruselas y Madrid ‘no pintem fava’.

Ahora menos tras la caída del ministro Ábalos. Por cierto, el ‘Govern del Botànic’, ¿acabará la legislatura o piensa que habrá también otra gran reestructuración como la del Ejecutivo de Pedro Sánchez?

Son situaciones diferentes, aunque ambos gobiernos, el de España y el de la Comunitat Valenciana, están demasiado condicionados y atados por sus socios. Y por eso a veces las decisiones se toman tarde y mal. Los empresarios no ponemos el foco sólo en reivindicar sólo una mejor fiscalidad, que hay que hacerlo tal como ha dicho AVE recientemente. Queremos que las administraciones dejen a las empresas desarrollar su actividad sin trabas ni regulaciones injustas. Las compañías son las que crean empleo y riqueza. Al ‘Govern del Botànic’ de Ximo Puig le diría que hace falta tener más peso en Madrid. Pienso que la apuesta del Gobierno de Sánchez por el corredor mediterráneo seguirá tras la marcha de Ábalos.

Hablemos de fútbol. En un momento convulso del Valencia CF tuvo la oportunidad de ser presidente. ¿Se arrepiente de rechazar aquella oferta que le hicieron antiguos grandes accionistas?

Tuve la oportunidad de ser presidente tras la venta del gran paquete de acciones de Paco Roig a Bautista Soler. Fue un momento de grandes tensiones internas y de búsqueda de consenso. Pero bueno, no me arrepiento de renunciar a esa oferta que tuve sobre la mesa. Eso pasó y ya está. Soy accionista y abonado histórico del València CF. Tengo seis nietos y todos son socios del club. Antes iba a más a Mestalla. La pandemia lo ha paralizado todo.

¿Qué piensa de Peter Lim?

Debería irse. No se puede gobernar un club a 12.000 kilómetros de València. La situación económica actual es dramática y horrorosa. No sé como los valencianos hemos permitido llegar a esa situación. Con 200 inversores que pusieran 500.000 euros podríamos volver a recuperar el club.

Pasará a la historia como muñidor del ‘Pacto del Pollo’...

He participado en muchos acontecimientos de la vida social, política y económica de la Comunitat Valenciana. Quizás se me recuerde por dos: el conocido como ‘Pacto del Pollo’ (acuerdo entre el PP de Zaplana y la Unión Valenciana de González Lizondo, que se forjó en los despachos de la patronal Fedacova) y el impulso de la Asociación Valenciana de Empresarios junto a otras personas.

Despejado el protocolo de la empresa familiar de los Félix-Lavech, ¿quién coge el testigo?

Yo seguiré dando consejos todos los días para hacer más grandes las empresas del grupo, que ya poseen unos 900 trabajadores. Mis hijas: María José, Carolina y Aurora, junto con el equipo directivo, se encargan del resto.

¿Cuál es su próximo viaje?

A París, con mi mujer. Será después del verano. Quiero pasear por los Campos Elíseos y alojarme en el Hotel Moris. Y recordar viejos tiempos.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats