Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joan Trian Riu

"En marzo ya alcanzamos niveles prepandemia en reservas de hotel"

Consejero directivo corporativo de Riu hotels & resorts

Joan Trian Riu B.RAMON

Joan Trian Riu, que no ha cumplido aún los 40 años, es un joven empresario orgulloso de su origen mallorquín. Hijo de Carmen Riu, CEO de la compañía, cuenta sonriente que pronto será padre.

Estudió administración de empresas e inició su andadura profesional en Londres, como analista de banca de inversión, en plena crisis económica.

Confiesa que, a veces, le resulta inevitable llevarse los problemas a casa, pero en general sabe desconectar. En su tiempo libre asegura ser «un cocinillas». Disfruta yendo al mercado para comprar comida con la que igual prepara una paella que una barbacoa. Hace de todo. Hasta se atreve con la comida oriental. Le encanta cocinar en casa para la familia o los amigos.

Su otra gran pasión es salir a correr por la montaña. Coge el coche y se acerca a la sierra de Tramuntana para hacer deporte. Valora el contacto con la naturaleza.

¿Cómo ha ido la Semana Santa? ¿Cómo se presenta el verano?

La Semana Santa ha sido muy positiva, y las perspectivas a nivel de ingresos -toquemos madera- son buenas para este verano.

¿Cómo marchan las reservas?

Muy bien. En marzo estuvimos ya a niveles prepandemia en reservas hoteleras. Creemos que este verano va a ser similar al de 2019. Respecto a ese año, estamos ahora en torno al 80% de reservas, y en algunas zonas rozamos el 90%.

¿Acariciamos niveles precovid?

En marzo ya tocamos niveles precovid y abril ha sido muy bueno. El global de 2022 no será igual que 2019, pero prevemos alcanzar en algunos meses el nivel anterior a la pandemia.

La pandemia causó estragos en 2020. Números rojos...

En 2020 registramos decenas de millones en pérdidas, sí. En 2021 ya no perdimos, ganamos, y este año esperamos que los beneficios se sitúen al nivel de 2019. Podemos ser optimistas siempre y cuando no irrumpan nuevos acontecimientos como el de la guerra en Ucrania.

En lo peor de la crisis pandémica les salvó México...

Sí. México ha sido la locomotora de la empresa durante la crisis. Nuestro negocio en este país se ha comportado muy bien. Los clientes americanos continuaron viajando a México en pandemia y el cliente local ha seguido disfrutando de vacaciones. En 2020 México fue un balón de oxígeno. Nuestros sueldos en el resto del mundo se pagaron con los ingresos en este país, que es muy importante para nosotros.

¿Cómo afecta la invasión rusa de Ucrania a Riu Hotels?

En lugares como República Dominicana, Dubái o Maldivas teníamos bastantes clientes rusos y ucranianos y los hemos perdido. La guerra ha tenido un impacto a la baja. Genera incertidumbre y la incertidumbre en el turismo siempre retrae la voluntad de viajar.

Riu ha suspendido las ventas a través de su página web a clientes rusos hasta que acabe el conflicto. Actualmente no se puede reservar desde Rusia para ninguno de sus establecimientos, ¿por qué?

Nos preocupa la situación. Queremos analizarla con cautela y detenimiento, y ver cómo evolucionan los acontecimientos. No hemos tomado decisiones a largo plazo al respecto.

¿Se ha ayudado lo suficiente al sector en esta crisis?

Los ERTE y los ICO han sido de gran ayuda, y estamos agradecidos porque han sostenido la economía, pero debería haber habido más ayudas específicas para el sector proporcionales a su relevancia. Y tampoco han ayudado las declaraciones de algunos miembros del Gobierno...

¿A quién y a qué se refiere?

Se ha minusvalorado a este sector, del que depende entre el 11% y el 13% del PIB, y se ha minusvalorado a veces a sus trabajadores. De un recepcionista no se puede decir que su trabajo tenga poco valor añadido. Un recepcionista, para empezar, habla español, inglés, francés y alemán.

¿Deberían haberlos tratado como trabajadores esenciales?

No sé si esenciales -no somos la alimentación o la sanidad-, pero sí estratégicos. A veces se han pronunciado palabras vacías y sin fundamento. El trabajo que realizan los profesionales de este sector tiene un valor. No se puede infravalorar, como se ha hecho.

Habla, en todo caso, del Gobierno de la nación...

No. Solo de algunos miembros del Gobierno de España que han hecho comentarios fuera de lugar. El Gobierno balear ha demostrado tener mayor sensibilidad.

Se dispara la inflación, ¿cómo les afecta?

Tiene un doble efecto para nosotros. Por un lado, erosiona nuestros márgenes y, por otro, merma la renta disponible de las familias, lo que provoca que viajen menos o que, directamente, no viajen.

Y en el capítulo de gastos, la factura del gas y la luz sigue al alza...

La eléctrica con que trabajamos está incumpliendo los precios fijados en contrato desde junio. Estamos en plena negociación, pero la duda que tenemos es si nuestro gasto en electricidad, por ejemplo, se va a duplicar o a triplicar.

Pese a las dificultades, Riu sigue adelante con los planes de crecimiento que contemplaba antes del covid. Acaban de presentar, por ejemplo, su proyecto de nuevo hotel en Jamaica.

El Riu Palace Aquarelle, sí. Es una apuesta por un país, Jamaica, en el que estamos muy satisfechos desde hace más de veinte años y donde tenemos siete establecimientos. Allí somos la cadena hotelera no jamaicana más grande. Va a ser un hotel de unas 500 habitaciones en una playa magnífica, que ofrecerá un buen producto a los clientes y generará empleo en destino.

Y, muy recientemente, en abril, han abierto un hotel en Senegal.

Sí, el Riu Baobab de cinco estrellas. Es una apuesta importante y con cierto riesgo, porque el turismo no está muy desarrollado en Senegal y existen pocas conexiones aéreas. Pero estamos satisfechos con nuestro trabajo y nuestros resultados en el archipiélago de Cabo Verde, donde aterrizamos en 2004 cuando tampoco había mucho turismo, y creemos que podemos replicar el modelo en Senegal. En Cabo Verde tenemos ya cinco hoteles y hemos logrado un fuerte arraigo.

En febrero han abierto también un segundo hotel en Nueva York, ¿cómo les va en Estados Unidos?

Muy bien, y desde hace muchos años. Abrimos un primer hotel en Miami; luego, otro en Nueva York, que funciona muy bien y que replicamos, más tarde, en San Francisco, y ahora queremos abrir un nuevo hotel en Chicago. Estamos muy satisfechos con nuestro recorrido en Estados Unidos donde, cada vez, somos más reconocidos. Ojalá podamos seguir creciendo allí.

¡No paran!

Este año 2022, además de los inaugurados en Nueva York y Senegal, vamos a abrir nuestro segundo hotel en Zanzíbar y otros dos en Cancún, en México. Son aperturas que estaban ya planificadas antes de 2020 y que la pandemia obligó a posponer.

Riu está ya en 20 países con unos 100 hoteles, ¿dónde no están actualmente y les gustaría estar?

Estamos explorando en el Índico. Estamos ya en Maldivas, que es un destino top en Asia, pero estudiamos la posibilidad de crecer también, por ejemplo, en Tailandia, donde no tenemos presencia. Y, por supuesto, en el Caribe. Estamos ya en México, Jamaica, República Dominicana, Costa Rica, Panamá y Aruba, y queremos estar en Colombia, un destino importante.

El crecimiento de Riu, ¿es orgánico o inorgánico? ¿Crean nuevos hoteles o los compran?

Nuestro crecimiento, por norma general, es orgánico. Los hoteles que levantamos nosotros son mucho más rentables que los que compramos a terceros.

La empresa se ha volcado siempre en el negocio vacacional, pero en 2010 abrieron el primer Riu urbano, el Plaza Panamá, y ya está en otras muchas ciudades del mundo, ¿cómo les va el negocio de los hoteles urbanos?

En unas ciudades mejor que en otras pero, en términos generales, va bien. No tenemos el objetivo de estar en un número determinado de ciudades, pero nuestro deseo es estar en las grandes ciudades turísticas del mundo.

En Madrid tienen el Riu Plaza España en un enclave excepcional y en un edificio histórico del ‘skyline’ madrileño...

Madrid nos ha sorprendido mucho, y para bien. Fue una oportunidad que se nos presentó, no exenta de riesgos. Somos mallorquines, no conocíamos bien la ciudad y nos ha sorprendido gratamente lo que representa este edificio para los madrileños. El hotel ha sido un éxito de una dimensión que no esperábamos. Hemos hecho allí un buen trabajo en el desarrollo de producto -la terraza en la azotea de ese hotel es espectacular- y la ciudad de Madrid está desarrollando también un grandísimo trabajo para su desarrollo turístico. Las decisiones que allí se han tomado han convertido a Madrid en una ciudad de ocio top-3 en Europa.

Sus hoteles urbanos están en muchas de las grandes ciudades del mundo, no solo Madrid...

Londres, Berlín, Dublín, Nueva York, Miami, San Francisco, Chicago, Toronto, Panamá...

¿Y ciudades donde no estén con Riu Plaza y quieran estar?

Nos gustaría tener un hotel en Barcelona y, si se da la oportunidad, nos pondremos con ello. Lo mismo digo de París, Amsterdam y otras grandes ciudades del mundo.

¿Qué peso tienen los hoteles urbanos en su modelo de negocio?

Los hoteles urbanos pueden representar ya entre el 10% y el 15%. Somos una cadena vacacional, y seguiremos siéndolo, aunque tengamos una división de negocio importante en urbano. Los hoteles vacacionales tienen menor valor inmobiliario, pero dan lugar a una mayor generación de resultados.

¿Qué diferencia a los hoteles urbanos de los vacacionales?

Todo. Nuestros hoteles vacacionales están junto al mar y han de tener espacio suficiente para piscinas, bar salón, restaurantes e incluso parques acuáticos en algunos casos. Son hoteles a los que el cliente va de vacaciones, a descansar y a divertirse en una playa fantástica y con muy buen tiempo. Mientras que en ciudad tenemos dos tipos de producto. El hotel con salas de reuniones y salones para eventos, como Madrid, y el hotel concebido como un ‘bed&breakfast’ muy grande con habitaciones de muy buena calidad a precios muy razonables, como es el caso de Nueva York.

¿Cómo se proyecta Riu a futuro? ¿Qué objetivos persigue?

Queremos seguir siendo una empresa hotelera tanto vacacional como de ciudades turísticas. Satisfacción de cliente, buena relación calidad-precio y las mejores ubicaciones en destino van a seguir siendo nuestros tres grandes ejes.

Cuarta generación de la empresa familiar, Joan Trian Riu nos abre las puertas de su despacho en Palma de Mallorca para analizar las perspectivas de recuperación del sector, tras la pandemia, y los grandes retos que afronta Riu. El pequeño hotel San Francisco que adquirió su bisabuelo en 1953 es el embrión de una cadena hotelera que hoy tiene cien hoteles con casi 50.000 habitaciones en 20 países diferentes y da empleo a más de 28.000 profesionales.

Compartir el artículo

stats