Desde la escuela aprendemos que el agua o H2O es un líquido que debe cumplir tres rasgos básicos: es inodora, incolora e insípida. Sin embargo, en muchas ocasiones hemos oído a familiares, amigos y conocidos decir que ciertas aguas tienen un sabor característico

Este es el caso del agua del grifo que podemos obtener en la cuenca mediterránea. Para que este agua sea potable, debe pasar por una serie de procesos que, manteniendo sus minerales saludables como el magnesio, el sodio o el calcio, tratan el agua con cloros hasta llegar a los puntos de consumo, pero dichos tratamientos pueden ocasionar que el sabor del agua se altere.

 Actualmente, en el mercado existen distintas alternativas que nos ayudan a filtrar el agua del grifo para mejorar su sabor. Una de estas opciones es Tuawa, desarrollada por Global Omnium con la tecnología BRITA. Esta solución de filtrado económica y sostenible permite filtrar la mayor parte de partículas que ofrecen al agua un sabor y un olor mejorables, al tiempo que mantiene su salubridad.

¿El agua del grifo tiene sabor?

Para poner a prueba este innovador sistema de filtrado de agua directamente desde el grifo, nuestros compañeros han realizado una serie de entrevistas a diversas personas aleatorias para proponerles un reto: probar dos tipos de agua diferentes, una filtrada con el sistema de Tuawa y otra embotellada, y comprobar si notan diferencias entre ambas, ¿cuáles serán las conclusiones?