Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

En riesgo y sin reciprocidad

Deformaciones causadas por el ‘Cotonet’ .

Los datos de las interceptaciones de cítricos procedentes de países terceros con plagas siguen siendo escandalosos hasta septiembre y ponen de manifiesto el riesgo de que una plaga letal entre en los cítricos de la Unión Europea (UE). Pero también los de los rechazos en frontera por detección de materias activas prohibidas aquí tras las analíticas realizadas por la Unió. Los países de Mercosur (Brasil, Argentina y Uruguay) y Sudáfrica acaparan las interceptaciones y este último tiene 13 con Phyllosticta citricarpa, el hongo que provoca la temida enfermedad de la ‘mancha negra’. Y en las analíticas más de los mismos países además de Turquía. Precisamente son países que además aumentan sus importaciones a la UE. Por el peligro que entrañan, hemos pedido la suspensión automática de las importaciones procedentes de aquellos países terceros que no puedan garantizar la seguridad fitosanitaria de sus envíos, así como también la implantación de un sistema de frío unificado para todas las importaciones y países. Por otra parte, pensamos que ratificar o suscribir acuerdos por parte de la UE como por ejemplo con Mercosur o Sudáfrica es un grave error, pues no existen estudios profundos ni rigurosos de impacto sobre los efectos que causan en nuestro sector agrario ni sobre las consecuencias de la posible entrada de una plaga, algo que ya estamos pagando con la Xylella o con el Cotonet de Sudáfrica. Todo lo que sean acuerdos sin reciprocidad en los estándares de producción o en el uso de materias activas, sin plenas garantías fitosanitarias en materia de plagas, sin adquirir los compromisos de reducción en fitosanitarios que plantea la estrategia europea ‘De la granja a la mesa’ y sin ordenación en cuanto a los periodos de importación para que no solapen a las producciones europeas que no sean deficitarias, es volver a incurrir en los mismos errores de siempre que causan siempre un enorme impacto negativo al sector europeo. Con el incremento tan desorbitado de los costes de producción hace falta tomarse más en serio la protección de la sanidad vegetal europea, porque la introducción de una nueva plaga o enfermedad subiría aún más los costes de esos tratamientos. Animamos tanto a los consumidores para que cuando vayan a los establecimientos de la distribución comercial exijan y compren cítricos de origen valenciano porque ya tenemos clementinas y en pocos días estarán ya también las primeras naranjas.

Compartir el artículo

stats