¿Qué te viene a la mente cuando piensas en la Navidad? Seguro que algo en lo que todos coincidimos es en el cocido con pelotas del día 25, las largas sobremesas con toda la familia, de esas que casi se juntan con la hora de cenar, y en el protagonista de todas las casas: el turrón. Como si de un buffet libre se tratase, se preparan platos degustación con toda la variedad que llevamos comprando desde hace un mes para los grandes días navideños. El de Alicante (duro) y el de Jijona (blando), de chocolate, de yema tostada

Corte de Turrón de Alicante. Archivo histórico de Turrones Picó

El aroma que evoca este dulce a reuniones de familia y amigos, hogar, confort, intimidad, tranquilidad, Navidad… es indiscutible. Y este sentimiento hogareño y de historia familiar es el que transmite Turrones Picó en cada uno de sus productos, cuya calidad es insuperable gracias a la experiencia desde hace 100 años en el sector y al cuidado proceso de elaboración que emplean hasta que llega a la mesa de los españoles cada Navidad.

De un pequeño obrador de Jijona a conquistar a más de 15 países

Fábrica de Turrones Picó en 1976. Archivo histórico de Turrones Picó

Si de algo puede estar seguro el consumidor es de la confianza y alta calidad que puede obtener de los productos de Turrones Picó, generada desde los años 20 cuando Antonio Picó Mira abrió el primer obrador en pleno centro de Jijona. Allí Antonio da los primeros golpes de maza para elaborar el turrón que, en aquella época inicial, se vendía principalmente en mercadillos.

Tras la Guerra Civil, y ya con la segunda generación, el pequeño obrador se convirtió en fábrica, aunque el proceso de elaboración sigue siendo fiel a la forma en la que se hacía el turrón desde tiempos inmemoriales. En esta década la empresa jijonenca empieza a comercializar sus turrones y dulces por diferentes puntos de la geografía española.

La fábrica se trasladó en 1977 a una instalación de 5.000 metros cuadrados y luego se amplió hasta 8.000, remodelándose por completo en 2009. Archivo histórico de Turrones Picó

En 1977 Turrones Picó se trasladó a una nueva factoría, de 5.000 metros cuadrados de superficie, desde la cual consolidó su introducción en el mercado nacional y también internacional, convirtiéndose en una de las marcas de turrón más conocidas y apreciadas por los consumidores.

Esta empresa familiar, que actualmente dirige la tercera generación, ha dado a conocer los turrones de Jijona en España y está presente en más de 15 países, tanto de Europa como de América, África y Australia. Cabe destacar que forma parte del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Jijona y Turrón de Alicante, lo que supone el aval de que tanto el proceso de producción como los ingredientes utilizados responden a unas altas exigencias de calidad.

Consulta la cronología de Turrones Picó

¿Prefieres los turrones tradicionales o los ecológicos?

La almendra e el ingrediente estrella del turrón de Jijona. Archivo histórico de Turrones Picó

La almendra, el ingrediente estrella del turrón de Jijona, se une al azúcar y la miel para obtener este increíble producto. “En menor cantidad, pero con gran protagonismo, se emplea la clara de huevo para blanquear el caramelo del Turrón de Alicante y las tortas y darle el toque justo de dureza y crujibilidad ”, indica Ana Picó, responsable de Calidad.

Para la gama de turrones “de obrador”, se utilizan otros ingredientes clásicos como la yema de huevo, las nueces y la leche, las frutas confitadas, el coco rallado, y por supuesto, otro protagonista: el chocolate.

Proceso de elaboración del Turrón de Alicante. Archivo histórico de Turrones Picó

Turrones Picó ofrece una amplia gama de turrones que satisfacen todos los gustos, como los conocidos “sin azúcar” y en estos momentos se encuentran en fase inicial de desarrollo de productos ecológicos. “La línea ecológica es una apuesta con creciente demanda pero que requiere mucha implicación de toda la cadena agroalimentaria (desde el campo hasta el producto final), así como las suficientes garantías en todos los pasos”, afirma Picó.

Cabe destacar que el turrón en sí mismo es un producto con bajo grado de procesado y buena estabilidad física y microbiológica, lo que permite prescindir casi al 100 % de aditivos y conservantes.

La marca jijonenca también apuesta por el desarrollo sostenible y han decidido comprar envases para sus turrones provenientes de fuentes responsables, certificando la cadena de suministro del cartón para minimizar el impacto en la deforestación del planeta.

Propiedades beneficiosas del turrón para la salud

Es innegable que el turrón, en concreto los dos tipos más tradicionales (Jijona y Alicante), son productos muy calóricos debido a su alto contenido en azúcares y grasas, por lo que es conveniente deleitarse con moderación, algo que resulta muy difícil de controlar, especialmente en Navidad.

El turrón aporta en torno a un 16 % de proteínas vegetales. Archivo histórico de Turrones Picó

Sin embargo, dentro del mundo del dulce, este producto es de los que más alta cantidad de almendra contienen (>60 %). Por este motivo el turrón aporta también entorno a un 16 % de proteínas vegetales (que ayudan a nuestras células y son además responsables de la sensación de saciedad que sentimos al ingerir almendra).

Es también rico en vitaminas E y B (antioxidantes que combaten los radicales libres) y contienen minerales como: hierro, fósforo, potasio, magnesio, zinc y calcio (aliado de nuestros huesos y articulaciones).

Cajones del Turrón de Jijona. Archivo histórico de Turrones Picó

“El contenido en grasas del turrón también es bastante alto (36 %), pero la buena noticia es que apenas contiene grasas saturadas y en cambio es rico en ácidos grasos esenciales (para mantener a raya el colesterol) y grasas poli y monoinsaturadas (grasas “buenas”, beneficiosas para la protección de nuestro sistema cardiovascular)”, asegura la responsable de Calidad de la empresa.

Enfocando una Navidad diferente

Si con algo está vinculada esta empresa es con su público, con las familias que disfrutan de sus productos cada Navidad, y es consciente de las dificultades por las que atraviesa la población. Las próximas fechas navideñas llegarán a ser “tristes y complicadas para muchas personas que hayan sufrido el aislamiento, incluso la pérdida de algún familiar debido la covid-19, así como las dificultades económicas que nos azotan por todos los flancos”, lamenta Picó.

Turrones Picó acompaña los hogares cada Navidad, a pesar de las dificultades. Archivo histórico de Turrones Picó

“Vemos en la Navidad la tregua que seguramente todos necesitamos después de tantos meses de incertidumbre”

También a Turrones Picó se les está haciendo más difícil que nunca trabajar con el rendimiento habitual. Sin embargo, Ana lanza un mensaje de optimismo y asegura que “estamos dando lo mejor de nosotros mismos porque también vemos en la Navidad y todo lo que suele implicar (la familia, los amigos, las buenas sobremesas y las charlas infinitas) la tregua que seguramente todos necesitamos después de tantos meses de incertidumbre”.

Arriba, Turrón de Jijona; abajo, Turrón de Alicante. Archivo histórico de Turrones Picó

Estas navidades, que como ya sabemos serán diferentes y difíciles, demos a nuestra familia, y a nosotros mismos, el privilegio de disfrutar con las pequeñas cosas y de saborear lo de siempre, lo que nos hace sentir bien y en casa.

Datos de contacto de Turrones Picó

Carretera de Busot, km 1 Jijona, Alicante 03100

Tlf: 965 61 00 40