Efe, Ginebra/ Madrid

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, calificó ayer de «muy seria» la situación de los inmigrantes ilegales que tratan de llegar a España a través de Marruecos y pidió que no se trate de detener «drásticamente» los flujos migratorios internacionales. «Lo que está claro es que intentar contener esos movimientos de forma drástica es algo que no va a funcionar», especialmente en Europa, donde «la migraciones son necesarias para que algunos países mantengan su actual ritmo de crecimiento económico», dijo Annan durante una rueda de prensa en Ginebra.

Tras pedir la implicación de la comunidad internacional, detalló que el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha desplazado a varios equipos a las ciudades autónomas españolas de Ceuta y Melilla, así como a las islas Canarias.Confirmó además que en breve se podría enviar otro equipo a Marruecos, tal y como ya adelantó la semana pasada el responsable de ACNUR, Antonio Guterres, también en Ginebra. Annan dijo que la migración internacional requiere de la implicación de todos, puesto que «es algo que ha estado ahí desde hace siglos».

Por otra parte, el secretario general del PP, Angel Acebes. anunció ayer que pedirá la «inmediata intervención» de observadores de Naciones Unidas y de la Unión Europea (UE) en el traslado que hace Marruecos de los inmigrantes subsaharianos para exigir que «se respeten los derechos humanos».

Moratinos en Rabat

Mientras, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, dijo que visita Marruecos para «reactivar» el acuerdo migratorio de 1992 y subrayó que España «no puede tolerar la entrada por la fuerza de inmigrantes», pero es preciso conciliar la seguridad con un trato humanitario de los subsaharianos. En una conferencia de prensa junto a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, Moratinos precisó que ahora no se trata de fijar medidas de actuación ante eventuales nuevas avalanchas en Ceuta y Melilla y recalcó que los futuros inmigrantes serán tratados «con las mismas garantías de protección de los derechos humanos» que establecen los acuerdos bilaterales.