Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gabriel Serrano: "Una empresa solo puede crecer si hace mejorar a sus empleados"

Fundador y presidente de Sesderma

El doctor Gabriel Serrano, en la sede central de Sesderma en Puçol. | D. Tortajada

El fundador y propietario de los laboratorios Sesderma y Mediderma, Gabriel Serrano Sanmiguel (Aracataca, Colombia,1949), es doctor en Dermatología y Venereología por la Universitat de Valencia y director médico de la Clínica Dermatológica Doctor Gabriel Serrano desde 1976. Se graduó en la Universitat de València y fue jefe clínico del Servicio de Dermatología del Hospital General Universitario durante más de 25 años. Sesderma vende en farmacias y parafarmacias de 80 países. Comercializa las marcas ‘Sesderma’, ‘Medimerma’, ‘Dermapartnes’, ‘Sophieskin’ y ‘Dr. Serrano’ (exclusiva para El Corte Inglés). La compañía familiar, tras superar la crisis interna que acabó con la salida de su anterior consejero delegado, factura cerca de 60 millones de euros y emplea a 600 empleados a través de sus 23 filiales. No quiere perder su estructura. Su próxima parada es Dubai, donde abrirá un tienda y una clínica.

¿Cómo compite una empresa mediana como la suya, de carácter familiar, en medio de grandes multinacionales (Avon, L’Oreal, Pierre Fabre… ) que controlan el mercado del cuidado de la piel?

El principal valor diferencial de Sesderma es la investigación e innovación constante en el desarrollo de todos nuestros productos y tratamientos, además del ADN médico. Soy dermatólogo desde hace más de 46 años y mi clínica dermatológica en Valencia fue de las primeras en tratar enfermedades graves de la piel. En el contacto diario con mis pacientes me di cuenta de que había muchas carencias en productos dermatológicos que pudieran ayudarlos a tratar sus problemas de la piel. El mercado no contaba con las soluciones adecuadas, así que decidí crear los laboratorios en 1989. Una de nuestras señas de identidad es el uso de nanotecnología desde el año 2009. Siempre hemos apostado por la aplicación de la nanotecnología en la fabricación de nuestros productos y tratamientos, tanto de Sesderma como Mediderma. La tecnología ‘nano’ te permite transportar ingredientes activos más allá de la piel, lo que garantiza que los activos penetren y se toleren mejor en todo tipo de pieles. El capital humano es otro de los motivos de nuestro éxito frente a la competencia. Una empresa solo puede crecer si hace mejorar a sus empleados.

¿Qué lecciones le deja la pandemia?

Echando la vista atrás, lamento la falta de sensibilidad en este periodo. Sin embargo, dieron la talla los de siempre: los médicos. Recuerdo cuando realizamos varias donaciones de cientos de mascarillas y productos dermatológicos a hospitales de toda España, y también las caras de felicidad del personal tras largas jornadas sin descansar. Apenas tenían material de protección en medio de todo el caos sanitario. El desempleo mata y el desequilibrio emocional también. He visto egoísmo, también vagancia y sobre todo insolidaridad. Todos deberíamos ser más generosos y prestar atención a los colectivos más vulnerables, y particularmente, tener un mayor respeto hacia nuestros ancianos.

En estos tiempos de coronavirus, ¿qué recomienda una firma dedicada al cuidado de la salud?

Aunque nuestras ventas online aumentaron considerablemente, el consumidor de productos dermocosméticos prefiere seguir acudiendo al dermatólogo o a su farmacia de confianza para que le aconsejen sobre el mejor tratamiento para su piel. Nos reinventamos para superar la situación. Invertimos en productos que pudieran llegar a las grandes superficies y a los supermercados en la pandemia, como el gel higienizante, democratizando los precios para llegar a todos.

Sesderma está presente en 80 países, incluyendo mercados tan exigentes como Oriente Medio y China. ¿Cuáles son sus próximos planes de expansión en el exterior?

Tras varias décadas innovando en el cuidado de la piel y como parte del proceso de expansión internacional de los laboratorios y mi labor médica, vamos a inaugurar una clínica y tienda Sesderma en uno de los centros comerciales más prestigiosos de Dubai. Este salto adelante tiene un significado extraordinario. Las ventas internacionales suponen ya un 80 % de la facturación de la compañía.

Tiene 23 filiales, ¿piensa abrir más y mantener el ritmo de crecimiento ?

Los laboratorios ya nacieron con proyección global. En 1992 inauguramos nuestra filial en Estados Unidos, empezando en Atlanta y trasladándonos a Miami en 2010. Un año antes, habíamos abierto también oficinas en Polonia, mientras que en 2012 pusimos en marcha las filiales de México e India. Desde entonces, la presencia internacional se ha consolidado en todo el mundo con filiales en prácticamente toda Latinoamérica, Europa o mercados estratégicos como China. Mi sueño es que los productos Sesderma y Mediderma sean accesibles para todo el mundo. De ahí, que estemos trabajando en la apertura de nuevas filiales en Oriente Medio y el norte de África, además de otras en Europa.

Del Caribe al Mediterráneo vino usted desde muy joven. Procede de familia de médicos y farmacéuticos. Se define como un «alquimista que no especula». ¿Por qué?

Primero soy médico y después empresario. El afán de conocimiento e investigación es la base de nuestra innovación en dermocosmética. Pero la humanidad y la generosidad es lo que nos define. Siempre digo que nuestra vocación no es empresarial, sino dermatológica. En nuestro catálogo de productos tenemos muchos que están indicados para un sector de la población muy minoritario, que atienden patologías como vitíligo, psoriasis o dermatitis entre otros. Yo me niego a retirarlos, aunque sean deficitarios, porque hay personas que los necesitan.

¿Qué inversiones tiene previstas Sesderma en los próximos años?

Siempre estoy trabajando en multitud de proyectos, como el reciente lanzamiento de la línea de alta cosmética ‘Dr. Serrano’. Mi foco a corto plazo es potenciar nuestra nueva línea de ginecoestética y seguir promoviendo nuevos cursos para formar a profesionales médicos en esta especialidad, como el que organizamos hace unas semanas en nuestras instalaciones Puzol y en mi clínica de Valencia. Más de veinte profesionales de la ginecología, la dermatología y la medicina estética de todo el mundo, se dieron cita en este curso sobre ginecoestética funcional y regenerativa. A lo largo de esas jornadas, los participantes conocieron las técnicas más innovadoras en ginecoestética, desde cómo realizar el abordaje y diagnóstico de cada patología, hasta el uso de los distintos dispositivos disponibles para su tratamiento.

Como empresa familiar, ¿tiene ya resuelta la sucesión en la propiedad y en la gestión?

Este es uno de los temas más importantes a los que he tenido que hacer frente en los últimos años. De mis seis hijos, cuatro de ellos ya forman parte de los laboratorios, y debemos trabajar para que continúe, no por mí o por mi familia, sino por los pacientes y los trabajadores. La empresa es un patrimonio familiar que no va a desaparecer ni va a ser vendida aunque yo no esté en ella.

¿Qué piensa de los protocolos familiares?

Toda la familia ha firmado un protocolo de sucesión ante notario y mis hijos se han comprometido a cumplirlo. A menudo recibo alguna oferta de grandes farmacéuticas o incluso otros laboratorios que quieren comprar Sesderma, pero como ya he dicho mi motivación no es empresarial ni económica. Estos laboratorios y mi clínica son un proyecto de vida.

¿Cuál es el secreto para una piel bonita?

Hay que cuidarse por dentro para estar bien por fuera. Cuanto mejor sea nuestra alimentación y nuestro estilo de vida la piel reflejará un mejor aspecto. Por otra parte, el sol es el principal enemigo de la piel y el protector solar la crema que no debe faltar en nuestro protocolo diario, incluso en invierno. Afortunadamente, la concienciación cada vez es mayor y la gente poco a poco abandona hábitos peligrosos, como tomar el sol en las horas centrales en verano o tomar rayos UVA. Si la gente adoptara las debidas medidas para protegerse del sol ahora, revertirían muchos de los daños que aparecen a lo largo de los años como por ejemplo manchas y arrugas prematuras, y en los casos más graves, cáncer de piel.

Entonces, en estos tiempos de calores extremos, ¿cuánto tiempo hay que tomar el sol?

No hay tiempo máximo de exposición sol, lo que sí debemos tener en cuenta son varias recomendaciones para evitar sus efectos dañinos. El uso de fotoprotector solar debe ser continuado durante toda la exposición, además de reaplicar con frecuencia cada dos horas o después de cada baño. La finalidad del fotoprotector no es prolongar la exposición solar, sino protegernos del daño que nos puede hacer la radiación. El bronceado no es otra cosa que una alarma que activa nuestro cuerpo. Nos alerta de que algo no va bien.

Compartir el artículo

stats