Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turianova, el nacimiento de un barrio en València

El pai de la nueva fe toma forma con una inversión de 700 millones en el soterramiento de una de las tres grandes líneas de alta tensión de València, nuevos accesos, 1.200 viviendas, un centro comercial, un hotel, oficinas, y 65.000 metros de zonas verdes. Los primeros vecinos llegan en 2022

44

Así es Turianova, el nuevo barrio de València

València está a punto de inaugurar el nuevo barrio de Turianova que en realidad es una ciudad dentro de la ciudad. La inmobiliaria AQ Acentor, promotora del fondo alemán Aquila Capital, está invirtiendo 700 millones de euros en el desarrollo del antiguo PAI de la Fuente de San Luis (junto a La Fe) que incluye 2.300 viviendas, un centro comercial de 90.000 metros cuadrados y 220 locales comerciales, edificios de oficinas y hoteleros y 65.000 metros cuadrados de zonas verdes. El proyecto inicial se fraguó durante el boom inmobiliario de manos de promotores locales y Bancaja e incluía un centro comercial con pista de esquí cubierta, pero naufragó tras el estallido de la burbuja. La constructora valenciana Bertolín retomó la iniciativa y de la mano de Aquila Capital impulsó el nuevo barrio, que se está ejecutando en siete años (comenzó en 2018 y se completará en 2025). Turianova va a modificar el perfil del suroeste de la ciudad con un puente que asumirá parte del tráfico que ahora sale por la pista de Silla, nuevos viales en la V-30 y la V-31, el soterramiento de una de las tres líneas de alta tensión que dan servicio a la capital y la transformación de un espacio degrado. Los primeros vecinos llegarán este año.

Antonio Piles, director general de desarrollo de negocio de Bertolín, explica que el PAI estaba en manos de Bankia Actura (la inmobiliaria de la entidad financiera que heredó el proyecto de Bancaja Habitat). Bertolín estaba interesado en impulsar la construcción y buscó un promotor solvente para hacerlo posible. «Hoy los grandes promotores son los fondos. Encontramos un fondo (Aquila Capital) que apuesta por generar ciudad más que por promover en solares. El fondo se ilusionó con el proyecto al ver que suponía la creación de un nuevo barrio», apunta.

Ana Cebollada, directora de AQ Turianova (que se encarga de la parte residencial), precisa que AQ Acentor está invirtiendo 100 millones en las obras de urbanización, 250 millones en la promoción de 1.200 viviendas y 350 millones en la construcción de la zona terciaria que incluye el centro comercial, el hotel, las oficinas y un edificio de uso colectivo (que puede ser una residencia de la tercera edad o de estudiantes). AQ Acentor asumió el proyecto hace tres años y prevé concluirlo en 2025. «Son siete años de desarrollo. Turianova es más que un barrio. En realidad, es una pequeña ciudad dentro de València porque tiene viviendas, un parque que será de los más grandes de la capital, centros de trabajo, hotel, zonas comerciales y de ocio (que incluyen cines), y dotaciones deportivas y educativas (que acometerá el Ayuntamiento). Los grandes desarrollos que se están ejecutando ahora combinan centros de trabajo con viviendas. En la capital de España está Madrid Nuevo Norte (el megaproyecto junto a la estación de Chamartín). Esto al final es lo mismo pero más pequeño», afirma Cebollada.

17 torres de viviendas

Turianova ocupa un suelo rectangular de 1,35 kilómetros de largo por 450 metros de ancho. En uno de los extremos está situada la futura zona comercial, en el centro se sitúan parte de las dotaciones públicas y el parque, y al final van 17 torres de viviendas de 15 alturas cuya construcción ya ha comenzado (de hecho, la primera ya está lista para entrar a vivir). AQ Acentor promueve 1.200 viviendas y las otras 1.100 las acometerán otros promotores. El 75 % de la propiedad total del suelo está en manos de la firma alemana, el 15 % pertenece a propietarios históricos (familias valencianas que tenían 35 casas de huerta que ya han desaparecido) y el 10 % es del Ayuntamiento de València que ha previsto dotaciones deportivas (un campo de fútbol) y educativas (un colegio).

Ana Cebollada subraya que el desarrollo de Fuente de San Luis estuvo mucho tiempo paralizado porque nadie se atrevió a dar el paso (por la inversión multimillonaria que implicaba) hasta la entrada de AQ Acentor y Bertolín.

La constructora insiste en que ha sido un proyecto complejo por su situación geográfica. «Es un sector muy complicado porque linda con la V-30 y la V-31 que dependen del Ministerio de Fomento, la línea de tren que pasa por Fuente de San Luis que está en manos de Adif, el nuevo cauce del Túria que gestiona la Confederación Hidrográfica del Júcar, líneas de alta tensión que opera REE y una subestación eléctrica de Iberdrola. Hay muchas partes implicadas y coincidió con la pandemia que complicó el trabajo de la Administración (por el confinamiento de los funcionarios)», señala el directivo de Bertolín . Una de las mayores dificultades fue el soterramiento de las líneas de alta tensión que cruzan el barrio y son vitales para garantizar el suministro eléctrico de la capital del Túria.

El terreno está ocupado por 35 alquerías y casas de huerta, que han sido derruidas y cuyo material ha sido reutilizado en la construcción de los viales. Además, la antigua tierra de huerta (25.000 metros cúbicos) se ha empleado para los 65.000 metros cuadrados de zona verde del nuevo barrio. La constructora ha ampliado la capacidad del puente que une el bulevar sur con Turianova y lo ha dejado preparado para que en el futuro pueda llegar al barrio la línea 12 del tranvía de Metrovalencia (decisión que depende de la Generalitat). El proyecto de urbanización incluye la construcción de una vía paralela a la V-30 con tres carriles para mejorar el acceso a la ciudad, una intervención de 6 millones de euros que ha tramitado el Ministerio de Fomento «A partir de ahora, la salida natural del sur de la ciudad para ir en dirección a Madrid o Barcelona será por Malilla en vez de por la pistal de Silla», añade Antonio Piles.

Parejas de València

Vicente Martínez, gerente de promociones de Olivares Consultores (firma que comercializa las viviendas), precisa que el perfil de compradores en Turianova es el de parejas de entre 35 y 45 años de València o el áera metropolitana que ven un barrio nuevo que nace de cero con avenidas grandes, centro comercial y comunicación directa con la V-30 y la V-31. Hay mucho comprador que trabaja en polígonos del área metropolitana y busca una conexión rápida. Ven que es una oportunidad a 10 minutos del centro». El precio medio de las viviendas de renta libre ronda los 2.125 euros el metro cuadrado con garaje y trastero incluidos. El barrio contará con el servicio de las líneas de la EMT 8, 18 y 64.

La promotora está ahora centrada en el desarrollo del centro comercial, que se llama Infinity y que ya cuenta con la autorización de la Generalitat. Pablo Bernabé, director de Infinity, explica que descartaron mantener el proyecto inicial de la pista de esquí porque «energéticamente era insostenible». «Ahora estamos en la fase de diseño. El centro comercial, que está previsto que abra a finales de 2024, va a ser un referente por su tamaño ya que va a tener 90.000 metros cuadrados dedicados al ocio y tiendas. Hay quince con ese tamaño en España (entre ellos Nuevo Centro con 112.000 metros) y solo cinco de ellos se encuentran en una situación estratégica como éste porque está en un cruce de carreteras con una intensidad alta de tráfico», precisa.

El complejo contará con un gimnasio, un rocódromo para practicar la escalada y una piscina con olas para surfear. La zona terciaria de Turianova tiene otros 23.000 metros cuadrados donde va el hotel, el edificio de oficinas y la residencia.

Compartir el artículo

stats