17 de marzo de 2020
17.03.2020
Levante-emv
Francesc Alòs, Director de Relaciones Institucionales y RSE de Caixa Popular

«Los ODS son un punto de innovación que permite mejorar nuestra sociedad»

«Perspectiva de género, crecimiento sostenible y fomento educativo» son las grandes bazas de Caixa Popular

17.03.2020 | 14:12
Francesc Alòs, Director de Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social Empresarial de Caixa Popular

Francesc Alòs lidera un departamento que defiende la colaboración e implicación social como método de mejora interno y externo. Así, el departamento de Responsabilidad Social Empresarial de Caixa Popular promueve numerosas iniciativas con el objetivo de crear un impacto positivo a nivel social.


17 objetivos muy ambiciosos y un amplio periodo que se prolonga hasta 2030. ¿Cuál es la implicación de Caixa Popular en la consecución de los ODS?

En Caixa Popular trabajamos desde el primer día la Responsabilidad Social. Los ODS son unas herramientas útiles y fáciles que contribuyen a que la mayor parte del tejido empresarial y social vea cómo puede focalizar sus esfuerzos para mejorar la sociedad.

En este sentido, desde Caixa Popular apostamos por las alianzas para desarrollar estos objetivos y apoyar las distintas iniciativas que trasladan la difusión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por ejemplo, uno de nuestros proyectos educativos es Aula ODS, que sirve para que los alumnos trabajen desde la metodología de Aprendizaje y Servicio, proyectos relacionados con las ODS.


De forma más específica, ¿cómo se materializan estos planes de acción?

Las empresas debemos ser conscientes de que existen 17 objetivos con un sinfín de metas, por lo que trabajar por todos ellos resulta muy complicado. No obstante, nos focalizamos en aquellos más cercanos a nuestro quehacer diario y que nuestros grupos de interés nos han dicho que valoran más.


¿El cambio social debe empezar por lo propio, desde dentro?

Sí, debemos predicar con el ejemplo, del modo contrario no tendría ninguna coherencia. Hay que interiorizar en toda la organización los valores, actuar y luego comunicarlo a la sociedad, hacer otra cosa se puede interpretar como un lavado de cara.


Entre los diversos objetivos, la perspectiva de género y la protección medioambiental gozan de mucha relevancia social. ¿Cómo se aborda desde Caixa Popular esta demanda ciudadana?

La paridad es una realidad en la entidad. El 60% de las personas que integramos Caixa Popular somos mujeres, como ocurre en el Consejo Rector. Además, promovemos la conciliación mediante ayudas y, para garantizar la igualdad salarial, publicamos los baremos correspondientes en función de la responsabilidad o cargo desempeñado para que todas las personas puedan saber cuánto deben cobrar. De este modo, no hay discrecionalidad en la negociación. En cuanto al aspecto ambiental, trabajamos en dos líneas: una primera en la reducción del impacto que la actividad propia genera en el medioambiente, por ejemplo, en Caixa Popular estamos introduciendo poco a poco en nuestras oficinas energía proveniente de compañías que se nutren de fuentes renovables. De hecho, somos clientes de diversas cooperativas valencianas de distribución de energía "verde". Estamos reformando de forma progresiva las oficinas para aplicar todas las medidas de eficiencia energética que ayuden a reducir el impacto que generamos en el entorno. Además, también contamos con el proyecto oficinas «sin papeles». Otra línea de trabajo es ofrecer financiación en condiciones ventajosas a aquellos proyectos empresariales, comerciales que justifiquen, de manera fehaciente, una mejora en la eficiencia energética del negocio. Si me permites el matiz, este tipo de acciones no debemos verlas como obligaciones para las empresas, son oportunidades para repensar, mejorar los procesos y trabajar con conciencia.


¿Qué cuantía invierte Caixa Popular en crear un impacto positivo en la sociedad?

El volumen total que se invierte desde Caixa Popular en acción social es de 1.600.000 euros anuales aproximadamente.


La sociedad parece no conformarse únicamente con obtener rentabilidad económica, sino que demanda que ese flujo monetario tenga repercusión social. ¿Qué aspectos tildaría como más «urgentes»?

La Responsabilidad Social va mucho más allá de la colaboración económica. Es una manera de ser y entender las cosas. No se trata de lo que se gasta una vez se han obtenido los beneficios, sino de cómo se gestiona toda la acción de un negocio a nivel interno y externo para conseguir esos beneficios. Las empresas que siguen esa línea, desde mi punto de vista, son las que pueden marcar una diferencia y, dentro de unos años, competir en mejores condiciones en el mercado.De hecho, estoy convencido que pasará lo mismo que ocurrió con los departamentos de marketing. En la década de los años 70 y 80 eran muy pocas las empresas que incorporaban este departamento. Tiempo después, se instauraron de manera generalizada en el gran grueso de los negocios. Y es que, no se trata solo de cuánto inviertes, sino de cómo trabajas, de si has incorporado a tu estrategia empresarial los requerimientos y expectativas de tus grupos de interés.Cuando realizamos algún tipo de acción siempre pensamos en cómo va a afectar a nuestros grupos de interés. Los ODS y las exigencias sociales son un punto de innovación que permite mejorar nuestras estructuras y sistemas. Si el entorno en el que yo estoy va bien, a mí directamente me va a ir bien y por tanto hay que esforzarse para que así sea. Esa es la filosofía con la que trabajamos en Caixa Popular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook