Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lluvia y hielo tumban la fruta de verano

Los temporales de lluvias y heladas castigan las producciones de la C. Valenciana, Murcia y Cataluña de nísperos, cerezas, melocotones, nectarinas, paraguayos, albaricoques y ciruelas. La fase de floración se ha visto alterada y la recolección será inferior a la de la campaña anterior

Cultivos de nectarinas y cerezas, tal como constatan las fotos inferiores tomadas esta semana, sufren daños irreparables.

Faltan quince días para que arranque la campaña de recolección de frutas de hueso y pintan bastos. Las adversidades climáticas no parecen dar tregua a los cultivos mediterráneos. Marzo ha sido uno de los meses con más lluvias desde hace medio siglo. La precipitación acumulada ha superado los 1.000 litros/m² en algunas comarcas de la Comunitat Valenciana. Si en la segunda quincena del mes pasado las lluvias persistentes ocasionaron importantes mermas de producción de frutas y hortalizas, la ola de frío ártico que acaba de azotar hace pocos días a buena parte de Murcia, Comunitat Valenciana, Aragón y Cataluña añade ahora nuevos daños de gravedad en los campos de cerezas, nísperos, nectarinas, paraguayos, albaricoques y ciruelas, entre otros cultivos.

Las lluvias que eran beneficiosas para el campo tras unos meses invernales con sequía han empezado a agravar las cosechas pendientes de recolección y aquellas que se hallan en plena fase de floración o cuajado. Así las cosas, las frutas de hueso han sufrido una afección de hasta el 100% en zonas hondas y frías de comarcas productoras como La Ribera Alta, La Vall d’Albaida, el Comtat y el Valle de Ayora, y entre las frutas más castigadas por el frío destacan melocotones, nectarinas, paraguayos, albaricoques, cerezas y ciruelas.

José Luis Sanz es productor de frutas de hueso en La Ribera y dirigente de AVA-Asaja. Reconoce que esta campaña «será complicada por la merma en volumen y rentabilidad». Este agricultor con explotaciones en Alfarp advierte también de la competencia que arrecia de Marruecos. Y según AVA-Asaja, «muchos productores van a perder todo el fruto de un año al no haber contratado el seguro agrario, porque las condiciones ofrecidas en la póliza no son suficientemente atractivas y no siempre están conectadas con la realidad a pie de campo». Por ello, esta organización insta al Ministerio de Agricultura a sentarse con el sector con motivo de esta nueva inclemencia climática y consensuar mejoras en los seguros agrarios.

Según los informe realizados por AVA-Asaja y la Unió de Llauradors, la Vall d’Albaida, la Costera y la Marina Alta son las comarcas más afectadas. En la producción de albaricoque, el exceso de agua ha provocado que la fruta no cuaje y ya se da prácticamente por perdida casi toda la producción, lo que se acumula a los graves problemas de las últimas campañas. En ciruelas el problema es parecido y se espera que en los próximos días caiga casi toda la flor y la reducción de la producción supere el 60%.

Rajado por la humedad

En melocotones se presentan problemas parecidos. Las variedades de media campaña o tardías tendrán graves problemas de cuajado y únicamente se podrá salvar la producción extra temprana que, al tener el fruto cuajado y de más tamaño, se salvará, aunque podrá presentar problemas fitosanitarios o de rajado por exceso de humedad. Mientras tanto, la producción de cereza, sobre todo en el norte de Alicante, se da, igual que en albaricoque, casi por perdida. La lluvia y el exceso de humedad han provocado que no cuaje, caiga o se estropee la flor y como consecuencia las perdidas serán cuantiosas. También se observan daños en los nísperos de la comarca de la Marina Baixa.

El nuevo episodio de heladas de los últimos días ha originado ya en el campo valenciano unas pérdidas estimadas en más de 50 millones de euros, según el secretario general de la Unió de Llauradors, Carles Peris, quien asegura que se suman a los 11 que ocasionaron ya las lluvias persistentes.

La Unió asegura que existen afectadas por las heladas una cifra superior a las 33.000 hectáreas en la C. Valenciana. El mayor número de hectáreas afectadas, el 80%, son de almendros, un 10% de caqui, 9% de fruta de verano y cereza y el 2% de hortalizas (patata, cebolla y alcachofa). El 37% de los daños, al tratarse del cultivo con mayor extensión, corresponde a los almendros. La fruta de verano, que ya venía muy tocada de las lluvias de las últimas semanas, representa el 7% de los daños y las hortalizas representan el 5%.

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, también concreta que la acumulación de las precipitaciones y de las heladas registradas en un momento tan avanzado de la temporada van a causar con toda seguridad más de 25 millones de euros de pérdidas a los agricultores de la C. Valenciana. Más allá de la fruta de hueso, el dirigente agrario advierte del impacto negativo para otros cultivos como los caquis, cítricos y las hortalizas. Incluso para la apicultura.

Compartir el artículo

stats