La seguridad no es únicamente la “fianza u obligación de indemnidad a favor de alguien”, como establece la Real Academia Española (RAE), sino también el servicio encargado de proteger tanto a personas físicas y jurídicas como a edificios o infraestructuras. Una labor especialmente importante, pues ayuda a mantener un ambiente seguro y de calidad.

Así, la crisis sanitaria del coronavirus ha puesto de manifiesto, más si cabe, la necesidad de proteger y protegernos. Una misión que estructura la actividad de Levantina de Seguridad, una empresa valenciana especializada en garantizar la tranquilidad y preservar el bienestar.

Cuatro décadas de trayectoria

Levantina de Seguridad es una  empresa familiar en  la  que actualmente sus  fundadores y la segunda generación trabajan juntos para dar continuidad a un proyecto que nació en el año 1979 y que da trabajo a cerca 1.000 personas a nivel nacional e internacional. Como describen desde la entidad, “prestamos servicios de seguridad para fábricas, polígonos industriales, urbanizaciones, estadios de fútbol y eventos”. 

Del mismo modo, disponen de personal auxiliar y de portería que realiza labores de conserjería en edificios, comunidades de vecinos, etc. “Instalamos y mantenemos sistemas de alarmas y sistemas contra incendios y, en la actualidad, nos estamos preparando para poder dar soluciones en ciberseguridad”, manifiestan desde la empresa.

Amplia experiencia en seguridad

Así, desde mediados de los años 90 trabajan en la seguridad del polígono Fuente del Jarro, que con una extensión de 2.700.000 metros cuadrados lo convierten en una de las áreas industriales más grandes de Europa

Vigilar un gigante como este no es tarea fácil, pero los resultados avalan a Levantina de Seguridad. Y es que, durante el año 2019 su personal intervino en múltiples acciones:

  • 129 detenciones, lo que supone una detención cada 60 horas
  • Más de 2.100 alarmas atendidas
  • 327 asistencias en empresas en materia de primeros auxilios, desalojos de naves por incendios o mediación
  • 186 identificaciones

Levantina de Seguridad trabaja en múltiples ciudades españolas, como València o Madrid. ED

Cifras que reflejan la implicación, constancia y esfuerzo con el que trabajan los y las vigilantes de Levantina de Seguridad, así como el personal encargado de la selección, formación e inspección de cada empleado

Estos equipos de trabajo no son tan visibles, pero representan una pieza fundamental del engranaje de la entidad valenciana, consiguiendo instruir a profesionales que trabajan para  ayudar y proteger a sus clientes.

Internacionalización

Desde sus inicios, Levantina de Seguridad ha evolucionado para adaptarse a las necesidades de sus clientes. Muy lejos quedan ya aquellos años en los que realizaban su actividad en urbanizaciones y áreas industriales con vehículos modestos sin aire acondicionado ni dirección asistida y apuntando los kilómetros realizados como única medida de control.

Actualmente, su personal dispone de la mejor dotación, como vehículos Ford EcoSport y  Ford Ranger que cambian cada cuatro años y mejoran al incorporar dispositivos como GPS,  detectores de inhibición, desfibriladores automáticos, tabletas, cámaras térmicas, visores nocturnos, chalecos antibalas, extintores o teléfono móvil.  

Levantina de Seguridad se ha internacionalizado al ampliar su mercado en República Dominicana. ED

“Levantina de Seguridad es la empresa de la Comunitat Valenciana más antigua y de mayor facturación en su sector y primera a nivel internacional”, manifiestan desde la empresa. Un “éxito” que atribuyen al proceso de internacionalización que iniciaron hace casi cinco años.

Como detallan, desde Levantina de Seguridad barajaron diferentes localizaciones, realizaron estudios de mercado y, entre muchas opciones, al final optaron  por adquirir una empresa de seguridad en República Dominicana

“Gracias a la similitud de caracteres, nos resultó muy fácil fusionar valores y diferentes metodologías de trabajo, dando como resultado una empresa que ya es un referente en el mercado dominicano”, concluyen.