Dolor abdominal persistente, sangrado en la deposición de heces o estreñimiento pertinaz, cambio mantenido en el ritmo intestinal, son algunos de los síntomas del cáncer de colon, una enfermedad que constituye un problema mundial de salud pública por sus elevados índices. Y es que, es uno de los tumores más frecuentes en los países occidentales, tan solo superado por el cáncer del pulmón y el cáncer de mama, si consideramos a ambos sexos por separado, siendo el primero en frecuencia si juntamos ambos sexos. 

De hecho, el informe “Las cifras del cáncer en España 2020”, elaborado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), arroja índices desalentadores. Según sus estimaciones, más de 30.000 personas son diagnosticadas cada año en la península de esta patología que, además, constituye el segundo tipo de tumor responsable del mayor número de muertes. Unos fallecimientos que oscilan anualmente en torno a los 11.000 decesos y que evidencian una afectación mayor en hombres (59,3 % de las defunciones).

Una de sus complicaciones asociadas es la aparición de metástasis, que se produce cuando las células cancerígenas se separan del tumor y se trasladan a otras zonas del organismo, como el hígado o el pulmón, a través del torrente sanguíneo o el sistema linfático, aunque también pueden diseminarse a otros órganos como la piel, el cerebro, etc.

Cabe destacar, además, que la tasa de supervivencia del cáncer de colon varía en función del estadio en el que se detecte la enfermedad, lo que pone en evidencia la importancia de la detección precoz para aumentar la mediana de supervivencia. Así, mientras que en los tumores localizados la supervivencia se encuentra por encima del 90 % a los cinco años, esta se reduce al 14 % en los tumores metastásicos. 

  • Estadio 0. Carcinoma in situ. Las células tumorales se sitúan en la parte más superficial de la mucosa y el pólipo-tumor aún no es invasor
  • Estadio I. El tumor afecta a la pared del colon, pero no traspasa la capa muscular
  • Estadio II. Las células tumorales infiltran todas las capas de la pared del colon o recto y, aunque no se aprecia afectación ganglionar, en ocasiones el tumor invade los órganos más próximos
  • Estadio III. El tumor se extiende a los ganglios linfáticos
  • Estadio IV. El cáncer se disemina y afecta a órganos lejanos del colon, como el hígado o los pulmones

Datos obtenidos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). ED

Síntomas del cáncer de colon

Los síntomas del cáncer de colon o recto son, con frecuencia, muy inespecíficos. A menudo, destacan desde el Hospital Quirónsalud de València, pueden confundirse con procesos más banales como las hemorroides. No obstante, hay indicios que deben ponernos en alerta y ante los que se debería acudir a una consulta médica:

  • Cambios persistentes en el hábito intestinal, como el estreñimiento pertinaz
  • Rectorragia o sangrado en la defecación, tanto en el ano como en las heces
  • Dolor abdominal o anal persistente como calambres o gases 
  • Sensación de vaciamiento incompleto durante la emisión de heces
  • Debilidad o cansancio
  • Pérdida de peso sin causa aparente

Quirónsalud, expertos en tratamientos oncológicos

El tratamiento idóneo del cáncer de colon debe ser multidisciplinar y, de este modo, incluir a gastroenterólogas, radiólogos, oncólogas, radioterapeutas o patólogos, entre otros profesionales, que conforman los Comités de Tumores. Estos equipos seleccionan las mejores combinaciones de tratamiento de quimioterapia, radioterapia y cirugía para cada paciente. Pero, ¿qué tipo de alternativas existen para el manejo de la enfermedad?

Tratamientos quirúrgicos

La cirugía es una de las principales herramientas médicas utilizadas en el tratamiento del cáncer de colon o recto. Permite extirpar la sección del colon que contiene cáncer, así como los ganglios linfáticos cercanos. En casos iniciales, puede ser suficiente la extirpación del tumor sin los ganglios linfáticos. Pero, cuando las células tumorales crecen fuera de la pared de colon, en tejidos circundantes o en los ganglios linfáticos, los equipos médicos pueden recomendar la quimioterapia, radioterapia o ambas como tratamiento alternativo o complementario a la cirugía.

En el Hospital Quirónsalud València gracias al equipo multidisciplinar establecido desde hace años en enfermedades oncológicas, los pacientes pueden acceder a todas las alternativas terapéuticas más modernas, tanto de la cirugía (cirugía laparoscópica, cirugía transanal mínimamente invasiva, resecciones extendidas, exenteraciones pélvicas,...) como de la oncología (quimioterapia convencional, inmunoterapia, cuidados oncológicos,...) y de la radioterapia

Ventajas de la laparoscopia 

La vía de abordaje laparoscópica es una cirugía mínimamente invasiva que permite extirpar células tumorales mediante el empleo de un tubo delgado luminoso —laparoscopio— y pequeñas incisiones en el abdomen

Sus resultados han demostrado ser, en términos oncológicos, similares a los arrojados mediante la cirugía abierta, pero aportando múltiples ventajas como un abordaje mínimamente invasivo que requiere menos transfusiones y reduce tanto el riesgo de infecciones como el de hernias, así como las estancias hospitalarias. Además, desde el punto de vista estético, ofrece mejores resultados

“La resección por la vía laparoscópica se realiza igual que la cirugía convencional, pero en lugar de una incisión que ocupa todo el abdomen, solo se emplean cuatro o cinco incisiones menores de un centímetro y una pequeña incisión menor de cuatro centímetros para extraer el tumor”, explica el doctor Blas Flor, jefe del Servicio de Cirugía General y Digestiva del Hospital Quirónsalud de València y especialista en cirugía del cáncer colorrectal.

Gracias a esta técnica, destaca, la calidad de vida de los pacientes operados por neoplasia de colon ha alcanzado cotas muy altas, permitiéndoles desarrollar su actividad con la normalidad previa a la intervención. “El ritmo intestinal se recupera casi completamente”, admite Blas Flor, “en la mayoría de casos, ya que los pacientes que requieren una bolsa de colostomía representan menos del 20%”.

Claves para prevenir el cáncer colon

Los especialistas recomiendan una actividad física regular junto con una dieta rica en frutas y verduras para disminuir el riesgo de padecer un cáncer colorrectal, además de evitar el tabaco, el sobrepeso y algunos tipos de conservas o el exceso de carnes rojas.

La laparoscopia tiene una tasa de éxito superior al 80 %. ED

Se recomienda, a su vez, iniciar su prevención a partir de los 50 años de edad, aunque en los pacientes considerados de alto riesgo por antecedentes familiares o personales que aumenten el riesgo o sospecha se aconseja iniciar la realización de pruebas antes

Para su prevención se pueden efectuar diferentes tipos de exploraciones, siendo el test de sangre oculta en heces el más utilizado. Un resultado positivo en esta prueba deberá continuar con una colonoscopia de confirmación diagnóstica y, si el test es negativo, se recomienda repetirlo cada dos años.

En Hospital Quirónsalud València no solo cuentan con el mejor equipo multidisciplinar para el tratamiento eficaz y exitoso del cáncer de colon y recto, sino con los equipos y tratamientos más beneficiosos y novedosos para el paciente.