Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Resiliencia ambiental con sello canario

Canarias exporta economía azul y conocimientos sobre el medio marino a tres continentes. La consultora Elittoral desarrolla proyectos medioambientales para asegurar la protección, la conservación y la gestión sostenible de los sistemas marinos. La posición tricontinental del Archipiélago ha facilitado e impulsado la internacionalización de esta empresa que, con una veintena de empleados, tiene su sede principal en Las Palmas de Gran Canaria, pero también cuenta con base en Vigo, Palma de Mallorca o Murcia y en países como Ecuador o Guatemala.

Su ámbito de trabajo abarca la ordenación de la zona costera y de todas las actividades que en ella suceden, tanto de ocio como industriales. Y su objetivo es trazar estrategias para que la sociedad y las infraestructuras se adapten a las consecuencias del cambio climático. En definitiva, fomentar la resiliencia, pues «hay aspectos que ya no podemos mitigar, pero sí reducir sus efectos para mejorar la calidad de vida de las personas que viven en las costas y asegurar la actividad económica que sucede en el medio marino», afirma la directora comercial de Elittoral, Gloria Álvarez.

La empresa, que arrancó su actividad en 2007, nació «casi internacionalizada». La proximidad a Marruecos o Cabo Verde hizo que en sus primeros años de andadura desplegaran sus equipos en estos países y al poco tiempo se desplazaron a Mozambique, Mauritania o Argelia, gracias a las buenas relaciones que mantienen con diferentes grupos de investigación. Su primer contrato fuera de África les llegó en 2012, año en el que dieron el salto a Latinoamérica con un proyecto en Guatemala. «Ahí fue cuando perdimos los complejos y ya nos vimos como una empresa internacional», afirma la directora comercial de Elittoral, quien añade que, después de 14 años sobre el terreno, han atesorado experiencia y conocimiento como para poder enfrentarse a cualquier mercado nuevo. «Detectamos una oportunidad en que había países en desarrollo que recibían apoyo de organismos internacionales para llevar a cabo programas de recuperación y desarrollo en las franjas costeras», indica Gloria Álvarez. Aunque, reconoce, la dirección de la empresa siempre ha defendido una fuerte convicción de que había que salir fuera de las Islas porque el mercado es global y el conocimiento sobre el medio marino es internacional.

Compartir el artículo

stats