01 de diciembre de 2011
01.12.2011
'Caramelazo' durante la cabalgata

El Rey Baltasar se quedó "blanco" por la denuncia

El inmigrante senegalés que encarnó al Rey Mago quiere disculparse y darle esta vez "el caramelo en la mano"

01.12.2011 | 23:05

Mustafá Gadiaga, el inmigrante senegalés que encarnó en 2010 al Rey Baltasar en la Cabalgata de Reyes de Huelva capital, ha asegurado que se ha quedado "sorprendido y blanco" al conocer que había sido denunciado por una mujer que había sufrido un caramelazo durante el desfile.

Gadiaga, en declaraciones a Efe, ha precisado que ha tenido conocimiento de la denuncia hoy mismo, una vez que se ha sabido que ha quedado archivada por el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Huelva, Javier Pérez Minaya, por entender que la mujer sufrió un riesgo asumido al ir a ver la Cabalgata.

Ha reconocido que recuerda ese momento como una vivencia "fantástica" y ha pedido disculpas a la mujer a la que presuntamente le causó la lesión ocular por el impacto del caramelo.

"A ver si la veo y la conozco para pedirle disculpas en persona, hacerle un regalito y darle, esta vez, el caramelo en la mano", ha señalado el joven senegalés que es conocido y muy querido en Huelva por vender artículos en la calle.

Con respecto a la actuación del juez, que en el auto se confiesa admirador de Baltasar, la ha calificado de "curiosa" si bien no ha podido contener su satisfacción por el archivo.

"Me ha encantado su decisión y sus explicaciones, ha sido fantástico, a él también tengo ganas de conocerlo para darle las gracias", ha apuntado.

El juez ha archivado la denuncia, porque, según explica, la participación en determinados acontecimientos colectivos, como la Cabalgata de Reyes, supone el consentimiento o la aceptación de riesgos, mayores o menores, que esa participación conlleva (lo que se conoce como "riesgo permitido"), excluyente de cualquier responsabilidad penal.

En este sentido, asegura que "no es concebible una Cabalgata de los Reyes Magos sin que en la misma se arrojen caramelos a los espectadores desde cada una de las carrozas, al igual que no es concebible una fiesta de carnaval sin disfraces, va de suyo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook