Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Despliegue de renovables: La C. Valenciana en el furgón de cola

La burocracia lastra la instalación de parques solares en la comunitat Valenciana frente a la apuesta decidida de Extremadura, Castilla La Mancha, Castilla y León, Andalucía, Aragón y Murcia

Aves acuáticas en un parque fotovoltaico en España. | EMV

La Comunitat Valenciana ha desarrollado en los últimos cinco años 50 megavatios de potencia fotovoltaica. La cifra contrasta con los 3.552 MW conectados a la red en el mismo periodo en Extremadura, los 2.763 en Castilla-La Mancha, los 2.677 en Extremadura, los 1.485 en Aragón, los 919 en Murcia o los 798 en Castilla y León. El único caso equiparable en España (dentro de las autonomías con recurso solar) es Cataluña, donde la oposición de Esquerra Republicana ha provocado que solo se hayan impulsado 17 MW en el último lustro. Los promotores señalan a un sector de Compromís (Més, el antiguo Bloc) que «sistemáticamente ralentiza los proyectos» durante su tramitación en la Dirección General de Política Territorial y Paisaje. La patronal nacional asegura que el tiempo medio para poner en marcha un parque fotovoltaico es de entre 18 meses y dos años. En la Comunitat Valenciana la tramitación en algunos casos supera los cuatro años. Además, la Dirección General de Política Territorial está dando salida a las plantas más pequeñas (con capacidad de suministrar electricidad a 400 familias) frente a las macroplantas en un momento en el que la Unión Europea insta a acelerar el despliegue renovable por los compromisos de descarbonización y a ocho años del cierre de la planta nuclear de Cofrentes, que cubre un tercio de la demanda de electricidad valenciana.

La Generalitat tiene 452 proyectos en tramitación con una potencia de 7.000 MW, de los que de momento solo han salido adelante 19. Los promotores alertan de que hay en riesgo 433 plantas fotovoltaicas si antes de finales de enero la Administración valenciana no aprueba los expedientes ya que perderán los puntos de conexión que les ha asignado Red Eléctrica (Redeia) y tendrán que empezar de cero. En los seis primeros meses del año, en la Comunitat Valenciana se han conectado plantas con una potencia de tres megavatios y en Cataluña, de dos megavatios frente a parques con una capacidad de 1.843 MW en el resto de España (según datos de Redeia). José Donoso, director general de Unión Española Fotovoltaica (Unef), destaca que el desarrollo de parques fotovoltaicos va a buen ritmo en España salvo en la Comunitat Valenciana y Cataluña. «En lo que va de año se han desplegado en España cerca de 2.000 MW de potencia y en la Comunitat Valenciana 3 MW. Las cifras hablan por sí solas. La Comunitat Valenciana tiene un buen potencial para la fotovoltaica (por la radiación solar). Es de las mejores», advierte el representante de la patronal española.

Rafael Barrera, director de la Asociación Nacional de Productores Fotovoltaicos (Anpier), confirma el potencial de la Comunitat Valenciana. «Un panel fotovoltaico rinde un 40 % más en Valencia que en Centroeuropa. Por eso España es tan atractiva para la industria», asegura Barrera. Los proyectos que ahora mismo hay en marcha en la Comunitat Valenciana conllevan una inversión de 5.000 millones de euros y están respaldados por grandes fondos que ven una oportunidad en el actual contexto de cambio de modelo energético por la descarbonización.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció la semana pasada su intención de adelantar cuatro años el desarrollo de parques con una potencia de 6.000 MW con el objetivo de que estén en 2026, pero en el sector no lo acaban de ver claro por los continuos retrasos. La única macroplanta que de momento cuenta con las bendiciones de la Generalitat y la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) aprobada es el proyecto Valle Solar (300 MW) de la firma valenciana Genia. Gabriel Buttler, director general de Genia, explica que han necesitado cuatro años para sacar adelante toda la tramitación de Valle Solar (Ayora) frente a los dos años que han tardado en tener lista una planta similar en Extremadura (Talayuela ).

Freno

A la pregunta de dónde está el freno, José Donoso afirma que «el problema está en la Administración valenciana. Hay voluntad política de sacar adelante los proyectos, pero una parte de la Administración no se da cuenta de la emergencia climática y la necesidad de cambio de modelo energético. No podemos desaprovechar esta energía barata y limpia». Los promotores con proyectos en la Comunitat insisten en que el problema está en la Dirección General de Ordenación Territorial y Paisaje. El sector de la Generalitat díscolo con las plantas solares solo ha autorizado un gran proyecto (el parque Valle Solar) y ha dado luz verde a 25 pequeños (parques con capacidad de generar energía para 400 familias).

La patronal Unef no entiende los reparos a la fotovoltaica. «Nuestras plantas no perjudican al medio ambiente. En los parques no se utiliza hormigón porque las estructuras se clavan al suelo, no consumen agua, no generan contaminación y si se hacen bien se convierten en reservas de la biodiversidad. Durante treinta años (vida media de las plantas) la actividad humana disminuye y se genera un área de protección para las aves», apunta Donoso.

El director general de Unef añade que la tramitación en Extremadura o en Castilla-La Mancha es más ágil porque «han visto una oportunidad económica». La tramitación media en España ronda entre los 18 meses y los dos años frente a los cuatro años que se puede demorar una licencia en la Comunitat Valenciana.

Por su parte, Rafael Barrera subraya que cada territorio «lleva su ritmo. Todas las posturas tienen sentido. La transición energética necesita un empujón, pero los territorios hay que cuidarlos. Entiendo la sensibilidad de Cataluña y la Comunitat Valenciana».

Sin embargo, la patronal valenciana de las renovables (Avaesen) no entiende la «parsimonia» de la Generalitat tras le ley aprobada hace dos años para agilizar los parques. «Nuestra Administración debería hacer lo que hacen otras autonomías. No es normal que haya proyectos de 2018 sin la Declaración de Impacto Ambiental resuelta», alerta Marcos J. Lacruz, presidente de la mencionada organización.

Compartir el artículo

stats