El FBI, a través de su director adjunto, Christian Hassell, ha reiterado por carta al diputado de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, que el uso de su imagen para configurar los aspectos actuales de dos terroristas, entre ellos el del líder de Al Qaeda, Usama bin Laden, no fue intencionado y avisó de que no le informará ni a él ni al Gobierno de la investigación debido a su carácter interno.

En una nota de prensa, IU informa de que hoy un representante de la Embajada de Estados Unidos en España ha hecho entrega a Llamazares de la citada misiva, fechada el pasado 22 de enero, en el que el organismo policial norteamericano asegura "entender y simpatizar" con su preocupación en torno a este incidente.

Revisando las prácticas

En la carta, el FBI lamenta este "desafortunado" hecho, así como "cualquier publicidad indeseada y efecto personal que le pueda haber causado" la utilización de su imagen para construir un retrato robot de la imagen actual de Bin Laden, y asegura que está investigando este "lamentable" hecho y revisando las prácticas para asegurar que "no se vuelvan a producir".

A continuación, la carta recalca que "cualquier asociación" entre Llamazares y las imágenes recientemente creadas del envejecimiento virtual de Bin Laden y Atiyah Abd Al-Rahman "no fue en absoluto intencional", al tiempo que reitera que su fotografía ya ha sido retirada tanto de las páginas web del FBI como del Departamento de Estado.

"Supuesta" investigación

Según explica IU, el representante de la Embajada norteamericana que entregó hoy la carta a Llamazares le dejó claro que la "supuesta" investigación que se lleva a cabo sobre esta cuestión tiene un carácter interno, por lo que "no es de esperar", dice, que ni él ni el Gobierno español puedan tener acceso a su contenido.

Frente a esto, Llamazares reiteró a su interlocutor las mismas peticiones hechas ya con anterioridad y que en los casi 20 días transcurridos desde este "grave" incidente "aún no se han producido", entre las que se encuentra la exigencia de una investigación "profunda y seria" sobre lo ocurrido y una depuración de las "necesarias" responsabilidades derivadas del uso de su imagen. Hasta hoy, las únicas explicaciones verbales que ha recibido Llamazares han sido de la legación estadounidense, que achacó ese hecho a "un error humano" de un artista forense sin identificar.