Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

Intercitrus sigue muy viva

Puesto de frutas de un supermercado. | EMV

En septiembre asumí la presidencia de Intercitrus . Casi un año más tarde, el viernes y con el ministro de Agricultura, Luis Planas, como testigo, la asamblea ratificó mi relevo por Enrique Bellés, en representación de la asociación de cooperativas y afines. Es un punto y seguido en la marcha de la interprofesional, que queda en las mejores manos. En mi estreno al frente de la entidad prometí trabajar «en las pocas cosas que nos separan, y actuar juntos en las muchas que nos unen». A ello nos hemos dedicado. En aquel discurso avancé la crítica situación en la que se encontraba la citricultura a consecuencia de la apertura de nuestro principal mercado –la UE- y de la falta de reciprocidad. La campaña ha evidenciado que el diagnóstico era certero y que las importaciones masivas y retrasadas en el tiempo procedentes del hemisferio sur iban a arruinar las expectativas levantadas. El trabajo de Intercitrus se ha centrado en luchar por la sanidad vegetal y en reclamar mayores garantías para una competencia más leal. Durante este tiempo, además, se ha consolidado el trabajo de la nueva directora y la interprofesional ya dispone de una infraestructura y un horizonte de estabilidad. Avanzamos en la preparación de las ineludibles campañas de promoción para incentivar el consumo y, más aún, en la interlocución con las principales autoridades con las que hemos mantenido infinidad de contactos que han servido para reforzar el papel de la interprofesional. Ya nadie habla del «languidecimineto» de Intercitrus. Pero sí, más allá de todo eso, el balance de esta temporada se resume en un logro histórico, un hito que marcará un cambio de paradigma en sanidad vegetal: la aplicación del cold treatment a las naranjas para evitar la entrada de la ‘Falsa polilla’ en importaciones de países en los que la plaga está presente. Y ello gracias al extraordinario apoyo, técnico y político, del Ministerio de Agricultura y al respaldo que en esta cruzada también obtuvimos del President de la Generalitat y de la Conselleria de Agricultura. El discurso crítico contra la falta de reciprocidad y las carencias en materia de seguridad alimentaria y sanidad vegetal está comenzando a calar en Europa. Ahora necesitamos que la decisión se implemente de forma eficaz y ajustada a norma y se garantice su cumplimiento. En el futuro próximo seguiremos luchando por aplicar este tratamiento a las mandarinas y pomelos porque el riesgo fitosanitario es el mismo.

Compartir el artículo

stats