Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Àngels secanella | cEO de Nagual

Prosperar dándole la vuelta a la tortilla

Àngels Secanella, fundadora de Nagual | ‘activos’

Con perseverancia y capacidad de trabajo Àngels Secanella ha dirigido tanto su vida laboral como su vida personal y, de hecho, considera que estas aptitudes son las que le han permitido salir adelante en los momentos más difíciles.

Nació en Barcelona, el 2 de agosto de 1968. En un viaje se le pasó una idea por la cabeza y quedarse sin trabajo poco después, embarazada, la empujó a llevarla a cabo. Era el año 2003. Àngels Secanella y su marido Ramón Andara decidieron «dar la vuelta a la tortilla a una situación de desempleo y emprender con un proyecto» que había empezado visitando Arizona, en Estados Unidos: producir para Europa la auténtica tortilla mexicana 100% de maíz. «Vimos que las tortillas de maíz en Estados Unidos eran igual que el pan molde aquí. Estaban en las estanterías con diferentes presentaciones y formatos ocupando los mejores lineales de los supermercados». Así nació Nagual, que en la tradición chamánica significa guerrero interior, el animal del poder al que se está vinculado.

Secanella tenía formación en administración de empresas y contabilidad, y después también se licenció en Psicología, que es algo más vocacional. «Cuando montamos Nagual ya tenía iniciada la carrera y tardé bastante tiempo en terminarla pero lo conseguí. Hacía unas dos asignaturas al año. Acabé la carrera con casi 40 años».

Antes de Nagual, había trabajado en empresas grandes y pequeñas siempre como administrativa o contable. Estuvo tres años en el departamento de contabilidad del grupo Schneider. Pero no soporta las jornadas partidas y se fue en busca «de la máxima calidad horaria en el trabajo». De hecho, para la CEO de Nagual es una filosofía de vida: «Siempre he luchado por ser dueña de mi tiempo y soy una firme defensora de la jornada intensiva». En Nagual, predica con el ejemplo y todos sus empleados «entran escalonadamente a trabajar y a las cinco de la tarde no queda nadie en la compañía».

A su entender, la mirada femenina en las empresas tiene un punto más solidario. «Hemos sido víctimas de muchos desajustes, algunos de los cuales siguen hoy en día. Estoy absolutamente convencida que el mundo sería mucho mejor si la gente conciliara y pudiera hacer jornada intensiva». Y puntualiza: «Conciliar no es solamente para madres y padres. Quiere decir tener horas para ti, que puedes dedicar a cuidar de tus hijos o a quedarte en tu casa leyendo, por ejemplo. Es un concepto diferente con el que, primero, el rendimiento en el trabajo mejora y, segundo, la gente es mucho más feliz».

Después de Schneider estuvo en una pequeña empresa familiar que por «una mala gestión de la propiedad» la dejó en el paro. A ella y a su marido. Y justo en ese momento decidieron explorar aquella idea que tuvieron en Arizona. Su hija Mireia nació en abril de 2003 y en noviembre de ese mismo año constituyeron Nagual. Su primogénito Daniel tenía tres años.

En un local de Barcelona

Empezaron en un pequeño local de su madre en Barcelona. Fabricaban dos días a la semana. Con una máquina pequeñita, Ramón, hondureño, hacía él mismo las tortillas que Àngels contaba y envasaba para luego ir a repartir. En 2011 pasaron a una nave de 500 metros cuadrados en Montcada y Reixach, y en 2018 se trasladaron a una planta de 1.000 metros cuadrados en Barberà del Vallès, municipio del área metropolitana de Barcelona, con una plantilla fija de 20 personas.

Como es un producto que no se podía encontrar en España, «poco a poco, con mucho trabajo, sin hacer ningún estudio de mercado encontramos nuestro nicho -explica- porque muchos restaurantes mejicanos no tenían tortilla de maíz, tenían de trigo, que es la más común, pero la auténtica, la que se consume en Centroamérica y México, es la de maíz».

Hoy producen 60.000 tortillas de maíz diarias. «A nosotros mismos, cuando miramos atrás, nos impresiona el camino recorrido», admite. El volumen de negocio fue de 1,7 millones de euros en 2021 y, según la evolución de los primeros meses de este año, «todo hace pensar que superaremos los dos millones de euros en 2022». El Corte Inglés, Hipercor, Eroski, Ametller, Veritas, Alcampo y Cal Fruitós son algunos de los establecimientos donde se pueden encontrar sus tortillas de maíz.

Cuando piensa en retos de futuro, Àngels Secanella habla de «llegar a más consumidores, tener más presencia en los lineales y que Nagual sea una marca reconocidapor ser una empresa familiar que cuida a las personas. Que hace las cosas bien».

Compartir el artículo

stats