Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los planes de pensiones chocan con la nueva fiscalidad

El último trimestre es un momento clave para las gestoras de planes de pensiones individuales. Entre octubre y diciembre, se producen casi el 60% de las aportaciones de todo el año, indica José Luis Manrique, director de estudios y estadísticas de Inverco. Por eso, las entidades financieras aprovechan para desplegar todas sus armas comerciales y atraer nuevos clientes o animar a los existentes a que realicen aportaciones. Este 2021, en cambio, está marcado por la nueva fiscalidad que se aprobó a finales del año pasado y que limita a 2.000 euros anuales (desde los 8.000 anteriores) la cantidad que el partícipe puede deducirse en el IRPF.

«La fiscalidad es uno de los principales atractivos de los planes de pensiones y sin duda, la modificación de estos incentivos ha afectado», asegura Enrique Rodríguez Balsón, responsable de planes de pensiones de ING. En concreto, ha repercutido en uno de cada tres partícipes, que antes de la reforma sí invertían más de 2.000 euros al año en estos productos, según un informe elaborado por la entidad.

Como en anteriores campañas de otoño, las gestoras han redoblado los esfuerzos, pero está por ver cuánto influye el tope al importe anual con derecho a deducción. Hasta septiembre, el volumen de ahorro derivado a estos instrumentos se redujo un 22% interanual, según datos de Inverco, y su previsión es que en el conjunto del ejercicio el tijeretazo será del 33%.

Aunque hay casos como el de Renta 4, que mantienen una perspectiva de captación «buena». Encaran la estrategia «de forma similar» a 2020, centrándose en «concienciar a la gente de que si quiere mantener su nivel de vida en la jubilación tiene que invertir desde ya en planes», y en el «buen comportamiento» de sus productos.

Renta 4 es el quinto mayor actor de la industria: gestiona 4,866 millones de euros, equivalente al 5,62% de la cuota de mercado, según datos de Inverco a septiembre. En primera posición está CaixaBank, que acapara el 33,67% del patrimonio gestionado (más de 29,149 millones). Le siguen BBVA, con el 17,19%; Santander, con el 12,59%, y Mapfre, con el 5,7%.

La banca domina también las bonificaciones en este empujón de final de año. De acuerdo con los datos recopilados por el comparador HelpMyCash, Banco Sabadell y Bankinter pagan hasta el 6% y el 5% del importe traspasado, respectivamente (hasta el 31 de diciembre). Abanca, CaixaBank y BBVA compiten con el 4%; Deutsche Bank da el 3% e ING, el 1,5%.

Por su parte, roboadvisors como Indexa Capital, Finizens o InbestMe, los novatos del sector, dan juego ofreciendo comisiones más bajas, de entre el 0,5% y el 1%.

Qué tener en cuenta

Los cambios fiscales no son el único factor que debe contemplar un particular que quiera complementar su pensión pública con un plan privado. Y tampoco las promociones, «por muy llamativas que resulten», advierten desde HelpMyCash. «Lo que sí debemos valorar es la estrategia de inversión, si apuesta por el mercado español o el estadounidense, etc», añaden.

El plan es un instrumento orientado al largo plazo y a lograr una evolución positiva y creciente de la rentabilidad. Sin embargo, salvo con los garantizados, hay que ser conscientes de que se podría acabar con menos capital del inicial. El dinero se invierte en carteras de fondos de pensiones y existe la posibilidad de que haya apuestas fallidas y se pierda dinero.

Además, el ahorro no se puede rescatar anticipadamente salvo supuestos de fallecimiento, enfermedad grave, desempleo, dependencia o incapacidad. Esta lista se ampliará en 2025, cuando se podrán recuperar aportaciones y rendimientos de planes con un mínimo de 10 años de antigüedad.

Ojo con las comisiones

Tampoco hay que olvidar que están sujetos a comisiones anuales, que se comerán una parte del ahorro. El máximo está fijado en el 0,85% para planes de pensiones de renta fija y en el 1,3% para los de renta fija mixta. En los planes de renta variable, de renta variable mixta o garantizados, está limitada al 1,5%.

La OCDE ha criticado que las comisiones en España son muy altas, algo a lo que el director de estudios y estadísticas de Inverco responde aduciendo las rebajas que reguladores y entidades han ido aplicando. «En 2011, la comisión media de gestión de planes individuales fue del 1,52%. En 2020, último dato disponible, del 1,04%. Es decir, en 10 años se ha reducido un 50%» , recalca José Luis Manrique. Y aporta dos recomendaciones para cualquier interesado: que empiece a ahorrar cuanto antes y que adecúe el producto a su perfil de riesgo, tomando de referencia la edad, el capital disponible al contratarlo, el objetivo de rentabilidad, la capacidad de hacer aportaciones periódicas o la necesidad de tranquilidad.

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats