28 de noviembre de 2019
28.11.2019

Cómo afecta el invierno a las enfemedades de la piel

La psoriasis es una patología inflamatoria sistemática y compleja que afecta a 125 millones de personas en el mundo

28.11.2019 | 14:03

Se acerca el invierno y, con él, las olas de frío seco y húmedo, heladas y nieve. La bajada de temperaturas conlleva el aumento de las enfermedades, debido al debilitamiento de las defensas del sistema inmunológico.

Durante el invierno, el cuerpo pierde más calor de la que genera -cuando se expone al frío- y los vasos sanguíneos de la piel se contraen para conservar la temperatura corporal. La composición de la sangre, además, también cambia y provoca que el corazón se vea obligado a trabajar con más fuerza. Estos factores conducen al empeoramiento de algunas enfermedades relacionadas con la piel, como el acné, la dermatitis atópica y, sobre todo, la psoriasis.

Sin embargo, la calefacción y el uso de temperaturas más altas también puede contribuir a dañar y resecar, todavía más, la piel. Al respecto de esto, la especialista en dermatología y coordinadora de la Unidad de Psoriasis de Quirónsalud Valencia, Verónica López, asegura que el "uso de tratamientos coadyuvantes, una correcta higiene y una buena hidratación" ayudan a mejorar el estado de la piel en invierno. Por último, se debe consultar siempre con un dermatólogo antes de empezar un tratamiento, para que este marque las claves y las pautas que debe seguir el paciente para corregir o evitar brotes.

"Los enfermos de psoriasis presentan mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, hígado graso y daño renal", destaca Verónica López. Además, también conlleva otro tipo de afecciones derivadas, como enfermedad inflamatoria intestinal, linfoma, cáncer de piel, ansiedad y depresión.

¿Qué es la psoriasis y cómo se trata?


Psoriasis.


La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica que provoca cambios en la piel, uñas y articulaciones. A pesar de que muestra distintos niveles de gravedad y extensión, su impacto es generalmente importante en el bienestar del paciente.

En la actualidad, esta enfermedad afecta a 125 millones de personas en el mundo y su prevalencia en España es del 2,3 % de la población (casi un 1 % más que hace 15 años). Destaca también que no existen diferencias estadísticas significativas entre sexos y que la mayoría de los pacientes tienen entre 15 y 35 años. Se puede concluir, por lo tanto, que se trata de un problema de salud a nivel global.

El aumento de su prevalencia "puede ser debido a una mayor concienciación de la enfermedad entre los médicos y la sociedad, ya que la información que existe sobre esta patología es cada vez mayor y más accesible a todo el mundo", reitera la doctora López.

Por otra parte, su origen todavía es desconocido, aunque se cree que el sistema inmune y la genética juegan un papel fundamental. La psoriasis suele presentarse como lesiones cutáneas de diferentes tamaños, enrojecidas y recubiertas de escamas blanquecinas de grosor variable, delimitadas y que pueden afectar a diversas partes del cuerpo, aunque con mayor incidencia en los codos, rodillas, cuero cabelludo y la región sacra. Estas lesiones suelen picar y doler, aunque pueden llegar a agrietarse y sangrar.

Los efectos del frío en pieles con psoriasis


La psoriasis es una enfermedad que se vuelve más vulnerable en otoño e invierno, ante la bajada de temperaturas. Durante esta época, la piel se enfrenta a una mayor sequedad y recibe un golpe seco de la aspereza ambiental, por lo que se debe de intentar implantar una dinámica preventiva para suavizar el impacto. Y es que, otoño es la época ideal para que un especialista controle el estado de la enfermedad y pueda pautar unas medidas de prevención correctas.

Por último, la enfermedad mejora en primavera y verano, debido a una mayor exposición a la radiación ultravioleta. La luz UV es beneficiosa es beneficiosa para combatir la psoriasis, ya que actúa sobre las células de la epidermis y produce un efecto inmunomodulador.

Consejos para la prevención de los efectos adversos del frío


A pesar de los avances en su tratamiento, en la actualidad no se puede ofrecer una curación definitiva a la psoriasis, que requiere un manejo de por vida. "El objetivo del tratamiento es librar la piel de lesiones durante el periodo más largo posible (blanquear las lesiones) o conseguir su remisión", destaca la dermatóloga López. "La elección del tipo de tratamiento dependerá de la gravedad de la enfermedad, el estilo de vida de la persona, las enfermedades que tenga, su edad y sus preferencias. En función del caso, el tratamiento pasa por los tratamientos tópicos con corticoides o derivados de la viamina D, los tratamientos clásicos convencionales o los biológicos que están en continuo avance en los últimos años".

Los brotes de la psoriasis en los pacientes son episódicos y es muy difícil llevar un control absoluto, pero sí se puede conseguir con determinados factores. Se sabe que el nivel de estrés y la calidad de vida de los pacientes influyen en el control de la enfermedad. Además, llevar una dieta sana y practicar deporte ayuda a prevenir y minimizar estos brotes.

La doctora Verónica López recomienda "mantener el nivel de agua en la piel e hidratar a conciencia aquellas partes de la superficie cutánea que comprenden placas de psoriasis". También se aconseja el uso de jabón hidratante para la higiene diaria, utilizar la leche o loción más acorde al nivel de sequedad o una crema emoliante, por su acción suavizante, antiprurítica y coadyudante.

Las cremas o lociones que contienen corticoesteroides o agentes de queratinolíticos también son muy beneficiosas durante la remisión y la fase de erupción. En cambio, está totalmente prohibido el uso de colonias y perfumes.

Por último, se recomienda seguir unos hábitos de vida saludables, con una dieta rica en vitaminas y fibra -para limitar el colesterol y el azúcar-, y mantener una rutina de fotoexposición controlada, bajo control facultativo y con las zonas no afectadas (cara y dorso de las manos) protegidas.

Por otro lado, el diagnóstico precoz es vital para controlar y minimizar los riesgos de la psoriasis. En este punto, SCREEN AP es un programa para la detección temprana de la artrisis psoriásica. Este utiliza un cuestionario interactivo que, una vez analizados los datos, permite que los médicos los remitan al reumatólogo para que confirme el diagnóstico. Este programa diagnostica de forma temprana la artritis psoriásica, debido a la simplicidad del proyecto de detección.



El diagnóstico temprano es un desafío para los médicos y los especialistas. La amplia gama de síntomas es un obstáculo importante para el diagnóstico temprano de esta patología degenerativa e incapacitante. "La detección temprana es esencial y una de las herramientas con la que contamos los especialistas para detener la evolución de la psoriasis. Con el tótem ganamos agilidad y ahorramos tiempo", destaca Antonio Gracia, especialista en Reumatología del Hospital Quirónsalud Valencia.

Tratamiento multidisciplinar de la psoriasis en València


La psoriasis es una enfermedad que afecta a 125.000 personas en la Comunitat Valenciana y 30.000 de ellas podrían desarrollar manifestaciones reumáticas relacionadas en un futuro.

A parte de las lesiones cutáneas o la afectación articular, algunos pacientes también presentan sobrepeso u obesidad, niveles alto de glucosa y colesterol, lo que se conoce como síndrome metabólico. "De ahí la importancia de valorar al paciente con psoriasis de manera global para ser tratados en unidades especializados de carácter multidisciplinar", confiesa la doctora López. "Históricamente, la psoriasis era considerada como una enfermedad limitada a la piel, con una pobre asociación a otras patologías y comorbilidades. Sin embargo, recientemente y gracias a los avances en investigación y a un mejor conocimiento de los mecanismos patológicos involucrados, se percibe como una enfermedad inflamatoria sistemática y compleja".


Más de 125 millones de personas padecen esta patología.


Los especialistas insisten en que la psoriasis es una enfermedad que va más allá de la piel, ya que las últimas investigaciones alertan sobre la incidencia de otro tipo de patologías en su desarrollo y que pueden ser de origen cardiovascular, del aparato digestivo e incluso por problemas odontológicos.

Con el fin de abordar la psoriasis como una enfermedad que va más allá de la piel, especialistas de Quirónsalud Valencia y del Instituto Médico Ricart han puesto en marcha una unidad multidisciplinar para su tratamiento y que pretende ofrecer una atención integral, además de promover una mejora asistencial a todos sus pacientes.

La Unidad de Psoriasis del Hospital Quirónsalud Valencia, coordinado por la dermatóloga Verónica López, apuesta por una valoración integral del paciente con psoriasis, y por ello trabajan en equipo. "En los últimos meses, hemos puesto en marcha una unidad multidisciplinar que abarca todas las comorbilidades asociadas a la psoriasis", relata la doctora López. "Para nosotros es muy importante que el individuo sea tratado a nivel cutáneo y de las enfermedades asociadas. Por ello contamos con dermatólogos, reumatólogos, digestivos, odontólogos, cardiólogos, nefrólogos, endocrinos, nutricionistas y psicólogos".

Quirónsalud Valenica se ha convertido en el primer centro de salud privado en utilizar tecnologías interactivas innovadoras para descartar la artrisis psoriásica en pacientes y en crear un grupo de trabajo conjunto de referencia entre las Unidades de Dermatología y Reumatología: "Contamos con los mejores especialistas y el programa de tótems SCREEN AP. Además, somos el primer hospital privado en Valencia con este programa y el único centro a nivel nacional que tiene un grupo de trabajo de referencia en dermatología y reumatología conjunta", concluye el doctor José María Ricart, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Quirónsalud Valencia y director médico del Instituto Médico Ricart.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook