04 de septiembre de 2011
04.09.2011
Distribución territorial

"Las diputaciones son de los tiempos de Napoleón"

El expresidente del Gobierno critica que España es el único país de Europa con cuatro niveles de administración pública - Recuerda que hay que priorizar en los recortes

04.09.2011 | 15:06
Felipe González en los estudios de la Cadena SER

El expresidente del Gobierno, Felipe González, se ha mostrado determinante a la hora de considerar la necesidad de suprimir las diputaciones dentro de la administración pública como medida de recorte. "No hay un solo país en Europa que tenga cuatro niveles de administración pública", ha criticado en una entrevista en la Cadena SER.

González se ha referido a la reducción de la administración pública como parte de la ordenación del gasto y de la posibilidad de hacer recortes sin reducir la inversión social. Al respecto, el expresidente recuerda que las diputaciones son "de los tiempos de Napoleón Bonaparte, cuando no teníamos administración regional" y apunta que en aquella época se hizo "una distribución territorial que servía para el siglo XIX", pero que, con la distribución autonómica desarrollada en la Constitución del 78, "resulta que se duplica o triplica las administraciones públicas". Hecho que, según el expresidente, ahora se debería solucionar.

En este sentido, González cree que "si hay que priorizar en el gasto, hay que priorizar en las cosas que no son elementos de cohesión o de impulso a la inversión y la creación de empleo". "El Gobierno que priorice la sanidad o la educación tendrá que recortar por otra parte", reconoce.

Sobre la oportunidad perdida al no incluir estas modificaciones en la reforma constitucional recientemente pactada por PP y PSOE, González descarta que esta reforma sea excluyente para otras modificaciones como la supresión de las diputaciones o la reforma del Senado: "Que se haya cambiado un artículo para garantizar estabilidad presupuestaria a medio-largo plazo, no significa que no hay que tocar otros aspectos de la Constitución".

Para esto, el expresidente socialista propone el modelo estadounidense como el ideal para llevar a cabo las modificaciones sobre la Constitución de 1978 a través de enmiendas, evitando que cada formación "envíe su carta a los Reyes Magos para que haya un debate inacabable".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook