29 de agosto de 2019
29.08.2019

El 3 % de la población ya padece el Síndrome del Túnel Carpiano

Los síntomas de la neuropatía, que se agravan por las noches y afectan especialmente a las mujeres, producen entumecimiento y hormigueo de manos y dedos

29.08.2019 | 12:14

La patología incide en aquellas personas que realizan esfuerzos manuales. Levante-EMV

Es una de las patologías más frecuentes entre las personas que trabajan desarrollando tareas que requieren esfuerzo manual, así como movimientos repetitivos, y ya afecta al 3 % de la población, especialmente a mujeres de entre 40 y 60 años. Y es que, el Síndrome del Túnel Carpiano es una neuropatía, como explica el doctor Vicente Carratalá, jefe de la Unidad de Mano y Miembro Superior del Hospital Quirónsalud Valencia, que "ocurre cuando el nervio mediano que abarca desde el antebrazo hasta la mano sufre presión a la altura de la muñeca". Dicha presión produce una inflamación de las vainas tendinosas de los tendones flexores disminuyendo el riego sanguíneo del nervio mediano.

"Este trastorno", prosigue, "es muy frecuente en personas que desarrollan actividades que requieren la flexión y la extensión de manera repetitiva principalmente de la muñeca". De este modo, tareas del hogar, trabajos en cadenas de montaje, labores de pintura y carpintería o un uso prolongado del ratón del ordenador podrían causar o agravar esta patología.

¿Qué origina el Síndrome del Túnel Carpiano?

No existe una causa específica que produzca la lesión, aunque sí confluyen determinadas circunstancias que pueden favorecer su aparición. Entre las más comunes destacan la fractura de muñeca y las enfermedades inflamatorias, pues podrían llegar a deformar los huesos pequeños de la articulación, así como facilitar la compresión del nervio mediano. Además, algunas enfermedades degenerativas como la artrosis reducen el espacio del túnel del carpo, como también lo podrían llegar a hacer los tumores en esa cavidad.

La franja de edad a la que suele diagnosticarse esta neuropatía está comprendida entre los 40 y 60 años, con una mayor incidencia en las mujeres, pues la dimensión de su túnel carpiano es más reducida que la de los hombres. Así, el género y la edad también pueden actuar como factores que ocasionan este síndrome.


El uso de dispositivos electrónicos, como el ratón, promueve la aparición de la lesión. E. PRESS

Existen determinados cambios hormonales, como aquellos que se producen durante el embarazo, y enfermedades como el hipotiroidismo que potencian la aparición de la lesión. A esta lista cabría añadir la retención de líquidos, la obesidad o la ingesta de medicamentos tales como anticonceptivos o cortisona. No obstante, el grueso de los diagnósticos está relacionado con el trabajo.

Las personas que realizan tareas que implican un esfuerzo manual están más expuestas a padecer esta neuropatía, pues los movimientos repetidos tanto de muñeca como de dedos, posturas en que la flexión de la articulación sea constante o el uso de herramientas que irradien vibración en el talón de la mano, entre otras, favorecen la compresión del riego sanguíneo.

¿Cómo identificar los síntomas?

Los síntomas que presenta el Síndrome del Túnel Carpiano son, principalmente, sensación de adormecimiento, hormigueo y entumecimiento en la palma de la mano, así como en los dedos gordo, índice y grande. Asimismo, esta lesión también dificulta el movimiento de la muñeca.

El momento más crítico, detalla el doctor Luís Sánchez Navas, jefe de la Unidad de Mano y Miembro Superior de Quirónsalud Alicante, es la noche. "Muy frecuentemente los síntomas se intensifican por la noche llevando al paciente a sacar la mano de entre las sábanas y agitarla buscando alivio", explica.

Así, el agravamiento de la compresión del nervio mediano conlleva a que estas manifestaciones sean más intensas y se vean acompañadas de una sensación de torpeza y falta de fuerza al realizar gestos de pinza debido a "una atrofia de los músculos dependientes de este nervio", puntualiza Sánchez Navas.

Diagnósticos tardíos y complicaciones quirúrgicas

Entre las peculiaridades del Síndrome del Túnel Carpiano destaca el retraso en su diagnóstico. Los pacientes acuden al especialista en casos "ya severos", afirma Sánchez Navas, pues tienden a asumir y normalizar los síntomas. De este modo, el estudio electromiográfico suele tardar mucho en realizarse y sus resultados no siempre responden a la intensidad de los síntomas clínicos. Es por ello que se obtienen resultados quirúrgicos más lentos y menos satisfactorios, pues el nervio "debe recuperarse de una compresión severa y prolongada".

El tratamiento de la patología contempla diferentes alternativas de acción, en función de la gravedad de la misma. Desde la medicación antiinflamatoria hasta las férulas, pasando por las intervenciones quirúrgicas en los supuestos más graves. En este último supuesto, existen grandes avances como las técnicas mínimamente invasivas como las endoscopias.

A través de este abordaje se puede liberar el nervio en la muñeca con una incisión de tan solo un centímetro y con la mínima afectación de las partes blandas. Por tanto, el postoperatorio es menos molesto y garantiza una movilidad casi inmediata. "Esta novedosa técnica supone un gran avance en la cirugía de este tipo de patología frente a la cirugía tradicional, cuyo procedimiento requería una incisión mayor en la palma de la mano con una mayor afectación de las partes blandas y mayor tiempo de recuperación por el dolor que este abordaje ocasionada", relata el doctor Carratalá.

Referentes en el tratamiento de lesiones

Las Unidades de Mano y Miembro Superior de Quirónsalud Alicante y Valencia cuentan con expertos en técnicas mínimamente invasivas para el tratamiento de la lesiones articulares, como es el caso de la artroscopia, tanto de muñeca como de mano.

Se trata de una técnica que permite el tratamiento de las lesiones articulares con la ayuda de una cámara y una incisión mínima. Entre sus grandes ventajas se encuentra la posibilidad de explorar la articulación en su totalidad sin depender del campo limitado que se obtiene con la cirugía abierta convencional, así como trabajar con magnificación al disponer de materiales e implantes de última gama. Estos permiten tratar la lesión con la máxima precisión evitando las cirugías agresivas o grandes incisiones.

Además, el trabajo conjunto y coordinado entre traumatólogos, rehabilitadores y fisioterapeutas, con indiferencia de si la lesión requiere intervención quirúrgica, supone una gran ventaja para la recuperación precoz de las lesiones.

Entre las especialidades de los centros hospitalarios Quirónsalud, además de la artroscopia, también se encuentran las terapias regenerativas como la infiltración ecoguiada de factores plaquetarios de crecimiento en las lesiones tendinosas y musculares. Con más de 40.000 profesionales trabajando en más de 125 centros sanitarios, el grupo hospitalario dispone de la tecnología más avanzada, así como de un cualificado equipo profesional reconocido a nivel internacional.

Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales, por lo que la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica de sus investigaciones se optimiza. Actualmente, Quirónsalud está desarrollando multitud de proyectos de investigación en todo el territorio nacional realizando una labor puntera en especialidades como oncología, cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook