“¿Qué se siente al ser madre? Es una de las cosas más difíciles que hay, pero a cambio te enseña el significado del amor incondicional”. Una afirmación que popularizó el famoso escritor estadounidense Nicholas Sparks y que suscriben miles de hombres y mujeres que han podido cumplir su sueño: ver crecer a sus propios hijos

Es el caso de Natalia Fuertes, una joven valenciana que junto a Javi, su pareja, dio la bienvenida al mundo a su pequeña Lara, una bebé que nació el mes pasado tras más de seis años de espera. Se sometió a un tratamiento de reproducción asistida en el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) hace un año, una decisión que le ha cambiado la vida. “Fue un golpe duro descubrir que, pese a intentarlo durante mucho tiempo, no íbamos a poder concebir a nuestro bebé de forma natural, íbamos a necesitar ayuda”, relata, “recibir la noticia de que había conseguido quedarme embarazada fue una mezcla de sentimientos, recuerdo la emoción al saber que lo habíamos conseguido. ¡Por fin había valido la pena toda la lucha!”.

Tras largos años de espera, dos abortos recientes y un tratamiento frustrado a través de la Seguridad Social, decidió confiar en la profesionalidad del IVI, la primera institución médica española especializada íntegramente en técnicas de reproducción y fertilidad. Desde hace 30 años ha ayudado a nacer a más de 200.000 niños, convirtiéndose en uno de los centros europeos con las mejores tasas de embarazo, en torno al 90 % de éxito. 

Un éxito que no sería posible sin la confluencia de tres factores: un equipo integrado por más de 2.500 profesionales, entre los que se encuentran los mejores ginecólogos del mundo, la realización de los tratamientos más novedosos de reproducción asistida y la innovación. Y es que, el deseo de ser madres es el último que se descarta, incluso en un contexto de crisis epidemiológica.

Embarazo y coronavirus

El IVI ha establecido un protocolo de seguridad para garantizar el bienestar de madres y bebés. Levante-EMV

La pandemia ocasionada por la expansión del coronavirus ha demostrado la capacidad de resiliencia de IVI y su empeño por cumplir los sueños de miles de personas. Tanto es así que, según indica el doctor Ernesto Bosch, director clínico de IVI València, lejos de disminuir el deseo de tener un hijo, la pandemia lo ha potenciado. “Observamos que la afluencia de pacientes fue muy rápida, incluso mayor a la habitual, cuando pudimos retomar los tratamientos”, explica. 

Así, los últimos indicadores parecen constatar la afirmación del doctor, pues los aumentos porcentuales en diversas técnicas como la inseminación artificial, la fecundación in vitro, la ovodonación o la vitrificación de óvulos se han disparado en los últimos meses, pese a la covid-19. En este sentido, conscientes del contexto sociosanitario actual, la institución médica valenciana ha implementado la seguridad en su estrategia de calidad en la realización de tratamientos de reproducción asistida. Una basada en cuatro factores:

  • Velar por la seguridad de las pacientes en cada paso
  • Conseguir lo imposible gracias a las mejores tasas de éxito
  • Apostar por la investigación de vanguardia
  • Aprender a controlar el tiempo

Seguridad y protocolos anticovid

La seguridad es una máxima en el Instituto Valenciano de Infertilidad y se garantiza de forma multidisciplinar. Desde protocolos anticovid hasta métodos que preservan la salud de madres y bebés, el IVI apuesta por diferentes sistemas, como el Matcher, PGT o el SET. Medidas que, como detalla el doctor Bosch, persiguen dos objetivos: evitar el contagio en las muestras y en el centro, incluyendo en este último tanto a pacientes como empleados.

Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, las mujeres embarazadas podrían padecer la enfermedad de forma leve o asintomática en alrededor del 80 % de los casos. En base a esto, el IVI ha dispuesto un protocolo de seguridad basado en hasta 15 medidas anticovid para garantizar el éxito del proceso. Entre estas se encuentra la realización de consultas online, así como de test de antígenos, uso obligatorio de mascarilla y desinfección constante de las instalaciones y laboratorios, entre otras.

Desde el punto de vista de la seguridad de madres y fetos, la transferencia de un único embrión (SET, por sus siglas en inglés) es considerada la decisión más responsable desde el punto de vista social, médico y económico, en contraposición a las complicaciones asociadas a los embarazos múltiples, como la ruptura prematura de membranas, amenaza de parto prematuro o mayor incidencia de hemorragias post-parto en el caso de las madres y defectos congénitos, mortalidad perinatal o retraso en el crecimiento intrauterino en el de los bebés recién nacidos. 

Así, el IVI ha conseguido reducir un 75 % los embarazos gemelares en la última década ampliando su conocimiento en los mecanismos que regulan la receptividad endometrial y mejorando la selección embrionaria gracias al diagnóstico genético preimplantacional (PGT).

Otra técnica aplicada en el centro médico es el Sistema Matcher, que garantiza la trazabilidad de las muestras a través de la seguridad de las mismas, digitalizadas y procesadas informáticamente. 

Éxito garantizado para cumplir sueños

¿Cuánto valen los sueños? Las familias que apuestan por la metodología del instituto valenciano, como Natalia Fuertes, lo tienen claro: la satisfacción de concebir un bebé no tiene precio. En este sentido, las técnicas aplicadas en el IVI son garantía de éxito.

Las posibilidades de quedarse embarazada se incrementan a medida que lo sigues intentando, aseguran desde el IVI. Así, se pasa de un 70 % de probabilidad en el primer intento y empleando los propios óvulos de la madre hasta un 95 % en el tercer intento mediante la fecundación in vitro, alcanzando el 100 % en la tasa acumulada de embarazo mediante la ovodonación

Además, la tasa de implantación con ovocitos propios en el IVI duplica la de la media nacional. Y es que, en IVI son capaces de “conseguir lo imposible”, admite Fuertes. “He tenido un embarazo buenísimo, sin vómitos. ¡Si hubiera sabido de la eficacia del IVI, hubiese acudido allí directamente!”, reconoce la joven mamá.

La tasa de éxito en los tratamientos de reproducción asistida está garantizada. Levante-EMV

Apuesta por la investigación

La investigación forma parte del ADN del IVI, si hay algo que nos distingue de cualquier otro centro de reproducción es la investigación”, asegura el doctor Ernesto Bosch. Y no le falta razón, pues el Instituto Valenciano de Infertilidad cuenta con más de 500 potenciales investigadores, entre los que se incluyen médicos, embriólogos, farmacéuticos o bioquímicos, 15 líneas de investigación distintas y más de 300 proyectos de investigación en marcha.

A través de IVIRMA Innovation, su corporación de investigación científica internacional y desarrollo tecnológico mundial en el campo de la reproducción asistida, el IVI posee siete centros de investigación y un cúmulo de casi 2.000 publicaciones científicas. Unos datos estrechamente vinculados a sus elevados índices de éxito.

El valor del tiempo

El tiempo importa porque la edad de las pacientes, cuando acuden a vernos, normalmente es prolongada”, afirma Ernesto Bosch. Hace referencia a una media de edad de 38 años y en la cual, en términos biológicos, “ya no tenemos mucho tiempo para actuar”. En este sentido, el doctor explica que “desde el primer momento debes tener muy claro qué es lo más eficaz para cada paciente y qué es lo que va a acortar al máximo el tiempo hasta el embarazo”.

Así, el ahorro económico y emocional de las pacientes consiste en ayudarles a ser madres en el menor tiempo posible. Para ello, IVI persigue que cada familia pueda cumplir un deseo dolorosamente postergado mediante menos ciclos y, por tanto, menos tiempo

La institución médica cuenta con diversos planes de ayuda que se ajustan a la situación de cada paciente, especialmente tras la crisis derivada tras la pandemia:

  • Pack diagnóstico. Este pack es el más completo del mercado, pues incluye las pruebas necesarias para obtener un diagnóstico sobre fertilidad, así como el tratamiento más adecuado para cada caso. Además, actualmente está disponible por tan solo 90 euros. 
  • IVI Contigo. El sistema de financiación del IVI no incluye comisiones de apertura ni intereses. Además, se trata de un proceso totalmente personalizado, adaptado al presupuesto del tratamiento de reproducción asistida o a la cantidad y plazo que necesite cada paciente. 
  • IVI Baby. Mediante este plan se persigue que cada familia viva la maternidad y paternidad con un extra de seguridad y tranquilidad, superior al habitual. Así, a través del Plan IVI Baby se podrá empezar a pagar el tratamiento después de un año.

¿Quieres cumplir tu sueño de ser madre? Infórmate en IVI Valencia

Pedir cita | Como reconoce el doctor Bosch, “las barreras típicas que los pacientes encuentran para afrontar los tratamientos de reproducción son el tiempo y el dinero”. Por ello, desde el IVI ofrecen alternativas de financiación para “hacer accesibles los tratamientos de reproducción a la mayor proporción de gente que los pueda necesitar”.

Un mensaje también compartido por la joven mamá valenciana, que anima al resto de familias, que como ella, desean cumplir un sueño: criar hijos sanos y felices. “Animo a todas las personas a que no dejen de luchar porque sí se puede. Más si cabe si inician el tratamiento con una doctora tan buena como la que yo he tenido en el IVI. Que se fíen de su criterio, nos guían por un camino en el que, al final, llegamos a cumplir nuestro sueño”, concluye Natalia Fuertes.