Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcachofa, una ‘flor’ de invierno que recupera su esplendor

La hortaliza dispara un 20 % su superficie de cultivo en la Comunitat Valenciana debido a la rentabilidad y su demanda creciente tras la recuperación del sector de la hostelería

La C. Valenciana aglutina el 40% de la cosecha de España. | EMV

Entre todas las hortalizas de invierno la alcachofa reina en fogones de hogares y restaurantes de los países mediterráneos. La alcachofa, que en realidad es una flor de la alcachofera, sufre en estos días tan gélidos en algunos territorios en los que se desploman los termómetros. Si el tiempo no lo impide, su producción durante la temporada 2021/2022 volverá a recuperar esplendor tal como constatan los datos de actividad de la primera parte de la campaña .

Esta verdura tan típica de la cuenca mediterránea desde hace más de veinte siglos -en tiempos de griegos y romanos ya la tenían en alta estima gastronómica, según cuentan los historiadores- ha aumentado un 20% su superficie de cultivo en 2021 respecto a la temporada anterior debido a la buena rentabilidad y el empuje debido a la creciente demanda tanto en España como en el exterior.

Los agricultores afrontan con optimismo una campaña que busca mantener su tendencia alcista. Según fuentes de la asociación profesional Alcachofa de España, el consumo de esta hortaliza sigue en aumento desde hace siete años y el reto al que se enfrentan sus productores es incrementar esas cifras y acercarse a las de Italia, donde cada ciudadano de aquel país consume siete kilos al año, frente a los casi cuatro de los españoles.

La producción en toda España se sitúa en torno a las 250.000 toneladas por campaña y tiene como principales zonas de cultivo la Vega Baja del Segura y Los Alcázares (Murcia). La ribera de Navarra es la tercera zona productora de España, seguida por Granada y Almería. En conjunto, ocupa unas 14.000 hectáreas de superficie y del total de la producción el 35 %, es decir unas 80.000 toneladas, se comercializa en fresco. De esa cantidad, una cuarta parte se exporta y el 65 % restante (140.000 toneladas) se dirige a la industria conservera (115.000 t) y el resto, a la de congelados y transformados (es decir, 25.000 t).

Un territorio de Benicarló

Una de la cunas de la alcachofa de España es Benicarló. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida ‘Alcachofa de Benicarló’ aglutina una superficie de 230 hectáreas de cultivo repartidas entre las cuatro poblaciones que integran esta DO; es decir, Benicarló, Càlig, Peñíscola y Vinaròs.

En la campaña 2021/2022 se prevé una buena cosecha. El presidente de esta DO, Francisco Lluch, espera «la enorme implicación de los productores y almacenes inscritos para adaptarse a las normas de prevención que nos está exigiendo esta pandemia» y los invita a seguir trabajando «para que la Alcachofa de Benicarló continúe siendo un referente de calidad». En la actualidad aglutina alrededor de 255 parcelas inscritas en su territorio municipal, que pertenecen sobre todo a cinco grandes firmas productoras de esta localidad: Frutas y Verduras Vamp, Sat Senar, Caldés, Frudex, Benihort y Fruits Belgi.

Pendientes del cielo, ya que las heladas serían terribles para su producción, también están otros agricultores. El responsable de la sectorial de hortalizas de AVA-Asaja, Vicente José Sebastià, confía en la «recuperación de los precios y la mejora de la calidad de este producto».

Murcia es la mayor productora de España, con más de un 40% del total. Junto a España, otros países que destacan en el cultivo son Italia y Egipto (primero y segundo a nivel mundial). Según datos del Consorcio Alcachofa de España, coincidiendo con la expansión de la pandemia se produjo un aumento de ventas de alcachofa, ya que el consumidor «tiene como referente la dieta mediterránea y busca alimentos saludables».

También en Navarra las previsiones para esta campaña son buenas. El Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Alcachofa de Tudela espera llegar a las cifras semejantes a las del período 2019-2020, cuando 86 agricultores inscritos con 677 parcelas produjeron algo más de 3,3 millones de kilogramos de alcachofas.

Mientras tanto, la Vega Baja prevé alcanzar esta campaña las 2.000 hectáreas en cultivo y la cosecha crecerá un 20%, hasta las 26.000 toneladas. Esa cantidad es tan grande porque la temporada de primavera de 2020/2021, sobre todo en el canal de las ventas de fresco, se vio afectada por el cierre de la hostelería, de los restaurantes, hoteles y cafeterías.

Todos los territorios españoles confían en el tirón de las exportaciones, que tienen como principales destinos Europa, Estados Unidos y Canadá, a los que hay que sumar Emiratos Árabes, donde está entrando poco a poco. Gran parte de la producción se coloca a los países mediterráneos, sobre todo a Francia y es una verdura con gran recorrido en los mercados internacionales. «Los principales rivales exportadores son Italia y Perú», advierten. Por otro lado, Asia es un continente al que la DO Alcachofa de España califica como un «mercado de futuro».

Desde la patronal estatal se asegura que el cultivo de la alcachofa está «plenamente consolidado en España».

Más en El Mercantil Valenciano

Compartir el artículo

stats