ODS RENOVABLES

Las renovables son las vacunas contra el cambio climático. Este podría ser el resumen de la jornada organizada por Levante-EMV sobre el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 7 acordado por la ONU para 2030: ‘Energía asequible y no contaminable’. En este encuentro participaron investigadores del ámbito universitario, altos cargos de Valenciaport, ejecutivos de empresas, así como representantes de la administración pública local. Estos expertos analizaron la situación de la transición energética, los nuevos modelos de generación y consumo, así como las consecuencias de la escalada de precios de la energía en España y en los mercados internacionales.

El mundo avanza hacia la consecución del Objetivo 7 con indicios alentadores de que la energía se está volviendo más sostenible y ampliamente disponible. Con este telón de fondo y en busca de soluciones para impulsar el ambicioso reto de las Naciones Unidas en la Agenda 2030, en el citado evento, patrocinado por Facsa (Grupo Gimeno), Autoridad Portuaria de València (APV) y Caixa Popular, participó el presidente de Valenciaport, Aurelio Martínez y el director de Transición Ecológica de la APV, Federico Torres. Además, intervino el responsable del sector energético de banca de empresas de Caixa Popular, Carlos López; el director general de Obremo (Grupo Gimeno), Francisco Solves; la directora de la Asociación Valenciana de Empresas de la Energía (Avaesen), Bianca Dragomir; el alcalde de Aras de los Olmos, Rafael Giménez; el catedrático y director del Instituto de Materiales de la Universitat Jaume I, Juan Bisquert; y el delegado territorial de Iberdrola en la Comunitat Valenciana y Murcia, Ibán Molina..

La jornada fue moderada por el director general de Relaciones Institucionales de Prensa Ibérica en València, el periodista Julio Monreal.

Según el máximo mandatario del recinto marítimo del Grao, es posible llegar al año 2030 con los objetivos cumplidos en materia de energía sostenible en los muelles de València, Sagunt y Gandia, que son los gestionados por la APV. De hecho, el de la capital del Túria es el primero de Europa en incorporar el hidrógeno para propulsar parte de la maquinaria que se utiliza en las terminales de carga y descarga de mercancías.

«La Unión Europea nos obliga a conectar los buques con energía eléctrica cuando estén atracados en los muelles. Por eso, llevamos a cabo un ambicioso plan de inversiones para electrificar todo el recinto», aseguró Martínez. En ese sentido, destacó la próxima puesta en marcha de una subestación eléctrica, así como los planes para instalaciones fotovoltaicas (la fuente de generación más barata) y para eólicas. Martínez se refirió a los planes que manejan las navieras para «ser más eficientes» en el transporte de mercancías. «Quien contamina paga. Eso está claro. Pero hay que buscar fórmulas razonables porque los impuestos que pagarán los buques por escalar en la UE a partir de 2022 no son los mismos que si acuden a Tánger (Marruecos) o Rusia». Un buque gasta unos 450.000 dólares en combustible entre los puertos de Shanghai y València y con la nueva normativa de la UE tendrá un 20 % más de costes. «¡A ver si en lugar de Europa los buques asiático eligen Tánger!», advirtió .

Respeto a la terminal norte, todavía pendiente de adjudicar a MSC y de licitar las obras de construcción de sus muelles, el presidente de la APV garantizó que el 98 % de las energía que consuma será de origen renovable. «Esa instalación no generará contaminación, garantizará la recogida de residuos y será la más moderna del mundo», puntualizó.

En primera persona

Grandes eléctricas

Las grandes eléctricas parecen tener claro cuál es el camino a seguir. Ibán Molina, explicó que «Iberdrola lleva más de veinte años comprometida con la transición energética, con inversiones de unos 120.000 millones desde entonces en energías renovables. Dada la amenaza del cambio climático es necesario que se pongan en marcha medidas para reducir las emisiones de CO2 en aquellos sectores que más generen, como el transporte, la industria o la generación de energía», apuntó.

En ese sentido, para descarbonizar el sistema eléctrico, «hay que acelerar la apuesta por las renovables, incrementar la capacidad de almacenamiento aprovechando el potencial hidroeléctrico y la instalación de baterías, e intensificar la inversión en redes eléctricas inteligentes que puedan adaptarse a los nuevos modelos de consumo. Eso requiere un marco regulatorio estable que dé certidumbre a las empresas inversoras», agregó Molina.

Respecto a la escalada de precios de la energía, resaltó que «está marcando registros históricos debido a la coyuntura internacional del mercado del gas». En su opinión, «el Gobierno aprobó en septiembre un Real Decreto Ley de medidas urgentes para mitigar el citado impacto de la escalada de precios del gas natural en el mercado de la electricidad y el gas, pero ha adoptado una serie de medidas que son una solución imperfecta en la que perdemos todos y que no solucionan la volatilidad ni la subida del precio», agregó.

Iniciativas municipales

Una iniciativa pionera en el ámbito del autoconsumo, gestión y apuesta por la energía de proximidad es el ambicioso proyecto de Aras de los Olmos, municipio de 359 habitantes en el límite de las provincias de València, Teruel y Cuenca. Su alcalde, Rafael Giménez, sueña con «bajar el recibo entre un 70 % y un 80 % a sus vecinos». Para ello, instalará cuatro tipos de energías renovables: dos plantas de eólicas y una solar fotovoltaica. Además, prevé contar con un salto de agua hidroeléctrico que les permita absorber los picos sobrantes de sol o viento para bombear agua hacia un embalse. En ese proyecto participan cuatro universidades y ocho empresas. «El problema es la burocracia; es decir, entenderse con tantas administraciones públicas e instituciones», lamentó Giménez. «El proyecto es muy interesante tanto para el mundo rural y de montaña como para los países en vías de desarrollo», comentó el citado alcalde.

Respecto a la transición energética y los nuevos modelos de generación y consumo de energía, el profesor e investigador de la UJI Juan Bisquert destacó que «la producción de C02 se dispara en todo el mundo tal como demuestran los indicadores del cambio climático. El objetivo no es otro que evitar esas emisiones con un proceso de electrificación masiva a través de fuentes renovables y con sistemas eficientes de almacenaje y alternativas inteligentes de distribución», afirmó . El sector del transporte, entre los que se encuentra el marítimo, incluido el Puerto de València, tiene por delante un gran reto «porque será muy difícil» descarbonizar los buques de mercancías y pasajeros, hasta ahora tan dependientes de los motores de combustión. En su opinión, «hay que tender a grandes instalaciones fotovoltaicas como también a la apuesta por las plantas eólicas. Y el apoyo público es necesario. El cambio será doloroso y hay que concienciar a la sociedad y a los consumidores. La gente debe entenderlo», aclaró.

Francisco Solves , director general de Obremo (Grupo Gimeno), comentó que la compañía apuesta de lleno por las energías renovables, sector en el que prevé prever crecer de manera exponencial en el medio plazo. En ese sentido, la empresa trabaja para grandes energéticas como Iberdrola, Naturgy y EPD, entre otras. Y está en pleno proceso de transformación e integrando servicios vinculados a la gestión sostenibles de los entornos urbanos . «El momento de transición energética ha llegado, si bien el salto debe realizarse de manera ordenada. Tenemos obligación de hacer más sostenibles las ciudades e invertir en conocimiento», indicó. Además, comentó que la tecnología del hidrógeno es «interesante y que hay que apostar por proveedores locales». El directivo de Obremo reconoció que entre los empresarios hay preocupación por el coste de la energía.

Carlos López, de Caixa Popular, informó que los planes de financiación de esta entidad, tanto para empresas como para hogares, se han disparado durante estos últimos años. «Queremos colaborar en todo lo que podamos a través de líneas ventajosas de financiación. Se está produciendo un crecimiento de instalaciones de energías renovables tanto en viviendas como en empresas. Queremos colaborar en todo lo que podamos», subrayó. 

Foto de grupo de los participantes en la jornada, en el edificio del Reloj del Puerto. | M.A. MONTESINOS

Invertir 5.000 euros en placas solares ahorra un 30 % en la factura

Para la directora de la Asociación Valenciana de Empresas de la Energía, Bianca Dragomir, el debate sobre la transición energética y la lucha contra el cambio climático tiene «aristas y matices» que empresas y la sociedad «deben asumir». La dirigente de Avaesen destacó que se crearán 300.000 puestos de trabajo y que el peso de las renovables en la generación de energía pasará del 18 % al 43 %. Ahora bien, habrá que tener en cuenta que el nuevo escenario «tiene una vertiente psicológica importante y también tocará el bolsillo a los ciudadanos», puntualizó. Por otro lado, abogó por convencer a empresas y particulares que la opción del autoconsumo energético «ha venido para quedarse» y eso requiere planes de formación. En el caso de las empresas, «algunas compañías retrasan inversiones en energía verde por falta de personal cualificado», reconoció la dirigente de Avaesen.

Aprovechar el sol

Según Avaesen, la Comunitat Valenciana, con muchas horas de sol, está retrasada respecto a otras autonomías que acaparan mayores inversiones en energías renovables y, por tanto, se llevan la creación de puestos de trabajo al desarrollar proyectos en nuevas fuentes limpias de generación de energía. «Apostamos por ‘energía de kilómetro cero’», comentó.

La directiva de Avaesen afirmó que el sector «necesita más suelo y de forma ordenada y eso conlleva una mayor implicación de las administraciones públicas». Bianca Dragomir indicó que el autoconsumo energético ha crecido en un 30 % desde el inicio de la pandemia de coronavirus y «mucha gente» planifica la instalación de placas solares en estos últimos tiempos a raíz de la escalada de los precios de la luz.

Y puso un ejemplo. Con una inversión de 5.000 euros en instalación de paneles, un hogar que pague una factura eléctrica media de 80 euros al mes se puede ahorrar entre un 40 % y un 50 %. «En una década amortizas la inversión», resaltó. La dirigente de Avaesen, entidad que trabaja en un centenar de municipios y representa a unas 160 empresas, asegura que se apuesta de lleno por plantas pequeñas y medianas y no tanto por megaplantas. «Es necesario formar personal porque falta mano de obra», reconoció. «Pymes, colegios, instituciones...», ya apuestan también por tener comunidades energéticas locales, concluyó. 

Valenciaport tendrá electrificados todos sus muelles en 2030



«Al hablar de transición energética, nuevos modelos de generación eléctrica y consumo hay que aportar datos», destacó el director de Transición Ecológica de la APV, Federico Torres. Por eso, Valenciaport trabaja en esos asuntos desde 2008 y sus proyectos en materia de sostenibilidad, junto al de empresas de la comunidad portuaria, han supuesto una inversión de más de 200 millones de euros.

El plan previsto por la APV en su lucha contra el cambio climático incluye medidas como la electrificación de terminales (que supondrá la sustitución de maquinaria propulsada por combustibles fósiles por maquinaria eléctrica); la conexión eléctrica de los buques durante su estancia en el puerto y el plan de mejoras en las terminales para la reducción de consumo energético. «La APV contempla la instalación de una subestación eléctrica que contará con una potencia de hasta 40MW», resaltó Torres.

Además, prevé una planta eólica que generaría en una primera fase entre 12 y 16 MV. Con un coste estimado de entre 13 y 18 millones de euros, la instalación tendría una producción anual de 27.000 MWh en su primera fase y podría alcanzar los 24MW. «Eso supondría poder cubrir las necesidades futuras del puerto y se alcanzaría el equilibrio energético en 2025, anticipándose a las exigencias europeas», agregó Torres. La APV tiene licencia para la construcción de un aerogenerador y está barajando opciones para levantar 3, 5 o 7 molinos más.


Pendientes del plan eólico

El proyecto final dependerá de las posibilidades de incluir el puerto de Valencia en el Plan Eólico de la C. Valenciana y de las conversaciones que se desarrollen con la Generalitat para adaptar los requerimientos europeos de autosuficiencia. También hay opciones de energías eólicas y fotovoltaicas marinas flotantes. «La Autoridad Portuaria quiere llegar al año 2030 cumplimendo el objetivo de cero emisiones de CO2», indicó Torres.

«En un futuro cercano, un crucero que se conecte a nuestras instalaciones eléctricas, cuando esté atracado al muelle y pare sus motores, consumirá tanta energía como la que consume en la actualidad todo el Puerto de Valencia», indicó al hablar de la necesidad de acelerar ese proceso de electrificación de muelles.

Los planes energéticos de la APV incluyen también los puertos de Sagunt y de Gandia.