Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Encuesta

Compromís bordea el 20 % entre los nuevos votantes y confirma el vuelco generacional

Los partidos tradicionales encuentran su base más sólida entre los electores jubilados, mientras los emergentes se imponen de los 18 a los 44 años - El PSOE supera al PP en todas las franjas de edad hasta los 65 años, donde arrasa Rajoy

El bipartidismo está finiquitado. Lo avanzó el terremoto electoral de mayo pasado, cuando en las autonómicas la suma de PP y PSPV se quedó en el 47,9% de los votos. Lo confirman ahora las encuestas ante las generales del 20D. Habrá que ver hasta dónde llega la caída, que parte del 80,9% que los grandes partidos cosecharon en 2011.

La aparición de Ciudadanos y Podemos (Compromís, en clave valenciana) no es el único factor de polarización entre partidos viejos y partidos nuevos. A esa ruptura se solapa otra, la generacional. El paro, la precariedad y el discurso regenerador han echado en manos de los emergentes a unos jóvenes que se han convertido en los grandes olvidados de la crisis. La inversión se ha centrado en proteger las pensiones y mantener los servicios sanitarios, lo propio de las políticas públicas en sociedades envejecidas que reduce la capacidad de influencia de los jóvenes.

Estos, sin embargo, comenzaron a organizarse como lobby electoral hace cuatro años, con el 15 M. Y el microdato de la encuesta del CIS confirma científicamente la obviedad: son los jóvenes los que han roto el tablero. Los menores de 35 años han abandonado mayoritariamente a los dos grandes partidos. Principalmente al PP, pero también a los socialistas, que forjaron sus dos últimas victorias con Zapatero, la del «No nos falles» de 2004 y la reválida de 2008, en el apoyo juvenil y el de las mujeres.

Una lectura en clave valenciana de los datos del CIS, señala a la coalición Compromís-Podemos-És el Moment como la opción mayoritaria del nuevo electorado. Entre los 18 y 24 años, la alianza de Mònica Oltra y Pablo Iglesias suma el 2% de todos los votos de España, un dato que desde Valencia se extrapola hasta el 20%.

La suma de los dos socios rompe una tendencia estatal en la que Ciudadanos ha adelantado a Iglesias incluso entre los más jóvenes. El partido de Rivera acapara 14,2% del apoyo (Podemos, el 10,2 % en el conjunto estatal) de 18 a 24 años.

Es en las edades más tempranas donde los tradicionales, especialmente el PP, tienen problemas para captar el voto. Ha hecho gestos, como poner en la primera línea comunicativa a Pablo Casado o Andrea Levy, pero sus esfuerzos de campaña van hacia el voto rural y pensionista, apelando a la experiencia. El partido de Rajoy apenas pasa del 9% entre los menores de 34.

Por contra, PP y PSOE tiene su base más sólida en las franjas más mayores, menos dadas a cambiar. Rajoy se llevara casi el 30% del voto de los jubilados. Pedro Sánchez, casi el 19%. Y es también ahí donde los nuevos tienen más problemas para ganarse la confianza. La suma de Compromís y Podemos podría alcanzar un 7%. Y Ciudadanos no llega al 5%, rompiendo un comportamiento estable en casi todas las franjas de edad.

La ruptura generacional se observa incluso en lo más evidente: el cartel electoral. El PP no solo tiene el candidato más veterano a la Moncloa, sino también en cada una de las circunscripciones, con una media de 51 años. Frente a eso, ni Iglesias, ni Rivera ni Garzón pasan de los 40, edad que supera por poco Pedro Sánchez.

Compartir el artículo

stats