25 de julio de 2019
25.07.2019

Cómo reaccionar ante un accidente de tráfico

25.07.2019 | 18:44
Durante el verano es necesario incrementar las precauciones al volante.

Las lesiones en un accidente de tráfico pueden ser múltiples y, en su mayoría, de baja y media gravedad. Solo una atención rápida, profesional y personalizada puede ayudar a la rápida y total recuperación del paciente lesionado.

La época estival es, por excelencia, el periodo elegido para irse de vacaciones. Cargar el coche con nuestras maletas y poner kilómetros de distancia a nuestra vida cotidiana es el momento más esperado cuando se acercan estas fechas. Pero es importante que, a la hora de ponernos frente al volante, tengamos en cuenta una serie de premisas para que las vacaciones empiecen y terminen con buen pie y no se conviertan en lo contrario de lo que esperamos de ellas.

Según la DGT, durante estos meses de julio y agosto se prevén que se realicen por las carreteras españolas un total de 90 millones de desplazamientos de largo recorrido. Esto, unido a los momentos de máximas temperaturas que afectan negativamente a las capacidades del conductor, debe obligarnos a ser más precavidos en nuestros desplazamientos.

Lesiones más frecuentes en los accidentes de tráfico

Todos podemos ser lesionados en accidentes de tráfico, bien sea como conductores, acompañantes o incluso como peatones o ciclistas. En España se producen aproximadamente 150.000 lesionados al año por accidente de tráfico, con especial incidencia en la población joven.

El tipo de lesiones que se pueden producir en un accidente de tráfico son muy variadas y, en su mayoría, de baja y media intensidad. La lesión más frecuente en los accidentes de tráfico cuando el vehículo es un coche, se debe al efecto de la deceleración brusca. Consiste en el famoso síndrome del latigazo cervical. Por el contrario, cuando el vehículo es una moto, las lesiones que se producen son distintas, debido a que en la moto no existe chasis protector y el tipo de lesiones producidas dependerán de la forma de caer.



 

La doctora Maite Resta, jefa del Servicio de Urgencias del Hospital Quirónsalud Valencia nos aclara que "en el 90% de los accidentes de tráfico, la lesión más frecuente es el esguince cervical, con independencia del vehículo que nos transporte, por el mecanismo del denominado latigazo cervical. Siguen en orden de frecuencia las lesiones dorsales y lumbares, que representan un 34% de las contusiones producidas a nivel vertebral" a lo que añade "las lesiones músculo-esqueléticas así como las lesiones de la columna vertebral, con o sin afectación medular, requieren de un abordaje interdisciplinar tanto en el abordaje inmediato o agudo, como en la convalecencia, con el fin de conseguir una recuperación completa lo antes posible o marcar objetivos terapéuticos que permitan continuar con la vida diaria del paciente.".

Atención médica gratuita en caso de accidente de trafico

Estar bien informados de qué pasos debemos seguir tras un accidente de tráfico y que derechos tenemos, son factores de vital importancia para que todo se solucione de la mejor forma posible. La asistencia sanitaria aquí juega un papel decisivo. Es importante saber que la libre elección del centro sanitario es un derecho de los lesionados de tráfico, que podrán acudir al servicio de urgencias público o privado que deseen, independientemente de que tengan o no seguro de salud.

En Servicios de urgencias, como el que encontramos en la Unidad de Tráfico del hospital Quirónsalud Valencia, asesoran al paciente sobre su derecho a una atención personalizada para una completa rehabilitación, realizan los trámites pertinentes con la compañía de seguros y gestionan todos los informes médicos para un adecuado tratamiento.

Según la doctora Maite Resta "desde el punto de vista médico es importante que todo paciente implicado en un accidente de tráfico acuda a una valoración médica urgente, sea cual sea la gravedad aparente de las lesiones producidas, y con independencia de la energía (velocidad) con la que se ha producido el accidente".

En este sentido, desde las urgencias de la Unidad de Tráfico de Quirónsalud Valencia se presta atención a pacientes, adultos y pediátricos, que hayan sufrido un accidente de tráfico durante veinticuatro horas al día, trescientos sesenta y cinco días al año. Además, un equipo multidisciplinar entre los que se encuentran especialistas en traumatología, neurocirugía, neurología, rehabilitación y fisioterapia, ofrecen toda la atención necesaria e imprescindible para la correcta recuperación de un lesionado en accidente de tráfico.

Según los expertos, lo recomendable es acudir a una Unidad de Tráfico especializada que incluya la primera visita de urgencias, hospitalización, pruebas diagnósticas, consultas con especialistas, consulta con médico rehabilitador y tratamiento, cuidados intensivos y, si es necesario, cirugía urgente. Desde Hospital Quirónsalud Valencia, dónde hay una Unidad de Tráfico con estas características, hacen hincapié en que todo esto está a disposición de cualquier accidentado de tráfico, aunque no tenga seguro médico privado.
 

Consejos para una conducción segura

Descanso adecuado, hacer comidas ligeras y no consumir ningún tipo de bebida alcohólica o utilizar una correcta posición al volante y ropa cómoda, son las medidas que más nos pueden ayudar a la hora de ponernos en carretera. Sin embargo y, a pesar del aire acondicionado, evitar las altas temperaturas es otro de los consejos que no debemos olvidar.




Expertos de Quirónsalud Valencia advierten que el calor afecta a las capacidades y al comportamiento del conductor ya que pueden provocar fallos en la conducción, que se manifiestan como fatiga, somnolencia, agresividad e incluso merma en la capacidad de concentración y de atención, lo que limita los tiempos de reacción ante una circunstancia determinada.

Como nos explica la doctora Maite Resta "el aumento de las temperaturas en verano, producen una captación de calor en la superficie corporal. Esta información es procesada en un área de nuestro cerebro, el hipotálamo. El hipotálamo, además de regular nuestra temperatura corporal, cumple otras funciones como el control de nuestro estado de ánimo, modula el sueño y se encarga de poner en marcha y coordinar entre sí muchos de los procesos que nos permiten sobrevivir y adaptarnos a situaciones cambiantes, enviando órdenes a distintas partes del cuerpo para que estas se adapten a cada situación.

Con el calor todas estas conexiones no se producen con la misma agilidad" a lo que añade "en la medida de lo posible, deberíamos evitar viajar en las horas de más calor. Lo más recomendable es hacerlo a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, con paradas frecuentes e hidratación adecuada, utilizando los dispositivos de refrigeración del vehículo a temperatura en torno a 22ºC, y siempre es mejor con luz natural".

Así que lo deseable es que este verano hagamos caso de todos estos consejos para evitar cualquier percance al volante, pero, en caso de que suceda, ya disponemos de más información de cómo actuar y cuáles son nuestros derechos.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook