50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así puedes hacer a tu perro heredero

Aunque no directamente, existen opciones para dejar el patrimonio a las mascotas

Un hombre con sus mascotas en casa | ‘activos’

Hay personas que quieren más a sus mascotas que a los parientes cercanos. En España, existen poco más de seis millones de menores de 14 años -apuntan cifras del INE- mientras que las mascotas son más de 13 millones, según la Reiac. Su fidelidad y amor incondicional hacen que muchos dueños se pregunten qué pueden hacer por sus pequeños cuando ya no estén y si pueden dejarles algo (o todo) en herencia. «Cada vez es más frecuente que vayan personas a la notaría a preguntar si pueden otorgar su patrimonio a sus animales de compañía. Perros, gatos o canarios», cuenta Carmen Vela, secretaria de la Academia Sevillana del Notariado en una jornada de derecho.

En Estados Unidos, el 44% de los dueños de mascotas tienen algún tipo de arreglo financiero posterior a la muerte de su mascota, según un estudio de The Hustle. De hecho, las herencias a perros o gatos se han multiplicado en los últimos años, con cifras de EEUU. Y es que allí las leyes que facilitan que los perros reciban dinero a través de un fideicomiso -persona que administrará el capital- tiene un largo recorrido, como ocurre en otros países como Alemania y Reino Unido.

Esto ha propiciado noticias de mascotas muy envidiadas. Lulú es una de ellas, un ‘border collie’ propiedad de Bill Dorris, un exitoso empresario de Estados Unidos, que le legó cinco millones de dólares. O el maltés Trouble de la magnate inmobiliaria de Nueva York, Leona Helmsley, que recibió dos millones de dólares que se dividieron entre seguridad (había recibido 20 amenazas de muerte), aseo, gastos médicos, comidas y salario para su tutor. Otro caso sonado fue el del millonario editorial británico, Miles Blackwell, que en 2002 dejó a su gallina Gigoo 15 millones de dólares. En España, sin embargo, dejar en herencia a las mascotas es una cuestión que ha generado preguntas después de que en diciembre de 2021 se modificara el Código Civil: los animales pasan de ser considerados cosas a valorarlos como seres vivos dotados de sensibilidad. Entonces, ¿es posible dejar la herencia a las mascotas en el país?

Es algo más complicado que en otros países, sin embargo existen varias alternativas. «No se les puede dejar directamente porque no tienen capacidad legal ni jurídica ni son objeto de derecho», explica Lola García, abogada del despacho Derecho&Animales. Lo que sí que es posible es anotar en el testamento quién es la persona que quedará encargada de la mascota tras fallecer y cederle parte de la herencia. Pero con la condición de que se cuide al susodicho. «En España no hay mucha tradición de incluir a los animales en los testamentos, y está muy relacionado con que hasta hace poco se consideraban cosas», añade García.

La persona que queda entonces a cargo del animal solo recibirá el dinero si cumple con el cuidado. «Se puede nombrar un albacea que se asegure del cumplimiento, como un veterinario de confianza. Entonces, lo lógico es que las cantidades se establezcan de manera periódica hasta el fallecimiento del animal», explica Vela.

Se trata de seres vivos que no tienen voz ni voto. Los especialistas instan que, por ello, lo mejor es preguntar al heredero si está de acuerdo con la responsabilidad. Y es que, desde que una persona fallece hasta que se acepta la herencia, pueden pasar meses. «Por primera vez se recoge en el Código Civil qué ocurre con el animal cuando no hay testamento. Hasta ahora estaban muy desprotegidos, pero ahora, si ningún heredero se ofrece, se hace cargo la Administración», según expertos.

«En EEUU y en los países más avanzados en estas cuestiones tienen una mayor experiencia pero ningún país puede heredar directamente al animal. Son titulares y simplificaciones de cuestiones más técnicas», explica María González, especializada en derecho y animales y vocal de la organización de operadores jurídicos por los animales (INTERcids). Realmente, España dispone de los mecanismos para que se pueda realizar la herencia de una forma equivalente, añade González.

Crear una fundación

Para los amantes de los animales o aquellos que tengan una economía más holgada, existe otra opción todavía. Se trata de crear una fundación para el cuidado de los animales. Sin embargo, los requisitos pasan por «dotarla de un capital de 30.000 euros como mínimo, crear un patronato y definir las reglas de funcionamiento», sostiene la abogada del despacho Derecho&Animales. Más tarde se deberá dejar el cuidado de la mascota a cargo de esta fundación. Si no es posible ninguna de las anteriores opciones, también se puede dejar en herencia a una protectora o asociación ya existente para que lo acoja. En Madrid, por ejemplo, la protectora El Refugio ofrece pasar a formar parte del testamento de los que quieran perpetuar el cuidado de sus animales cuando ya no estén, pero sí los necesiten.

Compartir el artículo

stats