Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La campaña por dentro

Los tramoyistas de la campaña

El aparato logístico de los partidos se desvive en jornadas «frenéticas y sin horarios», del chófer al que gestiona redes sociales

Fernando gestiona las redes sociales de Compromís-Podem.

Fernando gestiona las redes sociales de Compromís-Podem.

­1. El tuitero oficial. Se despereza en la cama y, antes de levantarse y lavarse la cara, Fernando Navarro echa mano del Ipad y el móvil. Son sus armas. De trabajo y de activismo. Con sólo 22 años, es el responsable de redes sociales de la campaña Compromís-Podem. Entre sábanas y legañas, a primera hora de la mañana mira rápidamente lo que ha ocurrido en las escasas horas en que ha estado desconectado. «Veo lo que han tuiteado otros partidos y medios de comunicación y enseguida planifico el programa de publicaciones», cuenta.

Desde la cama lanza los primeros tuits. El día será largo. El último domingo publicó 120 tuits desde la cuenta oficial de la coalición. En Facebook escribe entre 4 y 6 publicaciones al día para que los algoritmos no penalicen una hiperactividad. Periodista con máster en Análisis Político, Fernando resume su función en la campaña: «Amplificar todo lo que pasa en la calle» y tratar de «influir en el estado de ánimo y en la dinámica de la campaña». Se trata de hacer virtual y —a ser posible viral— lo que su coalición hace en la realidad. Si hay un debate, hay que repicar las frases de sus candidatos. Si hay un mitin, colgar fotos y titulares del acto. Llevar al bolsillo de cada elector la actividad de Compromís-Podem. «Hay que dar la sensación de que no paramos», precisa.

Una de sus estrategias, además de vincular la campaña al territorio valenciano («eso nos distingue de los otros partidos») es ayudarse de los ciberactivistas para contar con retuits de gente normal. A las dos de la madrugada sigue conectado. Cuando el despertador suene, primero será el Ipad. Luego, las legañas.

2. El «ensobrador». «Todo ladrillo hace pared», resume Jonathan García Butler. Su ladrillo es tan crucial como gris: doblar papeletas de Ciudadanos y meterlas dentro de sobres para que después sean repartidos. Es voluntario ensobrador. Está en la junta directiva del partido de Albert Rivera en el distrito de Abastos, en Valencia.

Probablemente hoy les llegarán las papeletas: «Serán unos 70 kilos que distribuiremos entre Castelló (10 kg), Alicante (30 kg) y Valencia (30 kg). «Cada agrupación ensobrará la parte que le corresponde», dice. En los comicios locales ya lo hizo: «Nos sentamos todos a una mesa y, como una línea de producción, uno dobla papeletas, otro mete en sobres, otro los ordena… ¡Todo tiene un método!». La otra vez fueron una decena de personas en su agrupación. Esta vez serán más. Pasarán muchas horas ensobrando. A contrarreloj. Es una tarea crucial que a los posibles votantes les llegue la papeleta dentro del sobre. «Como en cualquier organización, todo elemento es importante para que el conjunto funcione. Y aquí hay ideales y mucha ilusión para que ocurra algo el 20D. Tenemos ganas de cambio. Y cualquier trabajo en esa dirección es importante y un honor. En el grupo de Whatsapp todo el mundo quiere echar una mano».

3. La controladora de mesas. Si poner las papeletas en el buzón es crucial, importa que ninguna de las introducidas en las urnas en favor de un partido se pierda en el recuento. Para ello —y para muchas otras cosas— trabaja Tefa Candel, responsable de Política Municipal de Esquerra Unida. Su misión es que en cada mesa electoral haya un apoderado o interventor de EU. «Para asegurarnos de que todo funciona con normalidad. Que no haya equivocaciones en las actas. Para que no se deje de contar una papeleta nuestra, que a veces se confunden con Esquerra Republicana del País Valencià. Para discutir si hay votos nulos y no vernos perjudicados», aclara. Sabe que pasarse el día entero en un colegio electoral «es pesado». «Todo el mundo no tiene disponibilidad», asume. Pero su tarea es intentar llegar a cubrir el mayor porcentaje de mesas. También se encarga de lidiar con la Junta Electoral Provincial y de Zona para inscribir todas las candidaturas. Y más. «Desde eso a los permisos, seguros y publicidad de los actos, el buzoneo, las agendas, los carteles… Aquí se trabaja las 24 horas. La gente no sabe lo que es una campaña», sostiene.

4. La gacetillera del PP. Mayca Rams sí lo sabe. Es periodista del equipo del PPCV. Entre nota de prensa, corte de audio, foto al candidato e incluso un vídeo para las redes sociales, es mujer-orquesta. Atiende las peticiones de la prensa, cuadra entrevistas… «Esto es frenético», resume. Ella ayuda a los candidatos a que «vendan» mejor su mensaje. Que coloquen el titular deseado. Que conecten todo lo que dicen a las tres ideas clave de la campaña popular: recuperación económica, experiencia y estabilidad. «Hay que intentar —recalca— que todo lo que salga en los medios sume votos, que no reste». La esencia de la propaganda. «En un mes no hemos parado ni un día. Los fines de semana no existen desde la precampaña», apunta.

5. El chófer socialista. José Vilar está, literalmente, al volante de la campaña socialista. Trabaja para el partido desde la era Lerma y es el chófer de la candidata Ana Botella. La lleva todo el día, todos los días, allá donde tenga acto, a bordo de un Peugeot 308 gris, 1600 diésel. Nada de abrirle la puerta a la futura diputada. Ella se sienta al lado, en el sitio del copiloto. A veces le sirve de diván. «Hablamos mucho y comentamos todo: desde la prensa hasta cómo ha ido el acto». Los recorridos son más cortos al moverse por la provincia. Le encantaría jugar en la Liga estatal de la política y hacer de chófer para Pedro Sánchez. Ayer cayó enfermo. Resaca de la campaña. «Lo peor es la cantidad de horas que nos echamos: madrugas y siempre llegas tarde por la noche», dice resignado. Es lo que hay. Son necesarios para una campaña. A veces, imprescindibles y decisivos. Pero siempre anónimos. Puros fontaneros de logística. El 20D por la noche, todos lo vivirán como falleros: mientras se quema el monumento, ya estarán pensando en el del año que viene.

Compartir el artículo

stats