Visualfy, la startup tecnológica de referencia en inteligencia artificial para la accesibilidad auditiva, cierra una ronda de inversión de 520.000 euros, que destinará a consolidar la expansión nacional de la compañía con su producto Visualfy Places. Se incorporan al accionariado, del que ya forman parte la plataforma especializada en impacto social Ship2B y la empresa Inelcom, la distribuidora de Amazon logistics Smart Delivery Routes, como partner industrial, y el fondo de inversión canario Archipiélago Next, junto con inversores minoritarios y follow on de los actuales. Siguiendo con su apuesta por incorporar la diversidad en toda su cadena de valor, parte de los inversores son personas con pérdida auditiva. Al éxito de la ronda, con la que la compañía valenciana comienza una nueva etapa centrada en el B2B, han contribuido la firma de asesores Écija y el foro de inversión de Lanzadera Deck & Docks.

Visualfy ha firmado además un acuerdo comercial con Telefónica a través de Wayra, el hub de innovación abierta de Telefónica, para que Visualfy Places forme parte del portfolio de soluciones B2B de la multinacional, lo que le permitirá incrementar la penetración de mercado y acelerar la expansión. Inelcom, uno de los accionistas mayoritarios, dará soporte a las instalaciones en todo el territorio nacional. Se calcula que el mercado global de la tecnología de reconocimiento de sonidos mediante IA tendrá un crecimiento anual del 75,8%, hasta alcanzar en 2025 un valor de 4,42 billones de dólares (Grand View Research).

Visualfy es la startup tecnológica de referencia en inteligencia artificial para la accesibilidad auditiva. Levante-EMV

“Los nuevos socios nos aportan conocimiento y experiencia, no solo capital, para iniciar una nueva etapa en la que nuestro objetivo es que los espacios públicos, sobre todo en ámbitos como el sanitario, educativo, laboral o cultural, muy relevantes para hacer realidad la igualdad de oportunidades, sean seguros y amigables para las personas con discapacidad auditiva, tal y como exige la legislación española y europea. La crisis del Covid19 no puede ser la excusa para ampliar la brecha en el acceso a la sanidad, la educación o el mercado laboral porque las consecuencias son terribles. Entre ellas, destaca la menor esperanza de vida de las personas sordas o la desigualdad en el acceso a la educación superior o a un trabajo cualificado”, asegura Manel Alcaide, CEO de Visualfy.

Esta es la segunda ronda de inversión de la startup tecnológica, que en 2017 también obtuvo 1,3 millones de euros del Programa Europeo de Innovación H2020. En los últimos 3 años la empresa ha creado 2 productos, Visualfy Home, un dispositivo que reconoce los sonidos del hogar y los traduce en alertas visuales y sensoriales en cualquier dispositivo conectado, y Visualfy Places, donde pondrá su foco en 2021, que permite la adaptación auditiva de espacios públicos o de pública concurrencia. Visualfy Places no solo permite crear espacios accesibles para personas con pérdida auditiva, sino que mejora la seguridad de todos, incorporando las alertas y notificaciones visuales en entornos ruidosos o en situaciones en las que el sentido del oído está anulado, como con el uso de auriculares de protección o recreo.

La startup valenciana, que forma parte de la organización internacional Bcorp y ha sido reconocida dos años consecutivos como Best for the World, tiene entre sus clientes a la Comunidad de Madrid, la Generalitat Valenciana, el Grupo sanitario Ribera Salud, el Ayuntamiento de Málaga, Cruz Roja o el Ayuntamiento de Valencia, entre otras empresas privadas e instituciones públicas comprometidas con la accesibilidad, y está en negociaciones con otras Comunidades autónomas y ayuntamientos para convertir los espacios públicos en seguros y cómodos para las personas sordas, cumpliendo con la ley que así lo exige.

El equipo de Visualfy está formado por personas sordas y oyentes, porque, como indica su CEO, Manel Alcaide, “no es posible crear soluciones para personas con discapacidad sin contar con ellas en todas las etapas, desde la ideación a la venta y la mejora continua. La startup tiene inversores sordos, personas con discapacidad auditiva en los diferentes equipos y clientes a los que escucha cada día. Creemos que la tecnología debe ayudar a que las personas con discapacidad aporten su talento a la sociedad, porque si no es así perdemos todos”.

Más de 1 millón de personas en España tienen algún tipo de pérdida auditiva reconocida, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La cifra, no obstante, podría superar los 3,5 millones de personas, según los estudios del sector. Solo el 10% de las personas que necesitan una ayuda técnica la utilizan por miedo a la estigmatización. Entre el 3 y el 6% de los niños sordos de un oído no han sido diagnosticados y se calcula que 1 de cada 1.000 españoles tendrá pérdida auditiva a lo largo de su vida.