06 de septiembre de 2019
06.09.2019

València da respuesta al desafío de la creatividad digital

La ESAT ofrece más de una veintena de especializaciones académicas avaladas internacionalmente basadas en la economía digital

06.09.2019 | 14:21

Muchos son los intelectuales que han reflexionado sobre ella. Ansiada y perseguida, la creatividad está ligada de forma intrínseca a los procesos evolutivos. "Ves cosas y dices, ¿Por qué? Pero yo sueño cosas que nunca fueron y me digo, ¿Por qué no?", apuntó el dramaturgo irlandés Bernard Shaw.

Entendida desde un punto de vista artístico como la habilidad de diferenciación de un producto de aquello que ya existía previamente, esta también incorpora una vertiente emocional. De ella surgen nuevas ideas capaces de dar respuesta a necesidades emergentes, solucionar dilemas y satisfacer demandas.

Y es que, la creatividad infiere en todos los ámbitos de acción de forma transversal, lejos de la concepción social de que solo es aplicable al mundo plástico o artístico. De hecho, que la programación sea la materia que materializa el 99 % de las ideas hace de la creatividad digital un valor en alza.

La creatividad y la programación en el entorno digital


En una sociedad sinergética y globalizada que combina avance y tecnología, las habilidades digitales posibilitan el desarrollo eficaz de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) desde una vertiente creativa.

Ya en la década de los años 80 se empezó a vislumbrar que la habilidad de la programación y la destreza informática se iba a convertir en una materia común a todas las ciencias del saber. Pese a ello, actualmente la sociedad sigue adoleciendo de esa habilidad en el grueso de la masa estudiantil y profesional. ¿Qué respuesta debe dar la sociedad para plantear un futuro adecuado a los niños y niñas con inquietudes creativas?

La creatividad no responde de forma exclusiva a un modelo determinado de persona, sino que se desarrolla en función del potencial creativo de cada individuo. Aun así, sí existen cualidades que pueden explotarse para potenciarla como la imaginación, el alto nivel de abstracción, la capacidad de generar soluciones estructuradas a problemas cotidianos o la inquietud artística, entre otras.

En este sentido, es preciso crear perfiles adaptables a cualquier realidad que puedan dar respuesta a profesiones que todavía no existen, aunque previsiblemente estas tendrán un componente digital que se materializará en ámbitos como la programación, el diseño de interfaces o el arte sintético.



El desarrollo de videojuegos es la gran apuesta formativa de ESAT València. Levante-EMV


¿Cómo dar respuesta a esta necesidad?


En 2020 se necesitarán más de 900.000 puestos de trabajo relacionados con el sector digital según apuntan los últimos estudios de la Comisión de la Unión Europea. Además, el 40 % de los empleos creados en los últimos cinco años guardan relación con las tecnologías digitales.

"La industria demanda competencias de innovación digital para sus nuevos puestos", afirma Jaime Torres, director de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT València). "La transformación en línea de los procesos exige formar a nuestros jóvenes al más alto nivel si queremos mejorar nuestra competitividad respecto a los nuevos mercados emergentes", argumenta.

Como respuesta a esta necesidad, ESAT València nació con el objetivo de cubrir la carencia de mano de obra cualificada en el mercado especializado del contenido digital y avalada internacionalmente por diversas universidades de referencia. A lo largo de sus 14 años de trayectoria, la entidad académica ha posibilitado la salida profesional de más de 1.700 personas, la mayor parte valencianos, a través de la formación en programación gráfica, arte digital, y diseño.

Una de sus últimas hazañas relacionadas con la creatividad digital fue la obtención del tercer premio en el Campeonato Mundial de Desarrollo de Videojuegos (GDWC por sus siglas en inglés) 2017-2018 gracias al proyecto final de carrera del alumnado de la titulación. El trabajo consistió en el desarrollo de un videojuego denominado Deadly Burrito, el juego de hobby más votado de la competición.

¿Qué ofrece ESAT Valencia?


La escuela netamente valenciana se ha convertido en la respuesta más especializada para estudiar desarrollo de videojuegos en España, capaz de dar respuesta a la necesidad urgente de digitalizar e internacionalizar a los jóvenes en el ámbito del desarrollo y creación de contenidos digitales, especialmente en Arte para Videojuegos, Programación de Videojuegos y Diseño de Videojuegos, así como programas de Arte y Diseño Digital donde se trabaja la creatividad orientada a la esfera digital. El Diseño Interactivo Digital se centra en el mercado laboral relativo a la industria del diseño en todos sus ámbitos y el marketing.



La escuela técnica valenciana ofrece 26 especialidades de formación. ESAT València



Así, la ESAT imparte cuatro titulaciones técnicas superiores oficiales británicas de 120 créditos europeos ECTS relacionadas con el sector digital y con progresión a universidades de Reino Unido que posibilitan la obtención del Grado oficial británico Bachelor's Degree. Además, entre su oferta académica también se encuentran cuatro modalidades de postgrados y 18 cursos.

Ventajas de los videojuegos


Las múltiples líneas de investigación relacionadas con esta industria apuntan a que los videojuegos, específicamente los juegos de acción, mejoran la atención visual, la motricidad fina y ayudan a retener la información visual más relevante. Además, los juegos de estrategia consiguen estimular la memoria funcional y entrenar a la vez las habilidades en planificación, reacción, memorización y trabajo en equipo.

Desde el punto de vista narrativo, los videojuegos incrementan las destrezas y habilidades sociales de las personas que los consumen e, incluso, es capaz de mitigar el desgaste mental en la edad adulta. Por supuesto, siempre con un uso responsable de los mismos, como cualquier otra disciplina de la vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook