Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quién manda en el fútbol español

10 de los 20 clubs de Primera división cuentan con inversores internacionales. En el sevilla entrarán en breve. lo hacen atraídos por el aumento de ingresos y un control que blinda la sostenibilidad

El estadio de Mestalla

El fútbol español ha sorteado la pandemia con más tino que sus vecinos internacionales. El férreo control económico de LaLiga ha contenido en torno a los 1.000 millones de euros las pérdidas de los clubes profesionales, que en un 60% son atribuibles únicamente al FC Barcelona. Y esa es una de las bazas que ha atraído al capital internacional, que en la Premier League augura dificultades de revalorización y ve en LaLiga un terreno más fiable para los negocios que Bundesliga o Ligue-1.

En el mapa accionarial del fútbol español hoy conviven clubs sociales propiedades de miles de socios, con familias como los Roig en Villarreal o los Castro y Del Nido en Sevilla, grupos empresariales locales y, desde 2015, cada vez más socios extranjeros. Los hay desde multimillonarios con ganas de ser actores de una industria muy mediática, como el singapurense Peter Lim o el saudí Turki Al-Sheikh, pero también fondos internacionales como Ares Management, el último en llegar con mayor inyección de una tacada: 120 millones en el Atlético de Madrid.

Real Madrid

Disciplina, azar y títulos para salir del covid sin apenas rasguños

El Real Madrid ha sido históricamente uno de los clubs más disciplinados en lo económico. Tras sanearse por completo con el denominado ‘pelotazo’ a principios de siglo, el club ha logrado beneficios de manera constante cada año, e incluso durante la pandemia logró ganar 1,2 millones de euros cuando el resto de las potencias europeas presentaba pérdidas millonarias. Pese a las desviaciones presupuestarias, que elevarán el coste del Santiago Bernabéu a casi 1.000 millones, Florentino Pérez también ha contado con el azar como aliado, pues la pandemia y el cierre de estadios coincidió con el periodo de obras del recinto, minimizando el impacto real sobre su negocio, y dándole dos años de ventaja frente al FC Barcelona en cuanto a generación de nuevos ingresos frente a los tradicionales.

F.C. Barcelona

El ‘all-in’ de Laporta al que el éxito deportivo dará la sostenibilidad económica

El FC Barcelona es el club europeo que más pérdidas ha acumulado, con 582,6 millones de euros. La anterior junta instaló al equipo en la misma dinámica que muchos otros, donde la rentabilidad la marcaba la capacidad de vender jugadores cada año por elevadas sumas. A eso se unió una política salarial que todavía hoy son una losa para encauzar la situación. La venta del 25% de los derechos de televisión servirá para tapar ese agujero, con una inyección de más de 500 millones, pero el presupuesto aún está muy sujeto a operaciones extraordinarias como la venta de jugadores o más activos, como Barça Studios. Ya avisó la junta que se debe reducir el coste de la plantilla en 150 millones de euros, especialmente porque la cesión de una parte del dinero de las retransmisiones también supone renunciar a 41 millones de ingresos anuales durante 25 años. Y la vía rápida para compensar eso, en un contexto de madurez del negocio tradicional, pasa por el Espai Barça.

Atlético de Madrid

Un club a dos aguas entre la internacionalización y Canillejas

El Atlético de Madrid ha logrado dar el salto definitivo a la élite europea, aunque sea a costa de un elevado endeudamiento. El club rojiblanco tiene una deuda neta de 632 millones de euros, fruto de la construcción del renombrado Civitas Metropolitano y la apuesta por la expansión internacional. Con unos ingresos anuales ya en la franja de los 400 millones de euros, el club aún no ha conseguido hacer sostenibles en el tiempo sus operaciones. La pandemia la pasará con unos números rojos acumulados que rondarán los 150 millones de euros, en parte cubiertos con la inyección de 120 millones de euros del fondo Ares Management. Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo, eso sí, han logrado articular la venta de modo que aún preservan la gestión del Atleti, al que esperan poner la guinda con construcción de la ciudad del deporte en torno al estadio, el distrito de San Blas-Canillejas.

Real Betis

La bandera de la sostenibilidad y el reto de la reordenación económica

El Real Betis ha logrado alcanzar la estabilidad accionarial gracias a un núcleo de empresarios locales que conjuntamente pueden sacar adelante todas las juntas. Ese factor ha sido clave para el crecimiento de los últimos años, si bien el próximo desafío pendiente es establecer un modelo autosostenible. Tras varios años en los que las plusvalías por traspasos permitieron aumentar el presupuesto, la pandemia ha obligado al club verdiblanco a asumir unas pérdidas de más de 40 millones de euros en tres años, pese a que la facturación ya supera los 100 millones anuales. Una de sus bazas es el potencial del Benito Villamarín si se afronta la ampliación final del estadio, así como un nuevo complejo de entrenamiento que costará más de 30 millones y se quiere financiar con fondos europeos, presentándolo como caso de éxito en sostenibilidad.

Sevilla F.C.

El reto de crecer comercialmente al ritmo de lo deportivo con socios enfrentados

El Sevilla FC ha estado en el foco de los inversores extranjeros durante años, pero la gran complejidad es poner de acuerdo a un accionariado fragmentado y dividido entre dos bandos: el liderado por el actual presidente, José Castro, y su predecesor, José María del Nido. Aun así, el club se ha consolidado entre los cuatro más importantes de España en lo deportivo, si bien no ha conseguido alcanzar el mismo nivel en lo económico. Primer equipo de LaLiga en repartir dividendos, la pandemia rompió su modelo de negocio basado en comprar barato y vender caro, arrojando unas pérdidas de 40,2 millones de euros entre 2019 y 2021. Con un negocio que ya ronda los 200 millones de euros anuales, el gran proyecto de la entidad es reconstruir desde cero el Sánchez Pizjuán para contar con un recinto más moderno y que reduzca el eso de los traspasos en los ingresos.

Villarreal CF

Una empresa familiar y solvente en un sector con cada vez más fondos

El Villarreal CF ha aguantado el tirón del covid y ha sabido sacar rédito a través de los éxitos deportivos. El club de Castellón cerró 2020-2021 con una facturación de 135,41 millones de euros y completó los dos primeros ejercicios marcados por la pandemia con unas pérdidas de 15,2 millones de euros, en parte por la decisión de potenciar la plantilla y su triunfo en Europa League, que aumentó un 11% su masa salarial. La solidez económica siempre ha sido una de las principales bazas de los ‘groguets’, que no buscan generar grandes ganancias anuales y trabajan con ciclos de cuatro años en los que el resultado debe ser cero. Ahora, con los fondos de CVC invertirá 35 millones de euros en la remodelación del Estadio de la Cerámica.

Athletic Club

Hucha para resistir al covid y nueva etapa con Uriarte

El Athletic Club llevaba años trabajando para ser uno de los proyectos más sólidos patrimonialmente del fútbol español. Aunque cerró el ciclo 2019-2021 con unas pérdidas de 46,3 millones de euros, las dotaciones creadas gracias a las plusvalías por traspasos ascendían a 142,3 millones y su deuda neta era negativa en 96,46 millones. La facturación en 2020-2021 cayó hasta 119,82 millones. ¿La razón? El freno a la venta de jugadores con rumbo a la Premier League y la ausencia de público en las gradas, que se ha comido 25 millones en ingresos. Ahora inicia una nueva etapa de la mano de Jon Uriarte, un emprendedor del mundo tecnológico, como presidente, que deberá retornar al club a los números negros.

Real Sociedad

Camino del equilibrio presupuestario e incremento de ingresos

La Real Sociedad ha sido de los clubs que mejor ha navegado por la pandemia. El conjunto donostiarra cerró las dos temporadas covid (2019-2021) con unas pérdidas de solo 4,42 millones de euros. De cara a 2021-2022 ya apuntaba a alcanzar el equilibrio gracias, eso sí, a disputar la Europa League. Los pagos de Uefa han permitido que su facturación haya aumentado un 8%, hasta 105 millones de euros frente a 2018-2019. Además, ha logrado ajustar su masa salarial pese a jugar en Europa y aumentarla un 9%, casi en línea con el ritmo de crecimiento de su negocio. Al igual que el Athletic, disponía de recursos propios para ejecutar su plan patrimonial y la remodelación de Anoeta, que ascendió a 80 millones de euros, se financió con recursos propios. En el club ningún accionista supera el 2% por acuerdo con los socios y su presidente es Jokin Azperribay.

Valencia CF

Dudas con el Nuevo Mestalla y más pérdidas entre tensiones deportivas

El Valencia CF ha perdido 136,33 millones de euros en las últimas ocho temporadas, en las que solo una se ha cerrado en positivo. Y no va a aflojar, porque para 2021-2022 las pérdidas que se esperan son de otros 50 millones de euros, según Layhoon Chan, persona de confianza de Peter Lim, máximo accionista desde 2015 y quien ha cubierto todas esas pérdidas con ampliaciones de capital por 150 millones de euros. ¿El problema? Esa inversión no ha consolidado al club en la élite, no ha garantizado su sostenibilidad económica y no ha acelerado las obras del nuevo estadio. Ahora, el club tendrá a su disposición 80 millones de CVC, que costearían tres cuartas partes de la obra, más los fondos que logre con la venta de los terrenos del actual. Insuficiente para solventar la quiebra de la relación entre la propiedad y su masa social.

RC Celta

Más patrimonio y golpe económico en 2021-2022 tras contener la pandemia

El RC Celta sacó pecho de su gestión en los dos años de pandemia, en los que las pérdidas fueron de solo 210.000 euros. Sin embargo, el gran problema vendrá en 2021-2022, un ejercicio en el que espera números rojos de 11 millones de euros si no hay traspasos. El club es propiedad de su presidente, Carlos Mouriño, que tiene el 67,9% de su capital, con Antonio Chaves como director general. Los números rojos se deben a la caída en la facturación en 2020-2021, en la que su negocio ordinario cayó a 73,53 millones de euros. De nuevo, la parálisis del mercado de traspasos, aspecto clave para los gallegos, y disparar su gasto en plantilla un 33%, han sido lastres en sus cuentas. Su gran proyecto es la inversión de 70 millones de euros en un gran ‘hub’ deportivo, donde instalará su centro de entrenamiento, pabellón y universidad del deporte, entre otros.

RCD Espanyol

LaLiga Santander y capital chino para cubrir pérdidas

El RCD Espanyol pasó por Segunda División en mitad de la pandemia. El naufragio del proyecto deportivo en pleno covid dejó unas pérdidas acumuladas de 2,28 millones de euros, a las que se añadirán un agujero de más de 25 millones en 2021-2022. Todo cubierto por Rastar Group, que aportó 38 millones de euros más en el momento más complicado para la industria del fútbol.

Las inyecciones promovidas por su presidente, Chen Yansheng, también han ayudado a reducir la deuda neta, que el año pasado sólo era de 28,15 millones de euros. En lo institucional, este curso se ha producido la salida de José María Durán como CEO por diferencias en la gestión, una vacante cubierta por Mao Ye Wu, quien debe sentar las bases para mantener el equipo en Primera y acabe de despegar comercialmente con la explotación del estadio.

CA Osasuna

Recuperar El Tajonar tras triplicar facturación y salvar la rentabilidad

El CA Osasuna ha logrado salvar la rentabilidad en el ciclo de covid, uno de los pocos que lo ha hecho en LaLiga junto al Real Madrid. Su resultado neto acumulado, a la espera de 2021-2022, ha sido de 3,5 millones de euros y ahí juega un papel clave el despegue en los ingresos, que se han triplicado desde 2018-2019, hasta 60,2 millones de euros. El club, que aún es propiedad de sus socios, regresó a la élite en 2019-2020 y ha aprovechado la televisión para acelerar su crecimiento. En cuanto al endeudamiento, se sitúa en 35,12 millones de euros, debido a la reforma de El Sadar. Ahora, con los fondos de CVC, se trabaja en la recompra de su patrimonio inmobiliario, como son el estadio y la ciudad deportiva, en su día entregados al Gobierno de Navarra para cancelar su deuda tributaria.

Cádiz CF

La permanencia en Primera tras doblar la facturación y en busca de un ‘hub’

El Cádiz CF ha logrado permanecer en lo más alto del fútbol español tras asegurarse una plaza en Primera. Las claves que explican que el club lograra doblar su facturación entre 2019 y 2021, alcanzando los 55,5 millones son dos: por un lado, la permanencia y por otro el incremento de su comunidad de aficionados. Sin embargo, el resultado neto de la entidad presidida por Manuel Vicaíno fue negativo, con unas pérdidas de 2,4 millones de euros y un endeudamiento que se situó en los 6,7 millones al cierre de la temporada de 2020-2021. En plena disputa accionarial entre Manuel Vizcaíno y Quique Pina, este año ha dado entrada en el accionariado a Ben Harburg, un inversor estadounidense con intereses en China, clave para ejecutar un plan inversor de 100 millones que incluye nuevo estadio y ciudad deportiva.

RCD Mallorca

Compromiso de un nuevo dueño y revalorización tras descender en 2020

El RCD Mallorca ha logrado consolidar su posición en Primera División tras disparar sus ingresos durante los dos años de pandemia. La entidad controlada desde 2016 por Robert Sarver, a su vez dueño de los Suns de la NBA, cerró 2020-021 con una facturación de 32,6 millones de euros en un contexto en el que cabe destacar los 7,8 millones en plusvalías por traspasos, récord en la última década. La inyección de 9 millones en 2021 por parte de la propiedad -ya ha aportado casi 50 millones- para mitigar el golpe de la crisis sanitaria permitió al club centrarse en el negocio, con tal de buscar el ascenso y no comprometer en exceso la sostenibilidad económica. Ahora, con los fondos de CVC se proyecta una inversión de más de 20 millones de euros en Son Moix para convertirlo en un recinto de entretenimiento.

Elche CF

Multiplica por seis su negocio tras lograr el ascenso a Primera en 2019-2020

El Elche CF llegó a Primer División por la puerta grande. El club ilicitano, propiedad del empresario y representante de futbolistas argentino Christian Bragarnik, cerró 2021-2021 con una facturación de 62,05 millones de euros, multiplicando por seis sus ingresos tras recuperar una plaza que perdió en 2015 vía descenso administrativo por impago de sus deudas. Hoy el club está totalmente saneado, con un resultado neto agregado de 14,01 millones de euros entre 2019 y 2021. En este periodo, el club triplicó las plusvalías por traspasos, hasta rozar los 7 millones en 2020-2021. El Elche logró anular su deuda con Hacienda, y su endeudamiento al cierre de la temporada 2020-2021 era de 2 millones de euros. El club ha sabido sacar partido al tirón audiovisual y a la gestión de la rotación en la plantilla durante los últimos años.

Rayo Vallecano

Vuelta a la élite del fútbol pese al enganche entre dueño y afición

El Rayo Vallecano logró la permanencia en Primera con diversos retos que acometer. El club controlado por Raúl Martín Presa registró un resultado neto de 3,06 millones de euros entre 2019 y 2021, tras lograr el ascenso y la permanencia a la máxima categoría del fútbol español, frente a las pérdidas récord de 7,1 millones en 2020-2021. ¿La razón? La entidad no logró rebajar la masa salarial al mismo ritmo que cayeron los ingresos, con un ajuste del 34%, hasta 17,6 millones. Por otro lado, el volumen de negocio del club fue de 13,5 millones de euros durante ese periodo. Además, el club tiene disparada la deuda neta, hasta 31,5 millones, casi tres veces más que en 2018-2019, y el reto de modernizar sus instalaciones impulsar su proceso de digitalización y mejorar su relación con la afición.

Real Valladolid

El ejemplo de que el ascensor de la ayuda al descenso funciona

El Real Valladolid ha logrado volver a Primera División haciendo buena la idea de que la ayuda al descenso es cada vez más un mecanismo de estabilidad para los clubs en la élite. El equipo controlado por Ronaldo cerró el periodo de 2019-2021 con un resultado neto de 7,92 millones de euros, un cojín suficiente para absorber las pérdidas que puedan derivarse en 2021-2022 tras su descenso a Segunda y el esfuerzo realizado en plantilla para recuperar plaza en la élite por la vía exprés. El club vallisoletano, que en Primera ha llegado a rozar los 80 millones de euros, trabaja con un plan inversor de 21 millones de euros para su ciudad deportiva y una residencia, que se añadirán a los 30 millones que se quiere destinar a la reforma del estadio.

Girona FC

Filial’ en LaLiga del mayor ‘holding’ futbolístico regresa a la élite con 20 millones de gas

El Girona FC se vio duramente golpeado por la pandemia, pero finalmente ha logrado su objetivo de regresar a LaLiga Santander. El club catalán, controlado por City Football Group (CFG), cerró la temporada de 2020-2021 con un volumen de negocio de 20,87 millones de euros, recortando sus ingresos en un 50% durante los dos años de pandemia. De ahí que su ascenso tenga más mérito, pues se hizo con aún menos ingresos tras no lograr el ascenso a la primera y tener que lograrlo ya sin el paracaídas económico de LaLiga. De ahí que el dueño del Manchester City, junto a Pere Guardiola y Marcelo Claure, inyectaran 20 millones al club a finales de 2021, con tal de cubrir los más de 12 millones de pérdidas asumidos durante los tres cursos impactados por el covid. ¿El reto? Definir el futuro de Montilivi como estadio, hoy con estructuras temporales, y la construcción de la nueva ciudad deportiva.

UD Almería

El primer juguete del capital saudí en el que ya se han invertido más de 50 millones

El UD Almería es el último equipo de Primera División que dio entrada a un inversor extranjero, y el primero que se abría al capital saudí. Turki Al-Sheikh, alto cargo del Gobierno de Arabia Saudí y próximo a la casa real, tomó el 99% del club y posteriormente le inyectó 31 millones de euros, a los que después han seguido más de 20 millones en dos años a través de patrocinios de empresas del país del Golfo que difícilmente tienen una lógica comercial. De ahí que sus ingresos en 2020-2021 ascendieran a 30,09 millones de euros, aunque eso no ha evitado que la entidad acumule unos números rojos de 4 millones de euros en el ciclo 2019-2021. Tras alcanzar una plaza en Primera, entre excentricidades como regalar coches a los espectadores, su ambición es construir un estadio mucho más grande y una nueva ciudad deportiva para desarrollar talento.

Getafe C.F.

El eterno club en venta que ha hecho rentable el fútbol al sur de Madrid

Ángel Torres es uno de los accionistas históricos del fútbol español, y probablemente de los que más veces ha dejado la venta del club a punto de firma en el notario. Tras salvar el ‘matchball’ del descenso administrativo en 2015 con un préstamo de 9,5 millones, el club ha logrado atar su sostenibilidad económica. Entre 2019 y 2021 logró un beneficio neto agregado de 13,33 millones de euros, y ahora ha incorporado a Ramón Planes como director general de fútbol con el objetivo de mantener rodando la rueda de la compraventa de jugadores, en las que se ha sustentado la recuperación del equipo de fútbol. Con una de las masas sociales más bajas de Primera, el interrogante es cómo canalizará los fondos de CVC.

*Cifras en millones de euros

Compartir el artículo

stats