Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DIONISIO CAMPOS | DIRECTOR DE FABRICACIÓN DE FORD ESPAÑA

El ejecutivo de pueblo que gana a los alemanes

Dionisio Campos en Almussafes | ‘activos’

El exjugador de fútbol británico Gary Lineker, considerado uno de los mejores delanteros del mundo del deporte del balompié de su época, actual comentarista de la BBC, acuñó una mítica frase: «El fútbol es un deporte que juegan once contra once y, al final, siempre ganan los alemanes». La sentencia no parece haber desanimado durante este último año y medio a Dionisio Campos, director de Fabricación de Ford España, durante el partido de la ‘liga del automóvil’ que ha enfrentado esta última temporada 2021/2022 a las factorías de la multinacional del óvalo azul de Almussafes y de Saarlouis (Alemania). Ambas se jugaban la adjudicación de nuevos vehículos eléctricos y pasar o no la Champions League del negocio de la automoción en Europa. Después de una tensa espera y arduas negociaciones para conseguir la mejor candidatura, la planta valenciana se ha llevado el gato al agua.

El artífice de este éxito empresarial para las operaciones de producción de Ford en España ha sido Dionisio Campos (Almenara, Castelló, 1961), ejecutivo vinculado profesionalmente a la compañía desde 1989. Hace poco más de lustro se convirtió en el primer español en ocupar la posición de máxima responsabilidad en la factoría de automóvil y de motores. El timón de la fábrica había sido ocupado hasta entonces por directivos estadounidenses, franceses, alemanes, argentinos...

El ejecutivo castellonense es un «hombre tranquilo», aseguran quienes conocen sus métodos de trabajo. Tiene grandes capacidades de mando y de trabajo en equipo. «Ford y toda la industria se enfrentan a una revolución similar a la que representó hace más de cien años la irrupción del automóvil en nuestra vidas», comentó el responsable de la fábrica de Almussafes al poco tiempo de tomar las riendas de una planta que en la actualidad emplea a 6.000 trabajadores, es la más flexible del viejo continente (capaz de producir hasta cinco modelos a la vez) y tiene una capacidad instalada para fabricar más de 400.000 unidades cada año.

Ingeniero técnico eléctrico por la Universidad Politécnica de Barcelona y MBA por la de Anglia (Reino Unido), Dionisio Campos también ha desempeñado las labores de director de lanzamientos de Ford España. En dos ocasiones, 1992 y 2000, estuvo trabajando en Inglaterra en los departamentos de ingeniera de fabricación y como gerente de nuevos motores. Ha tenido que batirse el cobre en múltiples ocasiones para sacar adelante la carga de trabajo. Se le recuerda por «poner las pilas» a los italianos de la marca Pininfarina, encargados de hacer descapotables los modelos Ford Ka fabricados en Almussafes.

En el periodo 2008-2011 estuvo destinado en Rumania tras la adquisición, integración y puesta en marcha de una nueva factoría en el conglomerado empresarial de Ford Europa. La corporación de capital norteamericano había comprado una planta a la asiática Daewoo y el ejecutivo castellonense fue el elegido para preparar el desembarco de Ford en aquel territorio del este del viejo continente. Dicho y hecho. Allí se fue, junto a otros ingenieros valencianos, a preparar un nuevo nicho de mercado para la matriz con cuartel general en Detroit.

En el año 2012 volvió a España como gerente general de fabricación y en octubre de 2013 fue nombrado director de lanzamiento de nuevos productos.

Almorzar con sus amigos

Casado y con dos hijos (uno trabaja en la Ford), Dionisio Campos disfruta viajando. Y todos los sábados por la mañana acude a su pueblo natal para almorzar con sus amigos de infancia. Dicen que tiene mucho «don de gentes y sentido del humor».

Parte de su juventud la pasó en Francia. A la vuelta de los años y después de tanta experiencia acumulada en Ford, asegura que el proceso de electrificación de Almussafes está garantizado: «La decisión de elegir Valencia como la planta para industrializar en Europa la nueva arquitectura de vehículos eléctricos de Ford es un hito en la historia de la factoría. Aún nos queda mucho trabajo por hacer pero estamos confiados en que lograremos situar a la planta de Ford en Valencia a la vanguardia de la automoción europea y mundial del vehículo eléctrico y conectado».

Campos, hombre prudente y agradecido, considera que la victoria de la candidatura de Almussafes se debe a un proceso «largo de varios meses de análisis estratégico y técnico». A pesar de la victoria, ha indicado que ahora trabajarán con la planta de Saarlouis «para encontrar alternativas de trabajo para ellos». Considerado el gran factótum de la llegada del coche eléctrico a Valencia, uno de sus signos distintivos es la capacidad de negociación, pero no olvida que la «plantilla liderada por UGT ha sido responsable por entender la situación» y recuerda el «apoyo del Gobierno y la Generalitat».

Compartir el artículo

stats