30 de agosto de 2011
30.08.2011

Alcohol directo en vena sin beber

Consumir por los ojos o inhalar licores por un tubo, las nuevas modas de consumo en zonas de fiesta

29.08.2011 | 07:30
Una pareja consume un «oxyshot» en una discoteca.

Dos jóvenes de 18 años murieron el pasado fin de semana en una fiesta rave de Getafe. Causa del fallecimiento: consumo de alcohol y estramonio, una planta muy venenosa con importantes efectos alucinógenos. El estramonio que mató a estos chicos se utilizaba en otro tiempo para intoxicar a las brujas. La ingesta de la planta, en pequeñas dosis, conlleva taquicardias y dilatación de las pupilas, que pueden generar a su vez visión borrosa y dificultad al andar. En el caso de que su consumo se produzca en dosis más elevadas, puede provocar alucinaciones, pudiendo llegar a producir un coma o la muerte.

Pero el consumo de esta planta no es la única moda que se ha detectado en los últimos tiempos. En Ba-
leares miles de turistas llegan a diario con el objetivo de disfrutar de la noche y la fiesta, que este verano han traído una novedad: los oxy shots o lo que es lo mismo, inhalar alcohol a través de un tubo. El objetivo de esta práctica es emborracharse rápido y barato.

La inhalación reduce el tiempo desde la ingesta a la embriaguez. Consiste en aspirar mediante una boquilla oxígeno que ha pasado a través de una bebida. El gas arrastra el alcohol, que de esta manera consigue llegar antes al cerebro. Existe una amplia variedad de sabores entre los que los clientes pueden elegir y destacan, entre ellos, el vodka de fresa o la absenta, todos por un precio de entre 4 y 10 euros.

Pero los oxy shots y la ingesta de estramonio no son la única práctica peligrosa en las noches y días de fiesta. Beber por los ojos es otra de las modas que nació en EE UU y se está instalando en algunos países de Europa con gran éxito.

Comenzó en los campus estadounidenses y, en las redes sociales, se dice que «potencia mucho más el efecto de la bebida». Los adeptos a esta práctica sostienen que el alcohol pasa más fácilmente a través de la membrana mucosa y entra en el torrente sanguíneo directamente a través de las venas en la parte posterior del ojo.

Sin embargo, los expertos advierten que verter bebidas en el ojo con una alta graduación puede causar inflamaciones y coagulación de los vasos sanguíneos, de tal forma que, aparte de poner injustificadamente su salud en peligro, el ojo absorbe poco líquido.

Además, recuerdan que, a diferencia del estómago, los ojos no tienen un revestimiento gastrointestinal para protegerse. Todavía es una práctica minoritaria, pero que cada vez tiene mayor difusión. En Youtube se pueden ver mas de 800 vídeos donde chicos y chicas vierten alcohol sobre sus ojos.

Riesgo de infecciones
Otro de los más extravagantes y peligrosos métodos para lograr alcanzar rápidamente un estado de ebriedad es el «tampón de vodka», que ahora arrasa entre las jóvenes de Alemania. Consiste en usar tampones empapados en vodka, que producen embriaguez y ahorran el embarazoso problema de volver a casa y apestar a alcohol.
Los médicos aseguran que es falsa la creencia de que el «tampón de vodka» agilice el proceso de embriaguez y advierten a los jóvenes, sobre todo a las chicas, de que el alcohol puede dañar sus paredes vaginales y aumentar el riesgo de infecciones.
La práctica no exime a los chicos, ya que también se ha detectado el uso de este método entre los varones, que se introducirían el tampón por vía anal.

Un joven en coma por consumir estramonio
Un joven de 23 años ingresó ayer en el Hospital Infanta Cristina de Badajoz en estado de coma e «importante agitación psicomotriz» tras la ingesta de hojas de estramonio, si bien se encontraba «estable dentro de la gravedad». Así lo señaló el parte médico del centro hospitalario.
Se trata, según el parte, de un paciente «sin antecedentes personales de interés» que ingresó «en situación de coma e importante agitación psicomotriz tras la ingesta de hojas de estramonio». «Al ingreso presentaba sintomatología anticolinérgica por dicha ingesta». El paciente estaba hemodinámicamente estable sin precisar apoyo de fármacos vasoactivos. efe mérida

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook